Inicio BebidasArtículos ¿Beber café realmente te deshidrata? Preguntamos a los especialistas

¿Beber café realmente te deshidrata? Preguntamos a los especialistas

No es tan perjudicial como se podría pensar.

por Elsie Mendez Enriquez

Por Elsie Méndez @elsiemendeze

Según la Asociación Nacional del Café, el 62% de los mexicanos bebe café a diario, y el bebedor medio de café consume más de tres tazas al día. Si tiendes a pasar más tiempo bebiendo café en lugar de agua a lo largo del día, es posible que te preguntes: ¿El café me deshidrata?

«El impacto del café en la hidratación es una pregunta súper común», dice Tomás Sanchez, Cardiólogo del Hospital ABC. «Siempre bromeamos que los cardiólogos comienzan cada respuesta con ‘depende’, pero es cierto para esta pregunta».

Café mexicano

Aquí hay algunas maneras de averiguar exactamente cómo su hábito de café está afectando a sus niveles de hidratación.

Si eres un bebedor habitual ¿el café te deshidrata?

bebidas alcohólicas

Si te preocupa tu taza de café matutina, no debes preocuparte demasiado. «Cualquiera que consuma regularmente café o té con cafeína desarrollará una tolerancia, y una taza de café regular no tiene un efecto significativo en el estado general de hidratación», me dice Coralys Abreu, Endocrinóloga del Hospital Ángeles de Interlomas.

Los estudios han demostrado que beber de dos a cuatro tazas de café (alrededor de una taza de 8 onzas – no estamos hablando de Venti aquí) tuvo poco impacto en la hidratación para el bebedor de café regular. La cafeína en el café es un diurético, pero con el consumo regular de café, ese efecto diurético en realidad disminuye, teniendo un impacto mínimo en la producción de orina.

Pero no confundan esta información con un pase libre para no hidratarse en general, es más bien un pase libre para dejar de preocuparse tanto por si el café realmente nos deshidrata. Donde algunos bebedores frecuentes de café pueden empezar a sentirse más deshidratados es cuando toman sorbos de café a lo largo del día y no se hidratan de otras maneras.

«No dejes que tu consumo de cafeína afecte a tu ingesta de líquidos directos, como el agua», me dice Coralys. En resumen, sigues necesitando suficiente agua, sólo que no necesitas sobrecompensar con agua si bebes café. Puede que el café no te deshidrate de forma perjudicial, e incluso puede contar para tu hidratación diaria, pero sigue siendo imprescindible beber suficiente agua a lo largo del día y otras bebidas más hidratantes.

Si eres un bebedor ocasional de café

Mientras que el efecto diurético del café disminuye con el consumo regular de café, el bebedor ocasional de café puede sentir más el impacto de la deshidratación. Simplemente no tienen el mismo nivel de tolerancia que un bebedor de café más frecuente. Sin embargo, el impacto no es demasiado intenso. «En aquellas personas que no consumen cafeína con regularidad, beber de dos a tres tazas de café provocará un aumento mínimo y a muy corto plazo de la diuresis», afirma el Dr. Tómas.

Es importante prestar atención a lo que se siente cuando se toma café. Por ejemplo, si va más veces al baño (por el número uno o el dos), es posible que quiera aumentar la ingesta de líquidos para reponerlos.

Y otra cosa que hay que tener en cuenta: cuando un bebedor habitual de café prescinde de la cafeína durante unos días, debe tratarlo como si fuera un bebedor ocasional cuando vuelve a tomarlo. «Si está enfermo o se está recuperando de una enfermedad que le ha dejado sin cafeína durante unos días, es una buena idea retomar el hábito del café», dice la Dra Coralys. Por supuesto, siempre que se esté enfermo, es importante hidratarse al máximo».

¿Y los que beben café descafeinado? Incluso el descafeinado tiene trazas de cafeína, pero ciertamente tiene menos efecto diurético que el con cafeína.

Conoce tu cuerpo

Cada persona reacciona a la cafeína de forma diferente y tiene distintas necesidades de hidratación en función de su tamaño, edad y grado de ejercicio. Dos tazas de café pueden tener poco impacto en una persona, mientras que otra sentirá efectos más intensos. Ten en cuenta que no todas las tazas de café tienen los mismos niveles de cafeína; si notas un patrón de reacciones adversas, es mejor que disminuyas la cantidad que tomas.

«Lo más fácil es prestar atención a lo que siente tu cuerpo cuando tomas café: su impacto en el sueño y el número de veces que vas al baño», me comenta Dra Coralys Abreu.

Te gustará también

No te pierdas de esto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recetario de la abuela