Inicio ComidaArtículos y Noticias Mujer a caballo y pico de gallo.

Mujer a caballo y pico de gallo.

por Zayda Olguin

¿Han oído la frase «Mujer a caballo y luego pico de gallo»? Estoy segura que sí, pero, ¿se han preguntado quiénes son las mujeres de a caballo y porque se complementan con el pico de gallo?

mujer a caballo

Vamos poniendo orden, las mujeres a caballo son las integrantes de las escaramuzas charras quienes formalmente pertenecen a la Asociación Nacional Charra desde 1953. Casi 70 años poniendo el toque femenino, elegante, colorido a la charrería.

Las escaramuzas son grupos integrados por 8 mujeres a caballo con el cual realizan, a ritmo musical, diversas suertes charras. Para ser integrante de un grupo de escaramuzas se debe seguir y cumplir reglas al pie de la letra. Una de ellas que las hace ver elegantes y dan colorido a la fiesta en el lienzo, es el código de vestimenta. Todas deben vestir igual desde los aretes, el moño, sombrero, botas y, por supuesto, el vestido. Estos últimos siempre son de colores muy vivos, atractivos y de gran vuelo.

mujer a caballo

Primero la mujer a caballo, el entrenamiento y al final el pico de gallo. 

Para llevar a cabo las suertes en el ruedo la mujer de a caballo debe tener un entrenamiento previo. Son horas de práctica arriba del caballo, conectar con él para hacer buen equipo y una buena presentación. Son semanas completas previas a su presentación en las que pulen la sincronía de sus movimientos para lograr una ejecución perfecta.

En ésta, la mujer a caballo pone especial empeño y dedicación tanto a su arreglo personal, como a la de su caballo, fiel compañero de destreza. Una vez listos se enfilan a su presentación. Empieza el saludo con el sombrero y después de ello una de las mujeres a caballo será la elegida para ejecutar la cala. ¿Qué es la cala? Es un galope poniendo cuidado en el gobierno del caballo y se toma en cuenta la velocidad que desarrolla el animal, la manera de meter las patas al ser frenado y las huellas que haya marcado en el carril señalado.

Posteriormente se reúne con el equipo y se inicia en grupo la presentación de ejercicios que deben ser 12 a alta velocidad y consisten en hacer cruces y giros, con lo que demuestran la destreza que tiene la mujer a caballo y el dominio de la buena rienda. Al finalizar los aplausos y ovaciones no se hacen esperar. Es la mayor satisfacción que una mujer a caballo puede recibir.

Después viene, en definitiva, una de las mejores partes. Compartir el pan (que en este caso es tortilla) y la sal con su equipo y el grupo de personas que siempre las acompañan, que son desde los caballerangos hasta la familia completa. Aquí es donde el siguiente protagonista aparece en escena: El pico de gallo.

El pico de gallo haciendo juego con la mujer a caballo. 

El pico de gallo es un platillo típico de la gastronomía mexicana, un clásico en las cocinas familiares, restaurantes, puestos callejeros, estanquillos. Que no es más que una deliciosa ensalada preparada con jitomate, cebolla, chile, cilantro, aguacate y un ingrediente muy especial que lo diferencia de los demás en el ámbito charro es el chicharrón de cerdo en trozos. Es colorido, solo verlo nos recuerda los colores de nuestra identidad patria, verde del cilantro y chile, el blanco brillante de la cebolla y el rojo reluciente del jitomate. Es aquí donde se unen la pasión y la sazón, la mujer a caballo y el pico de gallo.

El nombre de pico de gallo es porque cuentan las abuelas que este platillo al llevar chile picado quedaba muy picoso y se enchilaba uno el “pico” —los labios— y por ello el comensal se ponía mas activo, vivo, despierto, giro como un gallo. De ahí el nombre de pico de gallo. 

mujer a caballo

¿Porque pico de gallo con la mujer a caballo?

Porque las jornadas de traslado a los lienzos donde se participa son largas, porque no se cuenta con lo necesario para comer una comida caliente. Así entonces éste se ha convertido en uno de los platillos más prácticos, pero sobre todo más característicos en las charreadas, campeonatos y ferias de escaramuzas.

No falta quién empiece a sacar la charola, el plato o en la misma mano con destreza parecida a la que tienen en el ruedo y comience a picar todos los ingredientes, mismos que van a un recipiente lo más grande que se pueda, pues hay muchas bocas que alimentar. Se le agrega el chicharrón cortado en trozos burdos, se sazona con sal que casi siempre es directo de la bolsita de la palomita —no nos vamos a poner exigentes, aquí no hay salero. Todo es de la manera mas rústica que se puedan imaginar, menos la sazón y sabor. Al final se le agrega el aguacate con un poco de limón para que no se ponga negro y si alguien se acordó y la llevo, también un poco de pimienta molida.

La mujer a caballo y el pico de gallo serán los mejores compañeros para un buen taco, porque mientras se preparaba el pico de gallo alguien ya salió a todo galope a buscar las tortillas y lo que se le pudo atravesar en el camino para la comilona, que puede ser queso, frijoles o un buen arroz.

Y a rematar ese buen sabor de boca que ha dejado la competencia de la mujer a caballo con un buen taco de pico de gallo.

¿YA TIENEN NUESTRO RECETARIO?

Juntamos las recetas que han estado en la familia por generaciones. Y las pusimos en un libro para ustedes. Adquiéranlo aquí.

No te pierdas de esto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Recetario de la Abuela