Inicio ViajesDestinos Turisticos Malinalco mágico y la fiesta de su Divino Salvador.

Malinalco mágico y la fiesta de su Divino Salvador.

por Andrea Rojas

“¿Cuánto tiempo más me puedo permitir sobrevivir de esto?”. Me pregunto si en algún momento todas las personas que vienen a Malinalco se han encontrado con este fragmento de Bukowski y han reflexionado lo mismo que yo.

Malinalco Mágico

Llevo aquí más de 26 años, dibujando, leyendo, sintiendo la magia de los atardeceres de Malinalco y poniéndole un adjetivo que, a mi pensar, jamás será apropiado para tanta belleza. 

Aquí, bajo esos cielos rojos y con el encanto de la humedad que proviene del río más cercano, un día mis padres cayeron en el truco del amor.

Mi madre venía de allá arriba, donde el frío quema la piel y el ardor de la leña tizna la cara al querer beber café, Joquicingo un pueblito al que uno va para tener paz.

Malinalco Mágico

Justo mi madre, —quién es un poco más acelerada— bajó aquí, a que su piel tomara brillo con la dulce mano del sol y ya no volvió, salvo una que otra vez, a visitar su pasado, a abrazar el cobijo que siempre tuvo en casa y a recordar a los que se han quedado en su tierra. 

Poco a poco se dio cuenta de la magia de Malinalco y quiso una y otra vez compartirla con la gente que se acercara. Así inició un sueño que tiene más de 10 años escribiéndose.

Malinalco Mágico

Casa el Campanario en Malinalco

Así es, por más de una década llevo viendo y escribiendo sobre las personas que vienen aquí a enamorarse, a confirmar su amor,  a descansar, a dejar atrás todo aquello que los abruma y sentirse plenos con lo que viene.

Más aún, como cada año, veo a la gente que viene esperando “un milagrito” o  agradeciéndolo; los he visto desfilar con hermosos atuendos, bailar hasta que los tobillos no pueden más y recorrer cada rincón del pueblo, única y sencillamente para El Divino Salvador. 

Está escrito con mayúsculas porque así lo dictan los que saben de la celebración, los que han vivido mucho más que yo y que, como mi madre, saben que es la representación malinalquense del señor Jesucristo. De cualquier forma Él sigue siendo el patrono de este Malinalco mágico, a quien agradecemos cada año en la misma fecha por los milagros o por la misericordia que ha tenido con cada uno de nosotros.

Malinalco Mágico

Mi mamá dice que antes esto sólo era el 5 de Agosto. Ahora conforme las demandas de “nosotros los jóvenes” se ha alargado al fin de semana, logrando una fiesta que conjuga a la perfección toda la magia y las raíces de este lugar.

No te pierdas de esto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Recetario de la Abuela