Inicio Comida COMEPESCA. Las cosas suceden porque se junta la gente correcta.

COMEPESCA. Las cosas suceden porque se junta la gente correcta.

por Carlos Dragonné

En toda mi vida he tenido diferentes acercamientos y experiencias con esfuerzos de conservación y, por alguna razón, siempre he estado más apegado a la conservación de los mares y la sustentabilidad de las especies marítimas. Como parte de la generación Jaws que creció creyendo que el mar encerraba enemigos mortales y bestias que rayaban en lo mítico, tuve que reaprender a través de la experiencia y —por qué no decirlo— de la eliminación de la estupidez. Y entonces, hace algunos años, llegué por azares del destino a Comepesca. Y entendí que hay mucho por hacer sí, pero también más gente haciéndolo de lo que queremos ver.

Comepesca

Después de participar como fotógrafo aéreo en un documental para ellos que —por razones que nunca entenderé— nunca vio la luz, pasó algún tiempo antes de que volviera a escuchar sobre la gente de Comepesca y los esfuerzos que están realizando día con día. Entendamos algo para empezar: Comepesca es una ONG, así que los trabajos que se realizan son doblemente titánicos, en un país que suele dejar desarmadas a dichas organizaciones. Pero, al final, como dice un clásico refrán, Es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo.

¿Qué es la sustentabilidad y qué está haciendo COMEPESCA?

Los han visto por ahí, sin duda. Esfuerzos de cocineros y embajadores por tener mejor alimentación en cuanto a pescados y mariscos. Nosotros en el podcast y en algunos artículos hemos hablado de la importancia de estar pendientes de lo que compramos, porque la invasión del producto asiático está cada día más incontrolable. El pescado no se queda atrás. Y lo peor de todo es que impacta de manera directa en la salud de todos nosotros. Bien dicen que uno es lo que come.

Comepesca

Pero para entender lo que sucede hay que ir al origen de todo. Así, en un horario demasiado temprano para mí, nos trepamos a una camioneta y nos arrancamos hacia Michoacán. El cultivo de la trucha fue el pretexto para empezar a comprender lo que están haciendo y los esfuerzos que se requieren para impulsar el consumo responsable de pescado y marisco mexicano. Entonces llegamos a Neminatura, una granja de acuacultivo de trucha que lo primero que hace es quitarte de la mente lo que crees que sabes de la trucha.

«En México comemos dos tipos de pescado: salmón y pescado», me dice Manuel Sarmiento. «Eso tiene que cambiar. Tenemos un mapa de más de 40 especies sustentables en México». Recorriendo la granja para entender los procesos de sustentabilidad y de control absoluto que tienen en la crianza de la trucha, los recuerdos de esos charcos inmundos donde estaban las truchas en la carretera rumbo a Villa del Carbón se comienza a borrar. Y es que parte del esfuerzo más importante que hay que hacer es arreglar los procesos de crianza y cultivo en los productores mexicanos.

Comepesca

De ahí que los esfuerzos de NemiNatura comenzaron con los productores prácticamente artesanales de la región para ayudarlos a mejorar las prácticas que los puedan llevar a certificaciones nacionales y, con poco más de esfuerzo, internacionales. Pero no sólo de trucha de cultivo vive el hombre. Ahí entra COMEPESCA y una serie de ideas y proyectos que parten del hecho fundamental de juntar a la gente correcta que sabe hacer las cosas y que es apasionada no sólo de lo que hace, sino del por qué lo hace.

No tengo idea qué hizo la Mesa Directiva antes, pero ahora, con Citlali Gómez Lepe como Presidenta de la Mesa Directiva, Pablo Konietzko y Antonio Guerra como Vicepresidentes, Álvaro de Tomás Kutz, Mauricio Orellana y Luis Bourillón, experto en sustentabilidad.

Además una serie de productores y comercializadores que conocen su producto y que suman a los esfuerzos desde el conocimiento real, hay cosas que empiezan a suceder y proyectos que empiezan a hacer ruido.

Comepesca

Si ustedes se meten a la página de COMEPESCA van a encontrar una de las claves que está logrando que las cosas se muevan y sucedan es que los esfuerzos están puestos en manos de gente que sabe lo que hace, que conoce el negocio, la industria y sus necesidades, pero que más allá de eso, está buscando dos temas que hemos comentado en varias ocasiones: sustentabilidad y sostenibilidad.

No sólo se trata de un asunto de dieta nutritiva o de búsqueda de cadena de valor del sector pesquero. Se trata de generar una serie de acciones que tengan consecuencias socioeconómicas en todas las regiones donde están porque más allá del tema del medio ambiente, también estamos hablando de una cadena productiva que genera beneficios y crecimiento en todo el país. Por ello es importante entender la sustentabilidad no como una moda, sino como una necesidad de primera mano.

Comepesca

Ahí donde los políticos, legisladores y funcionarios están fallando, las organizaciones de la sociedad civil vuelven a levantar la mano para ayudar a llenar esos huecos que se están creando por omisión de autoridades o por franca ineptitud de las mismas. «Son terrenos ejidales», me dice Manuel mientras caminamos por la granja Nemi Natura, un esfuerzo de biólogos que comenzó con su suegra y que ahora se ha convertido en uno de los ejemplos de negocio e impulso social más interesantes que haya visto. «Son cientos de productores de trucha de muchos tamaños y muchos no pueden tener inversiones que los lleven a crecer y tener las certificaciones de cultivo enteras. Entonces lo que hicimos fue unirnos, coordinarlos y vigilar que sus prácticas fueran correctas. Con muchos que no pueden invertir en tanques grandes, lo que hacemos es acompañarlos para la certificación y capacitación de sus prácticas y cuando llegan al límite de tamaño, le compramos a precio justo y nosotros terminamos de crecer la trucha. Así ellos tienen la venta garantizada y nosotros nos convertimos en un eslabón más de una cadena que busca las mejores prácticas de acuacultura. Porque se trata de cuidar lo que nos comemos.», dice orgulloso.

Y no es para menos. Este tipo de proyectos comunitarios los voy descubriendo conforme pasan los días y pregunto más y más de lo que hace Comepesca. Ya sea con productores de trucha en Michoacán o con pescadores de Yucatán, lo que está sucediendo es un trabajo que ya tenía un alto grado de urgencia y en el que nadie parecía ponerse de acuerdo. Hoy, con el esfuerzo de Pesca con Futuro y la vinculación con Embajadores Gastronómicos, Académicos y Comercializadores, lo que están haciendo es poner en la mesa de los mexicanos las opciones de mejores productos que apoyen la generación de una cadena productiva que tiene consecuencias socioeconómicas que no imaginamos.

Comepesca

Lo que está sucediendo con estos esfuerzos es cambiar no sólo la perspectiva del mercado, sino de los productores. Y si lo dudan, regreso a Manuel Sarmiento. «Cuando llegamos aquí, el promedio educativo de la gente rondaba el tercer año de primaria. Creamos este esfuerzo para darles trabajo, impulsarlos, apoyar a la comunidad haciendo alianzas con ellos, respetando sus espacios y escuchándolos. Hoy el promedio educativo es de segundo año de preparatoria. Y muchos jóvenes salen de la comunidad para estudiar carreras que permitan el crecimiento de la actividad económica que ha sido parte de ellos por generaciones.».

Si eso no les basta para entender que somos nosotros los que tenemos el cambio en nuestras manos, nada lo hará. La próxima vez que alguien les diga «Come pescados y mariscos mexicanos», recuerden esta historia.

No olviden checar nuestro Twitter y suscribirse.  Si 

¿QUÉ TAL ÉSTE ARTÍCULO?
5/5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COMPARTE LA RECETA EN TUS REDES

Facebook
WhatsApp
Email
Pinterest
Twitter
LinkedIn

No te pierdas de esto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Recetario de la Abuela