Inicio Comida Comer sano: Ventajas, retos y 3 cosas que puedes hacer para lograrlo

Comer sano: Ventajas, retos y 3 cosas que puedes hacer para lograrlo

El lado humano de la alimentación saludable, y consejos para integrarla a nuestra rutina de forma fácil.

por Elsie Mendez Enriquez

¿Qué es comer sano? Esa es la pregunta que se hacen muchos. Dependerá de a quién se la haces y probablemente recibirás una respuesta diferente cada vez, incluyendo médicos y la gente a tu alrededor. Y en esta nota buscamos acercarnos lo más posible a la respuesta correcta.

Para algunos, comer de forma saludable significa controlar el hábito de la comida rápida o consumir más frutas y verduras, mientras que para otros puede significar disfrutar de vez en cuando de un trozo de pastel sin sentirse culpables.

Comer Sano, Comida Saludable

Además, quienes padecen ciertas enfermedades e incluso alergias alimentarias pueden conceptualizar el concepto de alimentación sana a su manera. En resumen, no hay una única respuesta correcta a lo que significa comer sano.

La alimentación sana es humana y, como humanos, todos tenemos diferentes deseos y necesidades, que inevitablemente afectan a nuestras elecciones alimentarias.

Es más, lo que significa una alimentación sana para ti puede incluso cambiar a lo largo de las diferentes etapas de tu vida a medida que creces y te adaptas a tus necesidades siempre cambiantes.

Una visión general sobre el comer sano

Cuando se trata de comer de forma saludable, una comida no define tus hábitos, sino tus elecciones alimentarias en general. Hay que recordar el dicho que dice  «Una mala comida no te hará enfermar, así como una buena comida no te hará saludable».

Como ocurre con muchas cosas en la vida, comer de forma saludable no siempre acaba siendo como habíamos planeado. Puede que un día nos encontremos atrapados con una tremenda cantidad de trabajo hasta altas horas de la noche o demasiado cansados para preparar una cena casera. Eso no significa que no debas pedir comida para llevar y disfrutarla.

Si comer de forma saludable significa ser flexible con lo que comemos, tenemos que aprender a adaptarnos a las circunstancias, lo que puede ocurrir más a menudo de lo que quisiéramos.

En los casos en los que elijo la comida de forma improvisada, intento optar por la mejor opción de entre las que me dan. Siempre que puedo, trato de pedir lo más parecido a una comida casera o de optar por un sándwich, una ensalada o un bol.

Sin embargo, a veces se me antoja una pizza, así que también la como y la disfruto.

En momentos como éste, me acuerdo de ver el panorama general. Es decir, que la alimentación saludable no se define por las comidas individuales, sino por las elecciones que hacemos día tras día.

Comer Sano, Comida Saludable

A veces puede ser un reto

Independientemente del motivo, cambiar los hábitos alimentarios es un reto para todos. 

Mucha gente piensa que comer sano es algo natural en los nutriólogos y especialistas de la alimentación. Sin embargo, también son seres humanos a los que les gusta el postre y les apetece comer como a cualquiera.

Me cuenta mi endocrinóloga que uno de los mayores retos que la mayoría tiene que afrontar es cuando tiene que renunciar a la mayoría de los alimentos que contienen carbohidratos para controlar el peso y otras afectaciones.

Los carbohidratos están presentes en muchos grupos de alimentos, como los cereales, las verduras con almidón, las legumbres, la fruta y los lácteos. También están presentes en los alimentos procesados y los dulces.

Los expertos suelen clasificarlos en dos grupos según su contenido en fibra.

  • Cereales integrales: conservan su fibra natural.
  • Carbohidratos refinados: se procesan para eliminar su fibra y contienen azúcar añadido

En teoría, se deben eliminar los carbohidratos refinados, lo que algunas personas dirían que es lo más saludable.

Sin embargo, en la práctica, muchos acaban renunciando a todo tipo de carbohidratos procesados, incluidos el pan y la pasta integrales, junto con las verduras con almidón, los cereales y los lácteos.

Así, la lista de alimentos ricos en carbohidratos que se pueden comer se limita a las frutas, la avena, la quinoa y las legumbres -lentejas, alubias, garbanzos y edamames.

Ahora bien, tanto mi nutrióloga como mi endocrinóloga sí consumen los carbohidratos procesados porque practican mucho ejercicio y eso les permite disfrutar de una rica pasta y pan de masa madre sin tener ni tantita culpa. 

Ambas me han dicho que si entre semana controlo los carbos y todo aquello que tenga azúcar (incluyendo las frutas) siempre hay permiso para darse esos gustos y antojos o asistir a un evento o restaurante sin culpa alguna.

La clave es aprender que la organización y la creatividad son la clave para gestionar nuestras necesidades nutricionales.

Comer sano, comida saludable

3 consejos para comer sano

Como ya les mencioné anteriormente, la organización y la creatividad nos van a ayudar a tomar las mejores decisiones alimentarias cada día. Esto se debe a que, tal y como yo lo veo, la alimentación saludable es una elección que hacemos cada vez que comemos.

Por esta razón, hay que intentar que el proceso de toma de decisiones sea lo más fácil posible a la hora de elegir una comida o un tentempié. De este modo, podemos seguir eligiendo lo que es mejor para cada uno de nosotros.

Aquí hay tres cosas que podemos hacer diariamente o semanalmente que nos pueden facilitar el comer de forma saludable.

  • Preparar las comidas

Aunque pueda sonar a cliché, preparar la comida de antemano para la semana es realmente útil.

Cocinar puede llevarnos mucho tiempo, pero tener alimentos que sólo hay que calentar y servir nos permite tener una comida nutritiva lista en minutos.

Uno de mis trucos para preparar comidas es cocinar una tanda de proteínas -generalmente pollo u otra carne magra- que puedo dividir en porciones y congelar durante más de una semana y descongelar cuando las necesito.

También me aseguro de preparar verduras para la semana. De este modo, no me lo pienso dos veces antes de tomar una ensalada o cocinar una guarnición de verduras con cada comida.

Intento prepararlas de diferentes maneras para evitar aburrirme y optar por no comerlas.

Por ejemplo, cuando se trata de zanahorias o calabacitas, los corto en rodajas, en dados, los rallo o los espiralizo, todo lo cual me ayuda a incorporarlos a mis comidas fácilmente.

  • Mantener la fruta al alcance de la mano

Tener la fruta a la vista nos recuerda que debemos comer fruta durante el día. Las investigaciones demuestran que es más probable que comas más de los alimentos que colocas cerca de ti, independientemente de que sean frutas o dulces.

Yo pongo en práctica este principio a diario y opto por tener mi fruta a la vista en una mesa y mis golosinas y dulces guardados.

  • Seguir una rutina

Si planifican un menú semanal es mejor pero si no, tengan una serie de platos específicos que consuman en cada comida.

Por ejemplo, mis opciones de desayuno suelen incluir:

  • Unos huevos a la mexicana
  • Pan tostado con mantequilla de almendra y huevos
  • Avena con fruta
  • Tortitas de avena

Lo mismo ocurre con el resto de mis comidas y tentempiés, donde tengo al menos tres opciones diferentes para elegir sin pensarlo mucho.

Tener una serie de platos predeterminados que sé que me gustan me ahorra tiempo a la hora de decidir qué comer, y me permite variar mis comidas dependiendo de si me apetece algo dulce o salado.

También es muy cómodo para hacer la compra, ya que sabes lo que probablemente vas a tomar en cada comida.

Preparar las comidas, tener la fruta al alcance de la mano y seguir una rutina son tres cosas que podemos hacer para comer sano y que ustedes también podrán poner en práctica sin complicaciones.

Comida Saludable

El resultado final

Todos somos seres humanos que crecemos constantemente y nos adaptamos a los cambios, y lo mismo ocurre con nuestro concepto de alimentación saludable y comer sano.

Aquí comparto con ustedes cómo ha cambiado para mí la definición de alimentación sana a lo largo de los años, el mayor reto en mi viaje hacia la alimentación sana, y los consejos y trucos que me han dado los médicos para hacer más fácil la alimentación sana.

Sin embargo, nuestra manera no es definitivamente la «manera correcta» -o la única manera- de comer sano. Es sólo lo que funciona para cada uno de nosotros, y que no.

La alimentación saludable es humana, y tiene un aspecto diferente para cada uno de nosotros. Piensen en lo que podrían hacer en su propia rutina para tener éxito con la alimentación saludable y el comer sano.

Si no están seguros de por dónde empezar, consideren la posibilidad de consultar con una o un nutriólogo titulado, endocrinólogo (a) o médico especialista en alimentación, ya que puede ayudarles a conceptualizar un plan de alimentación sostenible y nutritivo que se adapte a sus necesidades específicas y a su estilo de vida.

Sólo una cosa. Prueben esto hoy mismo: Lee este artículo si te apetece probar la preparación de comidas. La preparación de comidas realmente marca la diferencia para mí, y podría hacer lo mismo para ti.

No te pierdas de esto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recetario de la abuela