Inicio Bebidas El vino y su llegada a la era digital. México a la vanguardia

El vino y su llegada a la era digital. México a la vanguardia

por Zuyin Salazar

Cada año la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV)   — conformado por 48 países— organiza un congreso de carácter principalmente científico. En su más reciente edición, Baja California fue la sede del 43° Congreso de la Viña y el Vino; donde México presentó dos importantes proyectos, cuya finalidad fue nutrir el ámbito cultural y tecnológico del rubro.  

vino

México en un solo vino 

Como parte de los aportes culturales de México a este evento se presentó por primera vez en el Congreso un vino conmemorativo; este proyecto busca celebrar la cultura vitivinícola mexicana, así como la autenticidad, la diversidad y la calidad de las producciones nacionales.

Para su elaboración se reunieron 33 bodegas de toda la República Mexicana con el fin de mostrar la riqueza vitivinícola del país. La selección final de los vinos que forman parte de la edición conmemorativa estuvo a cargo de 22 enólogos, quienes­ —a través de un consenso— encontraron aquellos cuyas notas representaran mejor las riqueza geográfica, cultural e histórica de México. Este blend fue pensado como una representación de la identidad mexicana, de tal manera que es un vino joven lleno de notas frutales, florales; amigable al gusto de cualquier persona, con cuerpo y con una personalidad inconfundible.

vino
vino

La «huella digital» del vino

Como parte de las innovaciones que se llevaron a este congreso el Dr. José Enrique Herbert Pucheta —delegado mexicano ante la OIV— presentó los resultados de sus investigaciones a partir del análisis de esta bebida por medio de espectros  de resonancia magnética nuclear para la evaluación de los componentes,  de tal forma que se puedan identificar gráficamente las características de un vino —desde el tipo de uva, el clima, el terruño, etc.—; esto permitiría no sólo tener un mayor control en cuanto a las variedades vitivinícolas a nivel mundial sino también analizar periódicamente el impacto del cambio climático en las cosechas.

Si bien Alemania en 2013 ya había presentado un método para la identificación de veinte sustancias pertenecientes a un vino en once minutos, desde 2018 México ha liderado la investigación a nivel mundial, con el fin de optimizar los resultados en cuanto a tiempo y componentes —logrando los mismos resultados en 37 segundos, mientras que en once minutos lograron identificar aproximadamente 60 componentes; todo esto debido a que a diferencia de las primeras investigaciones, cuyos métodos eran más automáticos, los científicos mexicanos pueden obtener señales más claras pues son expertos en el manejo de los equipos, como mencionó el Dr. Herbert; estos resultados fueron presentados en 2020 ante los estados miembro de la OIV y  publicados en 2022  el Compendio Internacional de Vinos y Mostos, con lo cual el equipo del Dr. Herbert propuso lo que se considera la “huella digital” de un vino. 

Actualmente, con los avances realizados por el Dr. Herbert y sus colaboradores se realiza una base de datos a nivel nacional de las producciones vitivinícolas mexicanas para, posteriormente, conformar una base de datos de los vinos provenientes de los 48 estados miembro.

No te pierdas de esto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Recetario de la Abuela