Inicio RecetasLas Recetas de la Abuela Pastel de Miel y Leche ¡Super Fácil!

Pastel de Miel y Leche ¡Super Fácil!

por Elsie Mendez Enriquez

Este Pastel de Miel y Leche es otro de nuestros favoritos dentro de la categoría de pasteles que abrazan y se hacen en minutos. Es que estarán de acuerdo conmigo que a veces uno tiene ganas de un pan sabroso para media tarde o los fines de semana para el final de una grata comida, pero no quieres pasar horas horneando y esperando para darle gusto al antojo.

Mi abuela, que era una gran repostera, siempre tenía en su alacena un pastel o panqué para acompañar su café con leche por las noches mientras veía las noticias. Cada noche invariablemente se preparaba su café, le agregaba leche condensada y luego se sentaba con su mesita a ver sus programas favoritos, era un ritual que dejo de hacer hasta que el cáncer la sorprendió y en menos de tres meses nos la arrebato. 

Hoy quiero dedicarle esta receta a esa mujer que tanta falta me hace, que después de 30 años no dejo de extrañarla como el primer día que se fue y que hubiera dado todo porque pudiera haber visto a sus bisnietos crecer.

Ingredientes para el pastel de Miel y Leche

Para el pastel:

  • 2 1⁄4 tazas de harina
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1⁄2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1⁄4 cucharadita de sal
  • 3 huevos, a temperatura ambiente
  • 1 taza de suero de leche, (más adelante les digo como hacerlo si no tienen a la mano)
  • 3⁄4 taza de miel 
  • 1⁄2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 12 cucharadas de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 3⁄4 taza de azúcar

Para la crema batida

  • 2 cucharadas de miel
  • 1⁄2 taza (115g) de crema para batir
  • 1 cucharada de azúcar glass tamizada
Pastel de Miel y Leche

Modo de Preparación

Lo primero que haremos será precalentar el horno a 175ºC. Luego, vamos a engrasar dos moldes redondos de 8 por 2″ con mantequilla y harina, también recomendamos forrar el fondo y los lados de los moldes con papel encerado para garantizar que no se pegue el pastel.

Ahora vamos a tomar un recipiente grande de cristal para batir y ahi vamos a tamizar la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato de sodio y la sal . Pueden usar un tamizador o un colador grande.

Por separado en otro tazón pequeño batimos los huevos y los dejamos a un lado.

Vamos a usar suero de leche que, si no tienen en el lugar donde viven podemos preparar añadiendo una cucharada de jugo de limón (15ml) a 250ml de leche entera, semidescremada o descremada. Se mezcla bien y lo dejamos reposar a temperatura ambiente por unos 5 a 10 minutos. Van a ver que toma una apariencia como de leche cortada o de yogurt muy líquido. Lo revolvemos y listo! 

Finalmente en otro tazón vamos a batir el suero de leche junto con la miel y la vainilla.

Ahora si, pongamos nuestra batidora eléctrica para batir la mantequilla hasta que logremos una textura cremosa, esto nos tomará poco más de 2 minutos en velocidad media, y luego añadimos poco a poco el azúcar. Integren todo muy bien y recuerden parar y raspar con una pala o miserable las paredes del tazón de cristal para que no quede nada sin integrarse muy bien a la mezcla. Sigan batiendo unos 5 minutos más hasta que tengan una mezcla ligera y esponjosa.

Sin apagar la batidora vamos a agregar los huevos, poco a poco y seguimos batiendo por otros 4 minutos. Si acaso se les cuaja la masa poner poner una cucharada de harina para que les ayude a unir todo otra vez.

Toca el momento de agregar la mezcla de la harina con el resto de los ingredientes secos y húmedos, que vamos a ir agregando alternando de dos en dos, se empieza con secos y se termina con secos, poco a poco, y con la batidora en la velocidad más baja.

Recuerden que debemos parar de vez en vez para separar lo que se queda pegado a las paredes del recipiente para que se integre todo de forma pareja y asegurarnos que quedo todo bien amasado.

Con nuestra masa lista vamos a verter en los moldes moviendo para que la parte superior quede parejita. Metemos los moldes al horno en la rejilla del medio, y dejamos que se cuezan por aproximadamente 35 minutos y revisamos, recuerden usar un palillo (montadientes) de madera y metiendo en el centro y si sale seco es que ya esta listo nuestro pastel, de no ser así dejen unos 5 a 10 minutos más y volvemos a revisar.

Retiramos los pasteles y dejamos que reposen unos 20 minutos o más para que no se rompan al tratar de sacarlos. Volteen y dejen enfriar totalmente sobre una rejilla.  

Mientras tanto vamos a preparar la crema  para decorarlos. En un tazón de metal frío agregamos la crema para batir y con un batidor de globo batimos hasta que doble su tamaño y se hagan picos suaves. Añadimos un poco de cáscara de limón o naranja para darle una nota de sabor. Decoren con esta crema y azúcar glass tamizada sobre los pasteles. 

No te pierdas de esto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Recetario de la Abuela