Lambeau Field. No necesitan más para ir a Green Bay. -
Home ViajesDestinos Turisticos Lambeau Field. No necesitan más para ir a Green Bay.

Lambeau Field. No necesitan más para ir a Green Bay.

por Carlos Dragonné

Por: Carlos Dragonné

Subo al avión en DFW para hacer una escala en Detroit y luego tomar vuelo a Green Bay. Es el último fin de semana de agosto rumbo a la temporada de NFL y termino por comprender que, como amante de la NFL, uno de los grandes sueños sin importar el equipo que apoyes, está a punto de cumplirse. Green Bay es un destino que marca las aficiones. Aquí nace el trofeo Vince Lombardi. Y el concepto de equipo triunfador y dinastía de la NFL empezó en el estadio que hoy lleva el nombre de una leyenda. Lambeau Field.

LambeauLos Packers son uno de los tres únicos equipos que este año cumplen 100 temporadas en la liga sin haber cambiado. Fueron los primeros campeones del Super Bowl -bicampeones, de hecho- y una de las franquicias que marcó el camino para muchos. Pero tienen una particularidad si la comparamos con cualquiera de los otros equipos de la NFL: la comunidad aquí lo es todo. El equipo es parte de una cooperativa en la que toda la ciudad participa. Y ese sentimiento permea en toda la ciudad.

LambeauLlegué a dormir pues el vuelo que me tocó aterrizó en el aeropuerto Stauber ya por la noche. Afortunadamente el hotel estaba, literal, cruzando la avenida saliendo del aeropuerto. El Hotel Radisson junto al Casino de la tribu Oneida, en términos de comodidad, la verdad es que cumple cabalmente con lo que uno esperaría. Green Bay es de las ciudades en las que quieres estar en la calle la mayor parte del tiempo, así que con tener un hotel de calidad aceptable es más que suficiente.

Hay pocas sensaciones que como viajero me hacen temblar ligeramente de la emoción. Esa anticipación la sentí la primera vez que aterricé en Amsterdam y se abrían ante mi unos días de exploración de la que se convertiría en mi ciudad favorita en todo el planeta. Así también sentí cuando crucé por primera vez las puertas de un teatro en Broadway para gozar una obra que tenía años deseando y reproduciendo en mi mente. Acercarme al Lambeau Field es otro de esos escasos momentos.

No me malentiendan. Cada vez que viajo hay algo que me llena, me emociona, me deja un hueco en el estómago o un nudo en la garganta. Pero el siguiente nivel de emoción se lo reservo a pocas experiencias. Y es que llegar al Lambeau es entrar a una de las grandes catedrales del único deporte que me apasiona. Es, quizá, lo que los aficionados al balompié sienten cuando se acercan al Santiago Bernabeu o alguno de esos estadios de grandes equipos que han marcado a las aficiones de uno y otro lado del emparrillado.

LambeauCuando era niño veía repeticiones -en un desgastado Betacam (millenials, búsquenlo) de compilación de grandes momentos de la NFL- del llamado Tazón del Hielo, de los grandes pases de Bart Starr y la figura de Vince Lombardi en su abrigo y sombrero que lo convirtieron en un ícono. Incluso antes de volverme un obseso del deporte sabía que los Packers de los 60’s serían la primera gran dinastía de la era moderna de la NFL

LambeauAsí subí las primeras escaleras y tomé las primeras fotografías de un lugar emblemático. A los pies de una réplica gigante del trofeo Vince Lombardi pude abrazar la sensación de que algo interesante estaba por pasar en mi anecdotario de viaje. El tour por el estadio es algo que se convierte en un básico del turista pero, también, del local que insiste en redefinir la identidad deportiva y comunitaria de Green Bay cada semana, haya juegos o no.

LambeauNo se trata solamente de ver anillos, fotografías o trofeos con los nombres que cualquier aficionado reconoce: Bart Starr, Brett Fabre, Reggie White, Aaron Rodgers… Se trata de conocer la historia de un equipo que ha atravesado por crisis de todo tipo pero nunca por una crisis de identidad. Y eso en el deporte moderno y la sociedad actual es bastante complicado de encontrar. Pero, además, el momento de estar junto al césped en donde muchos de los grandes han jugado cada semana, merece más que la fotografía, una especie de respeto a lo que está pasando.

LambeauEl Lambeau Field  es el epicentro sobre el que gira todo lo que suceda en la ciudad mientras hay temporada. Porque el asunto va más allá del día del partido y las horas previas. Se ha generado un sentimiento de responsabilidad comunitaria del que podrían aprender los demás equipos de la liga. Green Bay es un equipo que impulsa desde la participación de las comunidades estudiantiles en el campo -las porristas son seleccionadas del sistema educativo- hasta proyectos de responsabilidad social constante en donde los recursos generados por la venta de alimentos al interior del estadio va a dar a ONG’s que promueve una enorme diversidad de causas y proyectos.

LambeauDe ahí que el restaurante 1919 sea una experiencia que no depende de la temporada regular para ser disfrutada. Es uno de los lugares favoritos de los locales y el primer paso a una cocina que se basa en la sencillez de los ingredientes y en la libertad creativa que te dan las pequeñas ciudades, porque de eso habremos de platicar en un texto posterior. Sólo he de decirles que empezar un viaje de una semana en Green Bay conociendo los llamados cheese curds, cuajos de queso fritos y que parecen ser el platillo de identidad, es una gran manera de arrancar un viaje que tenía años deseando.

Esto es más que un partido de NFL. La experiencia de estar en lo que muchos consideran la catedral del fútbol americano da la sensación de que estar en medio de algo más que una simple anécdota deportiva. No se trata sólo de bajar al campo, de recorrer los pasillos, de estar viendo lo que sucede desde la perspectiva de los balcones privilegiados para socios VIP.

Es más un recorrido sobre los recuerdos que como aficionados generamos, la admiración a nombres y estrellas que nos atraparon en este deporte. Y es, por mucho, entender los sentimientos de una comunidad que deja el alma en el campo y en las gradas a cada semana porque, en la realidad, eso es lo que está en juego. Contrario a equipos como Oakland, Cleveland o Dallas, no se están jugando el orgullo deportivo, sino que ponen en cada marcador el espíritu de una todos los que en ella viven.

Oneida Nation: En Wisconsin estamos cerca de casa

Fort Worth. Mis favoritos para comer, jugar y pasarla bien.

Fort Worth. NFL y buena comida. ¿Qué hacer allá?

Tourist Home Cafe: La simple rebeldía de ser honesto.

Texas. Una identidad formada por muchas visiones.

 

No te pierdas de esto

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.