logo
kikkoman
Hotel Garza Blanca

Hotel Garza Blanca: Una lección de servicio para la vida

Por: Carlos Dragonné @sabormexico

Retomar la importancia de un destino turístico no es tarea fácil para nadie. Tiene que ser un esfuerzo entre prestadores de servicios, gobierno, iniciativa privada y, por supuesto, el turista que apuesta sus días de descanso a un lugar que puede sorprenderlo o, en el peor de los casos, decepcionarlo. Sin embargo, hay lugares que apoyan fuertemente el restablecimiento de un destino por lo que ofrecen, por la espectacularidad de sus experiencias y por el esfuerzo de su gente para crear no sólo un restaurante o un hotel, sino por impulsar una cultura de servicio que apunta hacia el más elemental sentido de la hospitalidad. Eso fue lo que nos pasó en nuestro reciente viaje a Puerto Vallarta. Los creadores de esta experiencia: Garza Blanca Resort & Spa, un paraíso a las afueras de Vallarta que nos sorprendió día tras día.

hotel garza blanca

La razón del viaje: el Tianguis Turístico itinerante que, por primera ocasión en esta nueva dinámica, se llevó a cabo en Vallarta y Riviera Nayarit. Ya hablaremos después de lo que representó en términos de beneficios y negocios para la industria turística este evento, cuando podamos ver los resultados palpables más allá de los números oficiales. A punto de decidir el hospedaje para este evento, recibimos la invitación de Garza Blanca para conocer el lugar y disfrutar lo que tienen por ofrecer a los turistas nacionales e internacionales en este lugar y, por supuesto, aceptamos gustosos la invitación gracias a la recomendación de Norma Rocío Martínez, impulsora de hoteles boutique y experiencias de hospedaje en dicho destino a traves de sus servicios de Consierge.

A apenas 30 minutos del aeropuerto y unos 15 minutos del centro de Puerto Vallarta, desde que uno entra por las puertas de Garza Blanca sabe que lo que está a punto de vivir cambiará la perspectiva de lo que debe ser una experiencia lúdica y de descanso absoluto. Lo primero que uno observa es un paisaje enmarcado por el diseño y la arquitectura del lugar, con la gran visión de la bahía y el mar abierto al centro. Cabe destacar que, a nuestra llegada se preparaba una boda justo en ese lugar y que, con tan sólo ver la imagen entendimos por qué este lujoso hotel es un favorito para las parejas que buscan un lugar dónde realizar ese mítico “día más importante” que planearon.Habitaciones Hotel Garza Blanca, Puerto Vallarta Jalisco Mexico

Tras haber disfrutado por unos minutos la vista de la entrada, comenzamos a comprender el por qué Garza Blanca es un lugar digno de conocer: los empleados están siempre listos para hacerlo sentir como en casa, con una sonrisa y una actitud de servicio que, tristemente, se ha ido diluyendo en los hoteles de lujo para convertirse en un servicio amable y atento, pero frío y distante. Aquí sucede de otra manera. Todos los empleados con los que llegas a tener contacto desde tu llegada hasta tu salida siempre buscan la manera no sólo de resolver tus necesidades, sino de hacerte sentir consentido, atendido e importante, parte de un servicio casi individualizado y personalizado. Mientras esperábamos el check in de nuestra habitación, decidimos relajarnos del viaje disfrutando un buen tequila y una cerveza en una de las mesas que tienen en la playa, misma que es exclusiva del hotel y que evita la sensación que muchos destinos de playa han sufrido en los últimos años en nuestro país, esa saturación de gente, vendedores ambulantes, ofertadores de servicios inmediatos y demás elementos que, a muchos turistas, les mancha la experiencia. Aquí eso no existe. Lo que hay es una tranquilidad que hace que todo lo que uno lleva cargando entre el trabajo, el estrés de las grandes ciudades, el cansancio que forzó la vacación misma, se olvide. Más allá de las múltiples actividades que ofrece, lo que se puede disfrutar es esa paz que parece dirigir los destinos de un hotel pensado desde las necesidades del turista.Habitaciones Hotel Garza Blanca, Puerto Vallarta, Jalisco Mexico

Tras disfrutar de estos minutos que queríamos alargar con una vista espectacular, nos dirigimos a la habitación que nos fue asignada. Sí, a diferencia de muchos de los hoteles que hemos visitado y que hemos comentado con ustedes, Garza Blanca sí es un gran desarrollo hotelero –incluso, al momento se encuentran en la construcción de las etapas 4 y 5 de 8, que incluyen habitaciones/departamentos que podrán ser contratadas por estancia o, incluso, compradas para asegurarse un lugar en tan exquisito lugar–, en el que las habitaciones divididas en 6 categorías son idénticas entre ellas, sin embargo, es importante resaltar que cada categoría por si misma vale enteramente la pena, debido a que, contrario a desarrollos hoteleros que parecen enfocados en engañar al cliente con categorías que parecen una burla, Garza Blanca tiene perfectamente claro que cada cliente que llega a su hotel y paga una habitación, merece lo mejor por el dinero que está pagando. Desde habitaciones, llamémosle, normales hasta los llamados Penthouse, el cuidado en el detalle y en el lujo alrededor de la habitación es impactante. Para que se puedan dar una idea, el Penthouse es una habitación con tres habitaciones dentro de ella, cada una con su jacuzzi privado, además de sala, comedor, cocina –equipada de tal forma que uno quisiera equipar así la cocina de casa–, sala de TV y un balcón que, independientemente del tamaño, los jacuzzis exteriores o las hamacas instaladas, ofrecen algo que casi nadie puede ofrecer: una vista que parece creada por un artista o un fotógrafo para el deleite de los afortunados que se hospeden en dichos lugares. Sí es importante mencionar que, a pesar del lujo que rodea al hotel, hay un punto a mejorar en las habitaciones: los ammenities. A nuestro parecer, parecen insuficientes o, incluso, escasos, conforme a la calidad de lugar que están ofreciendo, sin embargo es, sin duda alguna, peccata minuta en el gran contexto del hotel.Gimnasio Hotel Garza Blanca, Puerto Vallarta, Jalisco Mexico

El spa, por su parte, ofrece masajes, hidroterapia, terapias faciales, aromaterapia y demás necesidades de dicho servicio y, sin duda, no quedan a deber nada. La tabla de precios del Spa tiene una relación de costo-beneficio muy positiva. Compartiendo piso con el Spa, el gimnasio tiene lo que el viajero deportista busca y necesita para satisfacer sus necesidades de ejercicio y, cuando se complementa con una sesión de sauna, vapor y cierran con un masaje completo, uno sólo puede agradecer haber tomado la decisión de reservar unos días en este establecimiento.

Garza Blanca, además, cuenta con dos restaurantes con una identidad muy distinta entre ellos pero, sin duda alguna, lugares dignos de visitar no sólo si es huésped, sino si por alguna razón se encuentra en Puerto Vallarta. Dos chefs con orígenes muy distintos entre sí que han sabido poner su espíritu en los platillos y en los menús que están ofreciendo. Independientemente de que cada uno de estos lugares tendrá su artículo en el blog –mismos que estaremos publicando en los próximos días–, es fundamental ponerlos en la lista de lugares a visitar y, sin ánimos de exagerar, entre los 5 mejores restaurantes de Puerto Vallarta. Blanca Blue, restaurante insignia del hotel, al mando del Chef Ejecutivo Leopoldo Cortés, ofrece una cocina internacional que permite al viajero disfrutar de una variedad importante de platillos, preparados con ingredientes de la región y, sobretodo, frescos y de una calidad impresionante. Boca-Dos es la nueva apuesta de los creadores de este hotel y, de hecho, a apenas 30 días de haber abierto, ya puede presumir un éxito constante y un flujo de comensales que muchos otros lugares desearían en cualquier momento. Esto se debe a que la Chef Kory Sutton ha creado una cocina de autor con base en sus orígenes, ideas y aspiraciones frente al comensal. Una cocina más personal que se apoya en la gastronomía mexicana y que transmite la inspiración y la libertad de Kory y todo su equipo de trabajo. Ya les platicaremos, también, a detalle de este lugar.Restaurante Blanca Blue, Hotel Garza Blanca, Puerto Vallarta Jalisco Mexico

Platicar con Miguel Andres Hernández abre los ojos de por qué este lugar es lo que es. Colombiano de nacimiento y mexicano por adopción hace más de 20 años, nos lleva de la mano por las historias de su vida y su trayectoria hasta ese momento en que llegó a Garza Blanca convencido de que la misión a lograr con cada uno de sus huéspedes era, a través de la cultura del servicio, la hospitalidad –en toda la extensión de la palabra–, el buen vivir y el descanso, convertirlos en embajadores de Garza Blanca, de Puerto Vallarta y de México. Y es aquí donde está el valor máximo de Garza Blanca y la gente que vive el hotel día con día. La prioridad de quienes son parte del hotel no es la promoción del hotel en si mismo de manera única, sino el entendimiento de que, a través del hotel y los servicios que ofrecen, pueden impulsar la industria turística y el buen nombre de Puerto Vallarta y del país con quienes los visitan todos los días. Y es esa convicción que transmite a todo su equipo de trabajo la que le permite hacer cosas que, muchos otros, no sólo no harían, sino que han dejado de hacer presas de una rutina de servicio que se ha convertido, precisamente, en eso: una rutina. Ahí es donde está la diferencia primordial de Garza Blanca, en el entendimiento de esa cultura que Miguel resume con la que, quizá, sea la meta más ambiciosa y aspiracional que he escuchado en muchos años: que todos, absolutamente todos, entendamos esa cultura de servicio y seamos capaces de llevarla a cabo en nuestra vida diaria. En sus propias palabras: “Si tan solo le dedicáramos 25 minutos diarios a vivir esa cultura de servicio en todas nuestras actividades y en nuestra vida, te puedo asegurar y prometer que México sería un paraíso inigualable”. Y, ¿saben qué? Tiene razón.Restaurante Boca-Dos, Hotel Garza Blanca, Puerto Vallarta Jalisco Mexico

Después de 6 días, hacer maletas pesa. Y sí, pesa por ese momento en que uno sabe que el descanso ha terminado y que resulta imposible alargarlo más. Pero ahora, al hacer maletas no sólo guardamos nuestra ropa y nuestros enseres personales. Ahora también la maleta lleva un nuevo elemento y que no es un souvenir comprado en ningún lugar. En esta ocasión, hemos guardado una carga de responsabilidad que asumimos con gusto y con toda la seriedad que conlleva, porque Miguel, Leopoldo, Kory y todo el equipo de Garza Blanca han logrado su meta primordial: nos hemos convertido en embajadores de este lugar, este destino y, por supuesto, de este país. Pero, más importante, regresamos a México sabiéndonos portadores de esa cultura de servicio que debemos difundir, compartir y replicar. Porque este viaje no sólo nos ha reconfirmado el profundo amor a México y nuestra misión de compartir y presumir cada rincón que este país tiene para ofrecer pequeños paraísos, sino que nos ha enseñado que somos todos, viajeros y prestadores de servicio, los responsables de crear esos paraísos y de impulsar el romanticismo de cada uno de esos rincones.


Te invitamos a conocer Riviera Nayarit, un paraíso en el pacífico mexicano.

Review Overview

User Rating: 4.9 ( 1 votes)

About Carlos Dragonné

Cineasta, escritor y cocinero. Sufro de analisistis aguda, con cuadros de humor negro crónico recurrente. Músico con un piano cerca. Reconstructor de fantasías

Check Also

L'Atelier

L’Atelier de Joël Robuchon: La repetición de la grandeza.

Por: Carlos Dragonné ¿Cómo cierra uno una semana que ha sido casi perfecta? ¿Cómo puede …

One comment

  1. Reblogged this on astronautatravelfan and commented:
    Destino Puerto Vallarta. Hotel Garza Blanca Resort & Spa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.