Home Comida Bugsy and Meyer’s Steakhouse. El Flamingo y su historia en la mesa.

Bugsy and Meyer’s Steakhouse. El Flamingo y su historia en la mesa.

por Carlos Dragonné
Por: Carlos Dragonné

Cuando tenía 9 años, la primer biografía que leí fue la de Al Capone, en una colección de libros que había en la biblioteca familiar y me quedé atrapado con la narrativa de la Cosa Nostra. A partir de ahí comencé a devorar cuanto libro sobre los grandes protagonistas de la mafia pude encontrar, desde Albert Anastasia y Joe Masseria hasta Charles «Lucky» Luciano, Frank Costello, Meyer Lansky y Bugsy Siegel. Los últimos cuatro fueron fundamentales para la creación de la Comisión en 1931 y Siegel es el cerebro detrás de la creación de la ciudad de Las Vegas. Hoy los nombres de Lansky y Siegel son homenajeados en el nuevo restaurante de Flamingo parte de las propiedades de Caesars Entertainment. Bugsy and Meyer’s no sólo es un restaurante, sino un recorrido por la historia de Las Vegas. 

bugsy and meyer's

Bugsy Siegel y Meyer Lansky eran los menos adecuados para ser parte de la Cosa Nostra. De origen judío, su posición en la Comisión se debió a la profunda lealtad con Luciano y a la expansión que significó para la organización la apertura del Flamingo en Las Vegas. Este espacio diseñado por Jonathan Adler contó con la participación del nieto de Meyer Lansky para curar fotografías y otorgarle al lugar algo que luego hace falta en la ciudad de Las Vegas: autenticidad.

Todo lo que sucede alrededor de Bugsy and Meyer’s es un recorrido por la historia de estas dos figuras. La entrada, de hecho, hace referencia a uno de los famosos speakeasy que operaban durante la era de la prohibición, mientras que el salón comedor recuerda las operaciones de la organización en Miami y la Habana pre-castrista. Pero, sobretodo, quiere poner de regreso en Las Vegas un concepto que se ha olvidado: el glamour.

bugsy and meyer's

No me refiero al glamour de hoy en día. Para ello hay muchas opciones en la ciudad del pecado. Hablamos de ese glamour mezcla hollywoodense y vintage que significó tanto en la definición de una ciudad para todos los viajeros. Los colores y formas de la época dorada de Las Vegas y la construcción del Hollywood de Sinatra, Cary Grant y Jean Harlow están presentes en el lugar y más en el speakeasy al fondo del restaurante, especializado en mixología de la era de la prohibición, como sólo puede ser en un lugar así.

Pero además, hay algo en este espacio que me conecta más allá de mi fascinación por la mitología de la mafia italiana de principios del siglo XX. Hay una especie de misticismo de regreso a los orígenes de la ciudad. Y si bien el papel de Benjamin Siegel en la creación de Las Vegas es más un mito que se dio a partir de su muerte -la realidad es que ya había casinos funcionando cuando él se mudó-, esta historia es de esas que demuestran que percepción le gana en mucho a la realidad. Así, la reinvención de los espacios de Las Vegas vuelve a tocar base en el origen.

bugsy and meyer's

El restaurante en sí mismo es de los nuevos lugares que se convierten, jugando con las palabras, en un clásico inmediato. Sus cortes añejados hasta por sesenta días son apenas una de las joyas de un menú que se basa en lo que conocemos de un clásico steakhouse. Hablar de calidad de producto en un lugar como éstos es como decir que las nuevas películas de Marvel tienen buenos efectos visuales. Se da por entendido. Lo mejor que probamos en nuestra visita -y por ello les recomiendo ir con más personas, para pedir y compartir diferentes cortes de carne- fue un Filet Mignon con más de 22 días de añejamiento y un New York con 60 días de añejamiento en seco.

Esta renovación de más de 10 millones de dólares para transformar el restaurante en Bugsy and Meyer’s Steakhouse va a rendir frutos. Y nada tiene más sentido que poner en una de las propiedades más clásicas de la ciudad un restaurante que abraza lo que significa la ciudad en si misma y los nombres de quienes la construyeron. Y si bien los historiadores y estudiosos pueden debatir y echar abajo la idea de que Benjaming «Bugsy» Siegel no creó el Strip como lo conocemos, al final lo que queremos es la leyenda y el espíritu que la alimenta. Al final, si apuestas contra el misticismo de una ciudad, seguramente perderás la apuesta.

CHECA NUESTRAS REDES SOCIALES

No te pierdas de esto

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.