logo
kikkoman

Colorado. Tantos lugares a los que no vamos y deberíamos ir.

Por: Carlos Dragonné

Colorado es uno de los mejores estados de la Unión Americana y para nadie es un secreto que está en el primer lugar de opciones para mudarme. Pero mi romance con el estado comenzó viajando, descubriendo esos espacios, agarrando un auto y manejando por sus carreteras para llegar a los pueblos históricos, a los parques estatales, a los monumentos nacionales. Bienvenidos a una lista de por qué tenemos que viajar más por Colorado.

Colorado

Amante de los roadtrips, como perfectamente lo saben por varios artículos que hemos escrito, este es uno de los primeros puntos a favor para viajar por Colorado. Porque tenemos que entender que hay demasiado que hacer, no sólo venir a esquiar en la temporada -aunque ahorita les voy a dar varias ideas para alejarse de Vail y Aspen- y que tan sólo agarrando un auto puede haber una larga lista de pendientes para la llamada bucket list.

 

Para empezar, ¿qué tal un recorrido por los pueblos fantasma? Residuos de lo que fue la conquista del oeste y la fiebre minera del oro del siglo XIX, estos lugares son testimonio de quienes atravesaban todo el país para buscar oportunidades y el sueño americano cuando apenas empezaba. St. Elmo, Vicksburg, Winfield, Pitkin, Uptop y Nevadaville, por ejemplo, son puntos en el mapa de la historia americana que vale la pena recorrer.

Les decía que no solo de esquiar vive el hombre, pero si quieren debatirme ese punto, les tengo un tema interesante para ir a bajar la montaña sin quedarse endeudados por el año. Vuelen a Denver que, como recomendación secreta, en invierno es cuando experimenta su temporada baja, busquen un hotel en la ciudad y escojan un ski-resort cercano. Se pueden trepar al tren tempranito desde Union Station y hacer el fin de semana o, incluso, un día de ski y regresan por la tarde a Denver. El tren sale a las 7 y regresa a las 6:40 a Denver.

Ya entrados en el turismo de aventura, es bueno recordar la vez que quedándome en Telluride para el Festival de Cine, terminé yendo a Bridal Veil Falls. O también aquel roadtrip que me llevó a atravesar el oeste de Colorado para terminar en Grand Junction y, por supuesto, el Colorado National Monument.

Para el amante de los exteriores, este es un destino que ofrece muchas ideas. Las Grandes Dunas, por ejemplo, o el Back canyon of the Gunnison son parte de un catálogo mucho mayor de parques estatales y nacionales que se pueden recorrer para apreciar la belleza natural de una locación única. Es, sin duda, uno de mis destinos favoritos para llevar la cámara, sentarme, esperar la luz correcta y disparar. Porque se que las posibilidades de regresar a casa con una buena foto son muchas.

Eso sí… si se van a inclinar por esquiar o salir a caminar por la montaña y escalar o hacer turismo de aventura, también vale la pena conocer dónde están las mejores aguas termales del estado. Y es aquí donde entran Glenwood Springs, Ouray y Nathrop como los lugares para aguas termales y descanso completamente terapéutico, además de buena comida, cerveza local y shopping.

Pero lo mejor de Colorado, sin duda, es la gente que ahí vive. No existe otro destino en Estados Unidos en el que me sienta más a gusto, casi en casa. La gastronomía está creciendo de manera increíble -ya aquí les contamos varias cosas- y las ciudades principales están entendiendo que la diversidad y el arte construyen sociedades plenas.

Denver, Colorado Springs, Boulder y Fort Collins son apenas cuatro de las ciudades que te conquistan en cuanto entras. Vaya, hasta Castle Rock, pequeño pueblito a unos 30 minutos de Denver en donde podría, fácilmente, comprar una casa, tomar mi computadora y mudarme.

Pero lo que más me llama la atención es que no sepamos lo que está tan cerca y tan a la mano para nosotros como viajeros mexicanos. Porque Denver la hemos convertido en una especie de hub para viajar a otros lados, pero siempre vamos a los mismos. ¿Por qué será que nos da flojera averiguar todo lo que se puede hacer empezando en la misma ciudad pero terminando en muchos otros lugares?

Y eso que no les estoy contando a detalle sobre los lugares de Colorado que me enamoran. Ya les he escrito sobre ellos. Pero, insisto, amante de los roadtrips y de salir a la montaña, Colorado tiene todo lo que me gusta cuando viajo. Y sí… también tiene todo lo que me gusta para vivir. Así que, ¿quién sabe? Quizá pronto cuando viajen a Colorado hasta puedo darles asilo en una casita en Boulder en la que, como dicen, “ya me vi”.

About Carlos Dragonné

Cineasta, escritor y cocinero. Sufro de analisistis aguda, con cuadros de humor negro crónico recurrente. Músico con un piano cerca. Reconstructor de fantasías

Check Also

Paley

Kori Sutton y su cocina de emociones en Paley Hollywood.

Por: Carlos Dragonné Me resulta complicado contarles sobre este restaurante porque días después de que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.