Home ComidaArtículos y Noticias La historia del pan de caja

La historia del pan de caja

por Elsie Mendez Enriquez

Por Elsie Méndez @sabormexico

“Ve a la tienda y me traes un pan Bimbo” y así puedo escribir cientos de frases que mi mamá, y por supuesto yo misma, utilizo para referirme al pan de caja o muchos otros productos en los que en vez de llamarles por el nombre genérico utilizo la marca junto con ellos. Porque sí, estas marcas, se han convertido en parte de miles y millones de familias como un elemento de nuestra dieta y claro, de las recetas y platillos que preparamos diariamente.

Esta nota nace porque después de que mi mamá me pidiera que fuera al supermercado a comprar un pan bimbo (pan de caja) para hacer unos sándwiches para mi hija, y me quede pensando en cómo estas marcas se han quedado en el lenguaje diario de muchas familias usándolo como el nombre genérico de muchos productos.

Pan de caja, Pan Bimbo

 

Me queden pensando en que si bien siempre usamos el nombre de una marca para referirnos al pan de caja, no sé que tantos conozcan sobre su origen e historia, así que aquí les comparto un poco de ella.

El pan de caja nace a principios del siglo XX y su inventor es Otto Frederick Rohwedder, originario de Davenport, Iowa en Estados Unidos, quien era propietario de unas joyerías y por lo que entiendo también era inventor. Otto estaba realmente convencido de que podía construir una máquina para cortar pan, por ello vendió sus tiendas para poder financiar el desarrollo y fabricación de esta máquina. Imagino que se habrá inspirado en la primera máquina cortadora de pan que se destruyo en un incendio en 1912 junto con los planos en la fábrica donde se encontraba.

Pues bien, Otto Rohwedder comenzó su proyecto en 1927 diseñando una máquina rebanadora de pan para la que solicitó las patentes y así poder proteger su invento. Su máquina podía empujar los panes a través de una serie de cuchillas capaces de cortar cuatro mil panes por hora. Contaba, además, con dos clavijas de metal que se insertaban en ambos extremos del pan lo que hacía que todas las rebanadas ya cortadas se mantuviesen juntas para facilitar el empacado.

Para obtener la rebanada exacta, Otto consultó con muchas amas de casa y así obtener el corte perfecto, además demostró que su máquina era muy útil en los procesos de venta masiva lo que provocó una revolución en la industria de la panadería.

Importantes empresas comenzaron a diseñar mejores formas para su comercialización a partir de 1930, que incluía métodos de conservación y preservación en el empaque. El nuevo pan de caja o de molde, ayudó a otras industrias como las de las mermeladas y mantequillas que añadían sabor a este producto que en un inicio era bastante insípido. A partir de este momento, el pan de molde o de caja se convirtió en un elemento importante e indispensable en los hogares ya que permitía elaborar desayunos o meriendas muy rápidamente que las amas de casa agradecieron porque cada día se encontraban más ocupadas.

Así las cosas, espero que cuando se preparen una rebanada de pan con mermelada o un sandwich recordarán esta historia y de como gracias a personajes como Otto hoy podemos tener sabrosos bocadillo en casa.

 

No te pierdas de esto

2 comentarios

Mary Soco 13 enero, 2015 - 10:15

Hola Elsie,
Gracias por compartir la historia del origen del pan de caja, a mi me gusta saber ese tipo de detalles.
Sobre el pan Bimbo, reconozco que también estuvo presente en casa durante muchos años, pero te puedo decir, que tiene más de 6 años que no lo consumimos, optamos por una marca llamada Nature’s Own que usa harina de trigo entero, y no harina adicionada, además de no usar jarabe de maíz alta en fructuosa y otras combinaciones de azúcares que vemos en las marcas Bimbo, Wonder u Orowheat. Vamos, que en casa, además de que un alimento/marca debe gustarnos, también debe cumplir ciertos requisitos nutricionales. Y no, no extrañamos el sabor de Bimbo.

Reply
Elsie Mendez Enriquez 24 febrero, 2015 - 19:48

Hola Mary Soco,

Si, el tema nutricional es muy importante ahora y en casa también estamos muy pendientes de ello, por eso en mi casa se va al mercado y no al supermercado a comprar la fruta y la verdura, y complementamos con productos como chia, maca, etc. Pero también nos seguimos dando pequeños gustos, porque vamos, no es que todos los días estemos haciéndonos sandwiches o solo consumamos el pan bimbo cuando acompañamos unos huevitos revueltos. De hecho te puedo presumir que mi hija es una excelente repostera y hace el pan de caja más rico del mundo, pero bueno, ella misma a veces es quien me pide que le compre un paquete pequeño de pan bimbo, será que en cada mordida lleva un pequeño recuerdo de su infancia.

Gracias por tu comentario!

Elsie

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.