fbpx
DO La Mancha
comida raramuri

Comida rarámuri

Por Marco Buenrostro y Cristina Barros

Enclavados en la sierra Tarahumara, los rarámuris han establecido una comunicación profunda con la naturaleza. Sus conocimientos les permiten aprovechar lo que ofrece cada estación del año y los distintos climas y altitudes del magnífico paisaje presente en su territorio, que se divide en la sierra y las barrancas. En éstas se puede cultivar incluso plátano.

Los hongos, por ejemplo, crecen en época de lluvias. Les gustan mucho y por eso los buscan en el monte. Son hongos que crecen en los pinos secos o en otros árboles caídos en el mes de mayo; les llaman heujcoguí guhéquigui, que significa hongos de temporal. Los cuecen casi al vapor o los guisan con manteca. Hay otros hongos de color naranja que también son sabrosos; se comen cuando están tiernitos. El hongo llamado repoma nace donde hay tierra blanca; en tierra negra no prospera. Cuando no llueve, no hay hongos.

Los quelites son otra comida rarámuri importante, pues son fuente de vitaminas y minerales; además tienen fibra. La llamada chinaca sabe bien asada; se puede acompañar con esquites, esto es, maíz. Si se comen con frecuencia fortalecen los dientes. Otros quelites son el pamita, el mostaza, el pata de cuervo, el orégano coyote, y la verdolaga cuyas hojas son muy tiernitas y blanditas. (Albino Mares, Comida de los tarahumaras, Conaculta 1999). Nace en tiempo de aguas. También comen el zacate gujugue tiernito, y el llamado sepé que se come también tiernito con maíz.

Tanto en la sierra como en la barranca cuentan con numerosas frutas, como el chalate y la guayaba; vainas, como el huamóchil. En la milpa prosperan maíces nativos que en general resisten plagas, sequías y heladas. Junto al maíz crecen las calabazas, el chile y el frijol. El pinole, las tortillas y los esquites son muy importantes en la dieta rarámuri. Con trigo se preparan otros alimentos. Hay animales de monte y numerosas aves comestibles.

La destrucción provocada por la tala inmoderada y en general las alteraciones que el hombre está produciendo en la naturaleza por su infinita codicia han provocado que en la sierra haya sequías y heladas que alteran la flora y fauna a tal grado que los niños rarámuri están muriendo de hambre. Frente a esto, aunque sí es importante hacerlo, no basta reunir comida y enviarla. Ellos requieren de su dieta tradicional y necesitan proyectos que no rompan sus costumbres ni la manera de alimentarse, pues les ha permitido ser fuertes para bajar a las barrancas y recorrer la sierra; los rarámuris son grandes corredores. Es indispensable que apoyemos proyectos integrales y de largo plazo. Detener la destrucción de la naturaleza es urgente.

Publicado en el diario La Jornada en su seccion Itacate


Te invitamos a leer los artículos tan interesantes de Cristina Barrios y Marco Buenrostro aquí

About Sabores de México

Celebrando el gusto por el buen comer, beber y viajar. Siempre en busca de aromas, sabores y colores en todos los rincones del mundo. Amantes de las cosas buenas de la vida.

Check Also

Panque de Vino

Panque de vino blanco

Con esto de que tenemos una nueva pasión por los vinos que estamos descubriendo de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ERROR: si-captcha.php plugin: securimage.php not found.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.