fbpx
Home Menú Principal Miguel Torruco: Crónica de una Dignidad Perdida

Miguel Torruco: Crónica de una Dignidad Perdida

por Carlos Dragonné
0 comentario

Por: Carlos Dragonné

Una de las lecciones que más aprendí mientras crecía fue tener dignidad. Es lo que te mantiene entero ante las adversidades y lo que te permite tomar decisiones que pueden parecer complicadas pero cuando pones en la balanza lo que estarías sacrificando al no tomarlas, todo se hace más sencillo. Y tengo la suerte de estar rodeado de gente que le da prioridad a la palabra. Creo que le hizo falta una de esas lecciones a Miguel Torruco o, al menos, rodearse de gente que las haya tomado. Porque por simple dignidad debería haber renunciado hace un buen rato y dejar de pasearse por la industria del turismo con esa cara de autosuficiencia sabiendo que cada paso que da está acompañado por el eco de sus malas decisiones o, peor aún, de su cobardía, silencio e inacción.

Y tengo razón para estar molesto. México cayó en el ranking del turismo un sitio por debajo de Turquía. Sin embargo se espera que caiga otros dos sitios en cuanto los datos de Reino Unido y Alemania se computen y se agreguen a la estadística del 2018. Lo grave del asunto es que, filias a un lado, de las pocas cosas que se dejaron funcionando no sólo del sexenio anterior sino de los tres anteriores fue, precisamente, la industria turística. Pero en esta absurda necedad de borrar todo lo que no huela a Andrés Manuel, se llevaron de un plumazo no sólo el trabajo realizado, sino la base mínima de la economía turística: la promoción. Y el resultado es claro: México ya está perdiendo.

miguel torruco

Parece economía elemental y datos básicos pero Miguel Torruco insiste en hacer como si no los entendiera. Y si se tratara de algún personaje del estilo de los propuestos para la Comisión Reguladora de Energía, hasta podría entender que, en efecto, la ignorancia está dirigiendo la oficina de esta industria tan importante para el país. Pero Torruco en el pasado ha demostrado que sabe de lo que habla cuando habla de turismo. ¿Tan bajo anda el nivel de dignidad? Porque tampoco creo que se trate de un asunto de urgencia económica porque estoy seguro que con la trayectoria en la IP bien podría haber encontrado un sueldo más digno que el que sea que le estén pagando. Entonces hay dos opciones. O está decidiendo la sumisión o está ganando la corrupción. ¿Cuál es?

Porque no logro encontrar la explicación más allá del capricho del tabasqueño para que una industria que generaba solamente a través del DNR casi 5,000 millones de pesos –sin tomar en cuenta la generación de IVA, ISR, empleos, economía revolvente, inversión y reinversión y todos esos conceptos que parece que se les perdieron a los lopezobradoristas– sea tan vilmente golpeada en aras de un ecocida, inoperante, absurdo e ineficaz tren maya que, además, ni será rentable. Y no me den cuerda con el tema del dinero que terminaremos pagando por su faraónica destrucción del ecosistema del sureste.

Miguel Torruco

Volviendo al tema, hoy ya se anunció que la industria hotelera ha visto una reducción de 15% en la utilidad bruta y que, además, siendo los primeros meses tan importantes para la ocupación hotelera, se ve casi imposible que la industria nacional se recupere en 2019, a pesar de los deseos fantasiosos del tabasqueño. Y Torruco, mientras esto se estaba debatiendo en el XVII Foro Nacional de Turismo andaba preocupado mudando las primeras oficinas de Sectur a Chetumal, cumpliendo esta necedad de hacer las cosas como dice el jefecito aunque no tenga un solo sentido o, peor aún, de manera autoritaria pasando por encima de los derechos, necesidades y peticiones de trabajadores a los que ya les aplicaron el “pues te mudas o te vas”, en una caricatura más ridícula de lo que habíamos podido prever.

Y mientras todas las voces de una industria que convertía cada peso del CPTM en 4 pesos –no, Andrés, no son vividores y gorrones como tú… insistes en llamarlos– siguen exigiendo una política clara sobre la promoción turística, la seguridad que se requiere para lo mismo y la inversión en algo más que los 5 estados por los que pasará el tren y con el que quiere dejar su huella en la historia –imborrable, lamentablemente–, Miguel Torruco, esa figura que tiene que trabajar en aras de lo que parecía ser la única industria verdaderamente saludable de nuestro país, anda jugando al Gutierritos pero sin el trabajo arduo y humildad, aunque en este caso Rosa Mendoza es más bien mayor, canoso, habla lento y arrastra la letra jota cuando logra hilar palabras.

Miguel Torruco

Entonces lanzo la pregunta y sé que quedará sin respuesta, porque algo estamos haciendo mal que no nos permite apoderarnos realmente del sistema para corregir lo que está podrido. ¿Cuándo renunciará Miguel Torruco? Y de aquí a que lo haga, ¿cuánto le está costando al país la sumisión de burócrata ungido cuando antes solía ser una voz autorizada? Lo grave para Miguel es que, como alguna vez me dijo alguien, “la dignidad es como la virginidad. Una vez que la pierdes, no hay manera de recuperarla. Se fue para siempre”. Que vergonzoso haber perdido tanta trayectoria en apenas 120 días.

Si quieren leer otros editoriales, entren aquí.

Notas relacionadas

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.