Inicio Menú Principal Todos tenemos una historia para contar. Esta es un capítulo de la mía.

Todos tenemos una historia para contar. Esta es un capítulo de la mía.

por Andrea Rojas

Dicen que todos tenemos una historia para contar. Hay muchas palabras en mi cabeza y la verdad es que no sé cómo puedo plasmarlas a la perfección para que sepan ¿para qué estoy aquí? 

Los últimos años de mi vida los he pasado viajando, sola y constantemente. Las salas de espera me han visto recorrerlas con un café en la mano y una mochila rosa. Más de una vez las cuatro paredes de un Airbnb han escuchado mis platicas, lágrimas y una que otra risa frente al ordenador. A la par he iniciado una búsqueda incesante. La del “mojito Perfecto”, “el café más rico” y los tacos de pastor mejor imitados. Porque evidentemente los mejores tacos siempre estarán en la esquina de la casa de mis padres donde “Don Beto” por más de 25 años me ha conquistado con su sabor.

todos tenemos una historia

Entre estos viajes, la vida laboral y la tecnología me di cuenta que he dejado de escribir. Escribir de verdad, porque, evidentemente, siendo social media manager escribo todos los días. Escribo posts, blogs, hilos en twitter, mensajes a los clientes, etc. Así que pocas veces tomo el tiempo de dejar volar la cabeza y poder hilar esas historias por contar que tanto importan.

En ese momento me di cuenta que necesitaba algo más, algo que me gustara mucho, con lo que me sintiera cómoda y que me devolviera las ganas y el placer de hacer lo que hago.

todos tenemos una historia

Fue así, literalmente como oración contestada, encontré una publicación de Sabores de México y de un segundo a otro todo aquello que había dejado en un baúl se iluminó y pensé, quizá este sea el momento y la forma de volver, algo así como cuando de niños descubrimos que en el guardarropa estaba Narnia.

Desde ese momento me puse a pensar en los lugares donde he estado últimamente, también en donde estuve los últimos veintiséis años de vida terrenal y estoy segura que, por loco que parezca, mis recuerdos se dividen en tres rubros: los lugares que me impactaron, las comidas que guardaré y saboreé y los deportes que pude ver en ellos. 

todos tenemos una historia

Estas fueron las razones por las que decidí sumarme a este proyecto, un lugar donde se puede ser libre y disfrutar de los placeres en esta vida es una de las cosas que se pueden lograr.

Lo único que me resta escribirles es que mi historia es la historia de una chica que nació en el corazón de la Ciudad de México, Iztapalapa y que ha conocido el mundo por los sabores, por el deporte y por todas aquellas historias que ha escuchado y que hoy va a contar. 

No te pierdas de esto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Recetario de la Abuela