Breve historia del vino italiano - Los Sabores de México y el mundo
logo
kikkoman
Vino durante el Imperio Romano

Breve historia del vino italiano

Por Elsie Méndez @sabormexico

“Ningún poema fue escrito nunca por un bebedor de agua”,  esta es una frase que escribió el gran poeta romano Horacio. El ser humano ha disfrutado de beber vino durante miles de años desde sus antiguos orígenes en Mesopotamia, cerca de la actual Irán. Los Vinos italianos y franceses están entre los mejores e Italia es el mayor productor de vino. Esto tiene sentido porque los romanos hicieron la mayoría de las contribuciones al antiguo arte de la viticultura. Es difícil hacer una breve historia del vino italiano, pero creo que este resumen les ayudará a entender mejor sobre esta región tan importante en la producción del vino y su gran aportación al mundo.

Los griegos , que se establecieron en el sur de Italia y Sicilia, exportaron el arte de la viticultura a Italia. Quedaron tan impresionados con el clima italiano, encontrando que era perfecto para la producción de vinos, que llamaron a Italia, Oenotria , o la tierra capacitada para vides. Los etruscos , que se asentaron en el centro de Italia, también producían vinos y los romanos mejoraron las técnicas que los griegos y los etruscos utilizaban.

Vino Romano
Vino Romano

La demanda de vino aumentó en gran medida con la explosión demográfica en Roma desde el 300 A.C. hasta el comienzo de la era cristiana, la cual fue aumentado a más de un millón de personas y, ya que incluso los esclavos bebían vino, se vieron en la necesidad de producir más vino.

Los romanos amaban su vino, lo bebían con cada comida. Sin embargo, como el contenido de alcohol era más fuerte que el que bebemos actualmente, se mezclaba con grandes cantidades de agua. Ellos preferían el vino dulce y curiosamente su vino más preciado era blanco (¿ven porque insisto que debemos tomar más vino blanco?). La mayor parte del vino que consumían venía de la zona que ellos pensaban era la mejor región vinícola, la región de Falerno, cerca de Nápoles.

Sabores inusuales a menudo se añadían al vino, a los romanos les gustaba mezclar miel con esta bebida para hacer un aperitivo llamado mulsum, se añadían también hierbas y especias, y se sabe que agregaban agua salada al vino para darle un sabor más amargo, algunas veces agregaban tiza para reducir la acidez.

Muchas fueron las contribuciones que los romanos hicieron al arte de la viticultura, incluido el uso de accesorios y enrejados, la mejora de las prensas griegas usadas para extraer el jugo, la clasificación de las uvas y los climas y suelos donde crecían mejor y ​​que a su vez permitían el aumento de los rendimientos.

Los romanos mostraron buen gusto al decidir que los vinos de crianza tenían mejor sabor y los vinos de entre diez y veinticinco años de edad eran sus preferidos. Ellos descubrieron que los vinos que se guardaban en recipientes bien cerrados mejoraban con la edad y se fueron los primeros en almacenarlo en barriles de madera. También pueden haber sido los primeros en usar frascos de vidrio y corchos.

Los Romanos exportaron sus excelentes técnicas vitivinícolas a otras zonas de Europa y muchas de estas no cambiaron durante siglos. La demanda de vino se redujo con la caída del Imperio Romano y sorprendentemente fueron los monjes católicos romanos quienes continuaron produciendo vino durante la Edad Media, pero sólo llegaron a ser populares otra vez durante el Renacimiento.

Durante los siglos XIX y XX el vino italiano fue a menudo criticado por su mala calidad y el gobierno decidió tomar las medidas necesarias para controlar el cultivo, producción y elaboración de vinos en todas las regiones y zonas de Italia. DOCG y nuevas regulaciones de vino fueron introducidos para la mejora de la calidad del vino.

Hoy los vinos italianos son considerados por los críticos y expertos como de los mejores en el mundo. Con veinte regiones diferentes para elegir, cada uno con diferentes variedades, nunca es difícil encontrar un buen vino italiano.

About Elsie Mendez Enriquez

Yo me llamaría una “comedora profesional”, hedonista y seguidora fiel de Los Sabores de México no solo en nuestro país, también en otros rincones del mundo donde nuestra cocina tiene un espacio. Viajera y trotamundos siempre en busca de sabores, aromas y colores de otras culturas y países, como representante del educado paladar de los mexicanos, y compartirlo en el sitio web y redes sociales, con el afán de conocer mas del mundo de la gastronomía.

Check Also

Helen Greek Food and Wine: Grecia nunca había estado tan cerca.

Por: Carlos Dragonné Una de las cosas que más lamento no tener en la ciudad …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.