logo
kikkoman

Narande Spa. En Tempe nos dejamos apapachar.

Por: Carlos Dragonné

Si ustedes me preguntaban hace unos meses sobre mis planes de viaje, Arizona no estaba en el espectro. La cosa es que se fueron abriendo puertas y oportunidades y terminé con 10 días de vorágine entre Phoenix, Tempe, Scottsdale y Flagstaff que me dejaron agotado. Lo bueno es que tenía un par de días completamente para mi en la ciudad y lo único que podía pensar era en un spa. Así que hice mi reservación y decidí por uno que me recomendaron a todas voces. Bienvenidos a Tempe. Nos fuimos a meter a Narande Spa en el Marriott at the Buttes.

La primera cosa que llama mis ojos es que, a diferencia de muchos otros spas, los precios de los tratamientos en Narande no son una patada a la cartera. Y, mejor aún, presumen un par de tratamientos como insignias del lugar. Así que, contrario a lo que me decían los instintos por hacerme un masaje terapéutico, apliqué algo mucho más agradable: tratamiento para la piel.

Cuando llego a las instalaciones, descubro que este Marriott está enclavado en la montaña, justo en The Buttes y de ahí el nombre de la propiedad. Esta posición, descubriría más tarde, te da la gran ventaja de poder observar todo el valle de Phoenix mientras disfrutas de un rato en una tina de hidromasaje al aire libre. Con un te verde y un agua mineral -por aquello de buscar el momento sano-, dejé que la tarde comenzara a caer para volver a disfrutar el característico cielo del desierto de Arizona.

Pero volvamos al asunto del spa. Con una atención increíble, las instalaciones están justo a la entrada del hotel para, me imagino, no molestar a huéspedes si son, como en mi caso, un externo que sólo viene por un tratamiento. Narande es un spa en la extensión de la palabra con una variedad de tratamientos que, apenas crucé la puerta, sabía que tendría que volver al día siguiente para pedir otro.

El menú de masajes es prácticamente igual al de otros spa que he visitado. Pero había un tratamiento para la piel que prometía. Tratamiento de arcilla. Sí, como leen… Me envolví en arcilla para remover impurezas de la piel, además de recibir un masaje en cuello y cráneo para relajarme. ¿Por qué escogí este tratamiento? Porque siempre he sido de probar las cosas más locales en cada destino al que voy. ¿Es único el tratamiento de arcilla? No. Pero la arcilla de Narande la traen de Sedona, una de mis ciudades pendientes en Arizona y a la que habré de volver en un par de meses.

Narande

Así que me dejé ir. Al mismo tiempo, mi cómplice viajera andaba en uno de los cuartos contiguos recibiendo un tratamiento facial exfoliante que ella presumía como increíble. Podría decirles que la vi más bella y brillante, pero a riesgo de sonar cursi, eso me pasa en cualquier mañana despertando junto a ella. Sin embargo, ella es más conocedora del tema de spas y tratamientos y lo presume como uno de los mejores tratamientos faciales que se ha hecho en un spa. Así que ya saben…

Narande tiene algo que destaco sobre muchos otros spas. Y es que parte de lo que nos aleja de estas experiencias viajeras es que los costos terminan pareciéndonos un poco ridículos, más si hacemos la conversión del dólar a nuestra moneda. La realidad es que, en este lugar, los costos no son exorbitantes como sí lo podrían ser en algún otro destino o, incluso, otros hoteles de la misma ciudad.

Narande

Después de otro increíble atardecer, regresamos a Narande para bañarnos, arreglarnos y tomar camino para una noche más en la ciudad y una cena que resultó una verdadera joya culinaria.

Aunque me parece importante ser honesto con ustedes. Antes de irnos, reservamos tratamientos para la mañana siguiente. Es que esto de viajar es muy estresante.


¿Quieren ver nuestro paso por otros hoteles? Aquí hay un montón de reseñas.

About Carlos Dragonné

Cineasta, escritor y cocinero. Sufro de analisistis aguda, con cuadros de humor negro crónico recurrente. Músico con un piano cerca. Reconstructor de fantasías

Check Also

Four Peaks Brewing. Tempe esconde una de las mejores cervecerías del país.

Por: Carlos Dragonné Como recordarán por varios de los viajes que les he contado, soy …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.