Home ComidaArtículos y Noticias Guía para cultivar hierbas aromáticas en casa fácilmente

Guía para cultivar hierbas aromáticas en casa fácilmente

por Elsie Mendez Enriquez

Ya sea que cuentes con un jardín exterior o si necesitas cultivarlas en el interior, aquí encontrarás todo lo que necesitas saber para cultivar hierbas aromáticas en casa fácilmente.

hierbas aromaticas, como cultivarlas en casa

Según un reciente artículo del Washington Post, las semillas son, junto con el Zoom y la masa madre, para ser uno de los grandes ganadores de la pandemia de coronavirus. Tanto como pasatiempo, como para poder proveerse de su propio sustento, la gente está asumiendo el cultivo de plantas comestibles con entusiasmo. Un jardín de hierbas puede ser una forma fácil de incursionar en las artes agrícolas, con relativamente poco esfuerzo. La alegría que provoca ver como crece la albahaca fresca, gracias por tu propio trabajo es enorme.

Tanto si trabajas en un jardín, en un patio o incluso en el alféizar de una ventana soleada, aquí tienes todos los elementos que debes tener en cuenta para dar vida a tu jardín personal de hierbas, desde la semilla hasta la cosecha, con mucho éxito.

Guía con el paso a paso para cultivas tus hierbas aromáticas en casa

Sembrar o no sembrar

Si quieres disfrutar de tus hierbas más pronto y asegurar que no te desanimes esperando que crezcan los expertos recomiendan comenzar con plantas jóvenes, en lugar de semillas. Algunas hierbas, como la albahaca y el cilantro, pueden cultivarse más fácilmente a partir de semillas, y otras, como la albahaca y la menta, también pueden enraizarse a partir de esquejes colocados en un vaso de agua.

Para los principiantes nuestros expertos recomienda iniciar con albahaca, laurel, cebollín, menta, orégano, perejil, romero y tomillo. Al final de este artículo podrás conocer los matices particulares del cultivo de estas y otras muchas hierbas.

Suelo y drenaje

Tanto en el interior como en el exterior, la tierra orgánica de alta calidad con buen drenaje es una necesidad, específicamente la tierra para macetas si se cultiva en el interior, y debe ser rica, arcillosa y no compactada. La tierra bien drenada debe tener siempre un aspecto granulado o desmenuzable, incluso cuando está húmeda. Puedes añadir perlita para aumentar el drenaje en una proporción de 1 parte de perlita por 25 de tierra.

No utilices tierra natural de exterior para las plantas de interior para no invitar a huéspedes no deseados que pueden coexistir en un ecosistema natural pero que serán molestos en un entorno controlado.

Macetas para hierbas de interior

Regla número uno: Las macetas deben tener agujeros de drenaje, idealmente con platillos debajo o un doble fondo para recoger el exceso de agua y proteger las superficies. La terracota es un buen material; por su naturaleza porosa, absorbe el aire y evita que la tierra se humedezca demasiado. Una buena circulación de aire también es clave para que crezcan las hierbas que quieres cultivar, y no otros organismos como los hongos.

En cuanto al tamaño, entre más grande es mejor: más espacio promueve mejores condiciones de cultivo que menos. Para las hierbas individuales, las macetas no deberían tener menos de 15 cm de diámetro. Para cultivar varias hierbas juntas, deberás poner dos o tres en una maceta de unas 10 pulgadas de diámetro y unas 8 pulgadas de profundidad.

Luz

La luz es el aspecto más importante del cultivo de cualquier cosa verde, y mucha gente no tiene la suficiente. Una señal de que tus hierbas no están recibiendo suficiente luz es que los tallos se alargan sin producir abundantes hojas.

La mayoría de los expertos coinciden en que lo óptimo son entre seis y ocho horas de luz al día, que pueden conseguirse de forma natural o superficial. Para los cultivos de exterior, debemos evitar las zonas demasiado sombreadas durante el día, bajo los árboles o contra una pared con exposición mayoritariamente norteña.

Para las hierbas de interior, una ventana orientada hacia el suroeste es la mejor opción para obtener una buena luz. Rota tus macetas de vez en cuando para que no se inclinen hacia el sol.

Si no puedes obtener luz del sol, consigue unas cuantas lámparas reflectoras de pinza con bombillas fluorescentes compactas, que deben colocarse muy cerca de las plantas, a unos diez o quince centímetros de distancia. Pero también hay que tener cuidado con el exceso de luz. Aunque es una situación poco frecuente, las manchas marrones en el follaje pueden indicar que las hojas se están quemando.

Riego

«Regar en exceso es el mayor error que comete la gente al intentar cultivar hierbas en el interior», nos dice el propietario de un vivero especializado en hierbas y plantas en ciudad de México. Las hierbas necesitan menos agua de lo que crees, y tienes que aprender a leer tus plantas y dejar que te digan cuándo están listas para recibir agua.

Aunque a las plantas no les gusta mucha agua, sí les gusta un riego constante, por lo que es mejor comprobar la sequedad de la tierra a diario para ayudar a desarrollar un horario regular para cuando tus hierbas necesiten ser regadas.

Para regar tus hierbas de interior, pon las plantas en el fregadero y riega la base donde el tallo se une a la tierra, no las hojas, dejando que el agua se empape, haciendo esto dos veces. Deja que se escurran completamente y vuelve a ponerlas en sus bases. Nunca dejes agua estancada en la base o plato o pudrirás las raíces de la planta. Al igual que la luz, existe un exceso de hidratación. Las hojas amarillentas son un indicio de que tus hierbas pueden estar recibiendo demasiada agua.

Como cultivar Hierbas aromaticas

Riego

«Regar en exceso es el mayor error que comete la gente al intentar cultivar hierbas en el interior», nos dice el propietario de un vivero especializado en hierbas y plantas en ciudad de México. Las hierbas necesitan menos agua de lo que crees, y tienes que aprender a leer tus plantas y dejar que te digan cuándo están listas para recibir agua.

Aunque a las plantas no les gusta mucha agua, sí les gusta un riego constante, por lo que es mejor comprobar la sequedad de la tierra a diario para ayudar a desarrollar un horario regular para cuando tus hierbas necesiten ser regadas.

Para regar tus hierbas de interior, pon las plantas en el fregadero y riega la base donde el tallo se une a la tierra, no las hojas, dejando que el agua se empape, haciendo esto dos veces. Deja que se escurran completamente y vuelve a ponerlas en sus bases. Nunca dejes agua estancada en la base o plato o pudrirás las raíces de la planta. Al igual que la luz, existe un exceso de hidratación. Las hojas amarillentas son un indicio de que tus hierbas pueden estar recibiendo demasiada agua.

Cómo alimentar las hierbas: Lo que come tu comida

Las hierbas son bastante resistentes, pero aún así les gusta ser alimentadas con un buen fertilizante orgánico como la emulsión de pescado (ojo: apesta) o algas líquidas. Las hierbas se cultivan por sus hojas, no por sus flores, así que busca un fertilizante que no promueva la floración. Esto significa que el fertilizante debe tener un bajo nivel de fósforo. Nuestro experto nos suguiere conseguir una jarra de un galón y llenarla con agua y una cucharada de emulsión de pescado para hacer una solución de fertilizante orgánico muy débil. Riega las hierbas con ella y así no tendrás que preocuparte de cuándo alimentarlas. Incluso puedes hacer tu propia emulsión de pescado.

Las plantas te dirán si necesitan ser alimentadas. Si parece que han dejado de crecer, probablemente necesitan alimento. Si las plantas se vuelven amarillas y ya has descartado los problemas de riego, esto también puede significar que necesitan alimentación.

La cal de las cáscaras de huevo también puede ser beneficiosa para plantas mediterráneas como el romero, el tomillo y la albahaca. Lo podemos hacer poniendo las cáscaras en un procesador de alimentos con un poco de agua y poner una cucharada en cada maceta cuando se prepara la tierra para plantar, o una vez cada ciertos meses.

Cómo cosechar hierbas

Una prueba más de que las hierbas se crearon para el disfrute humano: Cortar las hierbas favorece su crecimiento. Poda desde la parte superior, pellizcando las hojas en el punto en que éstas se unen al tallo:

No quites más de un tercio del volumen cada vez, y activarás un círculo virtuoso que asegura el disfrute continuo de tus labores de cultivo de hierbas.

Guía de plantas para cultivar en casa. Desde las más nobles hasta las más difíciles.

Hierbas fáciles de cultivar

  • Laurel
  • Cebollín
  • Hierba limón
  • Menta. Esta es muy invasiva y necesita su propia maceta.
  • Perejil
  • Cilantro vietnamita

Hierbas que son un poco más difíciles de cultivar

  • Orégano
  • Romero
  • Tomillo

Las hierbas más difíciles de cultivar con éxito

Albahaca:

Cilantro

Salvia

Hierbas fáciles de cultivar

  • Laurel
  • Cebollín
  • Hierba limón
  • Menta. Esta es muy invasiva y necesita su propia maceta.
  • Perejil
  • Cilantro vietnamita

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Te gustará también

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM!

No te pierdas de esto

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.