Home Editorial ¿Puedo viajar a Estados Unidos para ponerme la vacuna del COVID?

¿Puedo viajar a Estados Unidos para ponerme la vacuna del COVID?

por Carlos Dragonné
Por: Carlos Dragonné. Fotos: Shutterstock

Cada vez es más seguido escuchar «Me fui a poner la vacuna a Houston y regresé». En las mesas de café o, incluso, en grupos de Facebook se repite el asunto del turismo de vacunación. ¿Es en serio un concepto? Una agencia de viajes de India asegura que ellos acuñaron la frase «Vaccine Tourism» y ofrecen, de hecho, paquetes que rondan los 2,000 dólares por un viaje Mumbai – Nueva York con vacuna incluida. Pero la pregunta en la mente de todos sigue siendo la misma: «¿Puedo viajar a Estados Unidos para vacunarme? ¿Es legal?». Entonces nos pusimos a investigar.

viajar a estados unidos

¿A dónde puedo viajar a Estados Unidos para vacunarme?

«Llegué al centro de vacunación, me formé, no me pidieron absolutamente nada para identificarme y me vacunaron. Pude haber dicho que me llamaba Clark Kent y no hubiera habido ninguna diferencia», me cuenta Josué Díaz, ingeniero eléctrico que vive en Guadalajara y que sufrió de cerca la dureza de la enfermedad cuando sus padres y su esposa se contagiaron a mediados de 2020. Su madre y su esposa lo acompañaron para ponerse los tres la primera dosis de Moderna. Su padre no tuvo tanta suerte frente al virus y falleció después de 4 días intubado. «Si puedo vacunar a mi familia y tener defensa contra esto, lo voy a hacer», me asegura. El estado de Florida endureció las reglas para viajeros, limitando la posibilidad para aquellos que puedan demostrar que tienen residencia allá.

Parte de por qué se puede lograr esto es que la información de la vacunación está fluyendo de una forma que en México parece imposible. En Facebook se han creado grupos para dar seguimiento a los espacios de vacunación y los lugares que las ofrecen. Se llaman Vaccine Hunters. Y es que conseguir la vacuna desde la perspectiva de un mexicano parece una cacería. No hay estrategia alguna desde el gobierno federal y la imposibilidad de acceso del sector privado a ella es un aliciente para empezar a buscar lugares donde tenerla.

vacuna

Desde principios de abril, por ejemplo, en Texas son elegibles para conseguir la vacuna cualquier persona mayor de 16 años y el sitio del Departamento Estatal de Salud no menciona nada sobre los requerimientos de residencia para quienes quieran registrarse. Incluso publican actualizaciones en el sitio sobre los lugares que están ofreciendo la vacuna en todo el estado y la cantidad de dosis disponibles dependiendo de cada uno.

¿Es un tema de ética? Si no hay vacunas en México…

En Pecos, Texas, el legislador estatal Eddie Morales aseguró que los mexicanos con dinero «están torciendo el sistema y costando vacunas que podrían ir a residentes del estado». Sin embargo, una encuesta realizada en Febrero por la Universidad de Texas y el Texas Tribune Poll llegó a la conclusión de que 59% de votantes republicanos registrados están renuentes a vacunarse o, de plano, se niegan rotundamente a hacerlo. Según expertos en salud, para alcanzar la inmunidad de rebaño en el estado se requiere que entre 75 y 90 por ciento de la población texana alcance la inmunidad. Siendo Texas un lugar de mayoría republicana, se ve complicado si 6 de cada 10 se niegan a ponerse cualquiera de las dosis disponibles.

vacuna

Saúl ha trabajado en la industria de la construcción y servicios en el estado de Florida desde hace 12 años. «Siempre es un problema, porque si algo me pasa, no tengo seguro médico, no tengo seguridad social… estamos desarmados, pues. Y ahora con el virus, estamos peor, porque no tengo ni oportunidad de vacunarme», me cuenta desde su casa, en donde ha estado sin trabajar desde hace casi un mes tras la decisión del Gobernador de bajar restricciones para viajeros que aprovecharon el spring break y a los que, de plano, hubo que controlar hasta con la fuerza pública por presentar un riesgo. «Imagínate si me voy a andar enfermando por uno de estos chamacos que nomás andan echando desmadre en la calle». Y es que después del periodo vacacional de primavera, los hospitales del sur de Florida vieron un aumento en los casos de COVID-19.

La historia de Saúl es una que se repite constantemente en diversos estados de la Unión Americana. Si bien la política federal manda que a partir del 1º de abril todos los mayores a 16 años serían elegibles para las vacunas, darle a los estados el poder para legislar y controlar el acceso a vacunas pone en riesgo a una población vulnerable y, por consecuencia, deja en vulnerabilidad a la población entera. Existe, entonces, una realidad demográfica a la que enfrentarse cuando se establece una regulación como la que tiene Florida después de sonados casos de extranjeros que inundaron las redes sociales y los medios locales. Según el Pew Research Center, se estima que más de 10.7 millones de indocumentados viven en Estados Unidos y no tienen capacidad de comprobar residencia. Negar la vacuna con base en el estatus de migración o residencia es negar acceso al derecho a la salud en un escenario de emergencia mundial y, al final del día, no existe una prohibición en la ley para viajes con fines médicos. De hecho, las visas B1 y B2 tienen permitido viajar a Estados Unidos para tratamientos médicos.

viajar a estados unidos

«Si estás aquí, te queremos vacunado. No nos importa cómo o por qué estás aquí. Es una emergencia médica», me dice Sarah, voluntaria del centro de vacunación en San Diego a donde acompañé a un familiar a recibir su segunda dosis. «Nosotros no somos migración ni nos interesa esa parte. Lo que queremos es que quien esté en California esté vacunado porque eso aumenta nuestra capacidad de salir adelante más rápido». Y su lógica tiene todo el sentido. Si estás en Estados Unidos, seas indocumentado, turista o residente, tienes las mismas posibilidades de contagiarte que cualquier otro. El virus no checa tu green card o tu tarjeta de residente permanente para contagiarte.

La administración que encabeza Joe Biden anunció que había adquirido alrededor de 500 millones de dosis hace unos meses. En Estados Unidos viven, según el censo de 2019, viven 328.9 millones de habitantes, aunque según los cálculos matemáticos de Worldometer basados en los datos publicados por la ONU ponen la cantidad en 332 millones. Sobran vacunas, ¿cierto? Pero muchas de éstas vacunas también están pensadas para compartir con otros países a través de los acuerdos bilaterales de cooperación y de la misma ONU.

viajar a estados unidos

¿Puedo viajar a Estados Unidos para aplicarme la vacuna?

La respuesta rápida es sí. Pero las citas para la vacunación en diferentes estados están siendo emitidas con sólo una semana de anticipación y, como lo establece la lógica de mercado, a mayor demanda el precio aumenta. Las aerolíneas se han dado cuenta de este patrón de comportamiento de viajeros mexicanos y están respondiendo de acuerdo a ello. Un viaje a Dallas, por ejemplo, tiene un costo promedio de 200 dólares, vuelo redondo, sin equipaje. Actualmente, los viajes tienen un aumento en su costo de 50% o más, ya que el promedio de costo de un México – Dallas está en 310 dólares. ¿Voracidad de mercado o respuesta a la demanda?

Si bien el costo de vuelos puede ser cubierto con puntos para quienes cuentan con algún programa de lealtad -recuerden que hicimos un artículo sobre los mejores que pueden revisar aquí-, hay que sumarle el costo del viaje para recibir la segunda dosis. Mientras escribo esto, la vacuna de Johnson & Johnson de una sola dosis está temporalmente suspendida por recomendación del CDC y aunque se estima que podrá ser puesta en circulación pronto, tampoco es una certeza. Entonces al costo del viaje hay que aumentar el costo de estancia en Estados Unidos por 3 semanas, en caso de recibir la dosis Pfizer o de 4 semanas en caso de recibir la de Moderna.

viajar a estados unidos

¿Cómo puedo saber qué vacuna me van a poner?

Depende del centro de vacunación seleccionado, aunque en su mayoría se trata de «la vacuna que hay disponible». El sitio Vaccine Finder sirve para rastrear la cantidad de dosis que existen de cada vacuna dependiendo de tu código postal y los micrositios de CVS, Walgreens, VONS y otros proveedores de servicios son específicos según la sucursal que se escoja para realizar la inmunización. Eso hace que planear el viaje sea más complicado porque hay que tener en mente la espera de la dosis de Moderna.

¿Me pueden quitar la visa por viajar a Estados Unidos para vacunarme?

Según el sitio VisaPlace, viajar para recibir la vacuna no es ilegal ni rompe con las reglas de tu visa B1/B2 de turista. Sin embargo, advierten que nada te garantiza conseguir la vacuna una vez que estés en Estados Unidos. Este sitio publica, según la normatividad estatal, los requerimientos que cada entidad tiene para dar la vacuna. Si quieren checar lo que cada estado pide como requerimiento de residencia, chequen la página entrando aquí.

Es importante destacar que declarar la intención de viaje puede conllevar el riesgo de que no les permitan la entrada, una decisión que pueden tomar los oficiales de migración. De acuerdo a la abogada de migración Giovanna Gallo de San Diego, «el estatus de migración no es un factor para obtener la vacuna». Sin embargo, la abogada especialista asegura que «si bien no ha habido discusiones para limitar el turismo de vacunas, cada estado tiene sus propias reglas y a tu llegada las declaraciones que hagas a los oficiales de migración tendrán consecuencia en permitirte el acceso».

vacuna

México tiene un gravísimo problema en la organización de la vacunación y no podemos negarlo. El (des)gobierno de Andrés Manuel López Obrador está hecho un verdadero caos en términos de la estrategia de vacunación. De acuerdo al sitio OurWorldinData, desde que arrancó la Política Nacional de Vacunación se ha vacunado apenas con una primera dosis al 7.38% de la población del país y completamente vacunados al 2.3% de la población. A este ritmo, vamos a tener tres pandemias más antes de que se logre la inmunidad. Ese es el costo de usar la pandemia con fines políticos.

Pero independientemente de los calculos y proyecciones que se puedan hacer o de las vacunas que no se compran y el peregrinar de nuestro (des)gobierno por el mundo pidiendo vacunas sobrantes o proyectos farmacéuticos que luego se apropian en el discurso, viajar a otro país para vacunarse reduce la carga económica y de responsabilidad para el Estado, lo que también genera la posibilidad de que alguien con menos recursos consiga acceso a la vacuna. Bien podría ser visto como una acción con consecuencias responsables.

vacuna

Está en ustedes viajar a Estados Unidos para vacunarse o esperar pacientemente que puedan acceder a la vacuna. La única recomendación que podemos dar es revisar los lineamientos del lugar a donde tienen en mente viajar para que no se lleven una sorpresa y, al final, tener en cuenta que están estirando la liga de lo que se permite y lo que no se permite, con el riesgo de estirar la liga tanto que pueda romperse. Al final, todos queremos que esto acabe y empezar a retomar una especie de camino de regreso a la normalidad. Y ese camino pasa por la inmunidad. Si la vacuna no está aquí y está en un lugar al que podemos ir, ¿vale la pena hacer el viaje para protegerse y proteger a quienes nos rodean? En ustedes está la respuesta, pero puedo apostar a que todos se irán hacia un lado de la balanza.

vacuna

NO OLVIDES SUSCRIBIRTE A NUESTRAS REDES

No te pierdas de esto

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.