logo

Vegas Uncork’d 2017: Otro año increíble. 1a Parte.

Por: Carlos Dragonné (@carlosdragonne)

5 años han pasado desde la primera vez que fui a Vegas Uncork’d y, como cada año, regreso más enamorado de una ciudad creada para la indulgencia y el cinismo entero del festejo. Y es que, sin importar qué tipo de pecado quieran cometer en esta ciudad, honestamente la gula seguirá siendo la ganadora en la batalla. Pero no se preocupen, que a manera de confesionario y penitencia, Las Vegas ofrece 4 días en los que la redención se oculta detrás del pecado mismo y, para variar, este año nos hemos purificado al máximo. Así que, pecadores, acercaos al templo correcto…

(c) Foto: Carlos Dragonné

Después del evento del décimo aniversario el año pasado, Bon Appétit sabía que tenía que renovarse o morir. Y es que no debe ser fácil continuar sin la presencia de grandes estrellas de la talla de Jean-Georges Vongerichten, Joël Robuchon y Hubert Keller, por mencionar algunos. Pero como eso no los iba a detener, pusieron manos a la obra e impulsaron la presencia de las estrellas que tienen y la nueva llegada de otras que iluminarán el firmamento culinario de Las Vegas en los próximos meses.

Foto: Carlos Dragonné

Ningún Uncork’d puede comenzar sin hacerle honor a la tradición. Por ello nos juntamos todos en The Linq, uno de esos hoteles que tengo en mi lista de pendientes para hospedarme, en donde se realizó el Saber Off, el descorche de la champaña -este año en manos de las muy queridas Susan Fenniger y Mary Sue Milliken- para darle formalidad a los días de perdición alimenticia.

(c) Foto: Carlos Dragonné

Mi nutriólogo prefiere bloquearme durante estos días. O, más bien, prefiero bloquearlo yo a él, porque así no hay ni culpas ni intenciones de hacerme crear conciencia. Así me di a la tarea de sorprenderme, de descubrir personalidades y sabores que no conocía antes o que, cuando más, había leído sobre ellos pero no había tenido oportunidad de probar sus creaciones.

(c) Foto: Carlos Dragonné

Ese fue mi acercamiento a SUGARCANE, del chef Timon Balloo, un imperdible de Miami que entra por la puerta grande este año en la ciudad del pecado y se acomoda en el soberbio Restaurant Row de The Venetian para acompañar la oferta culinaria de Sands, junto a nombres como Mario Batali, Thomas Keller, Emeril Lagasse y Wolfgang Puck, entre otros. Balloo es dinámico, elocuente y divertido. Su cocina es, sin duda, un reflejo de estas características. Con toques asiáticos y una fuerte influencia sudamericana, Balloo ha llegado a Las Vegas a conquistar un mercado que cada año exige más de la comida y menos del juego.

(c) Foto: Carlos Dragonné

La gran ventaja de mis días en Vegas Uncork’d es que mi hospedaje en The Palazzo me dejaba reposar de la mejor manera la indulgencia y recargar energías para el siguiente punto en la agenda de apapacho al paladar. Y para justamente esto último, nada mejor que Jaleo, del chef José Andrés, una de las figuras públicas de la gastronomía que he seguido desde siempre y que, incluso, ha servido para mi formación.

(c) Foto: Carlos Dragonné

Ahí estaba yo, en The Cosmopolitan, viendo paellas gigantes prepararse con velocidad y maestría, siempre bajo la guía de José Andrés que, además, mantiene viva la tradición de anunciar con campana y grito que la paella está lista para servirse. Porque, al final, la tradición de la paella siempre ha sido el de un plato que reúne a la gente en una celebración importante y miren que Uncork’d es una que lo merece. A bombo y platillo. O, como les digo, a campana y grito.

(c) Foto: Carlos Dragonné

Conforme pasan las horas del viernes de Vegas Uncork’d, uno no puede sino respirar con ansiedad y entender que algo grande se está preparando. Pero confieso que desde que vi a los chefs y restaurantes participantes de este año, mi curiosidad palpitaba por la ausencia de muchos de los nombres que han llenado mis antojos en los últimos 5 años y que se convirtieron en básicos de mi agenda en la ciudad de Las Vegas. Este año no habría el brindis que habíamos hecho una tradición con Jean-Georges Vongerichten, o la firma anual con Hubert Keller y Lupe Ávila de Fleur. Pero The Grand Tasting no estaba listo para tirar la toalla o decepcionar ni a los nuevos asistentes, ni a viejos comensales como nosotros.

(c) Foto: Carlos Dragonné

Este evento es una gran oportunidad de descubrir restaurantes y espacios de Las Vegas que, normalmente no conocemos. Lugares de hoteles a los que nunca vamos -cosa que tenemos que corregir- y que terminan por, en ocasiones, opacar a las grandes estrellas. Ejemplo claro fue el restaurante Mizumi que presentó unas brochetas con carne Wagyu que coquetearon con el paladar de una manera única y unos raviolis de Il Mulino, ubicados en Forum Shops at Caesars que brillaron de una manera espectacular este año.

(c) Foto: Carlos Dragonné

Siempre les he dicho que si se trata de reservar su viaje para Vegas Uncork’d, el Grand Tasting tendría que ser razón suficiente, pero cuando un evento se forma de tanta grandeza, los días parecen no ser suficientes para aprehender lo que se está viviendo. Y es que tras el bacanal en Garden of the Gods de Caesars Palace el viernes por la noche, tocó disfrutar la soberbia insuperable de Nobu de la que ya les platiqué en otro artículo. Pero, además, cerramos el sábado con la presentación de lo nuevo en Las Vegas y que estará atrayendo comensales de todo el continente en lo que falta del 2017.

(c) Foto: Carlos Dragonné

Lorena García llegó a la ciudad de la mano de John Kunkel y se armó una fiesta digna para presentarla con todos los reflectores que esto merece. CHICA es el concepto de cocina latinoamericana que trajo a The Venetian y con un tema que raya en la multiculturalidad del continente, esta nueva etapa en la carrera de Lorena García se levanta como uno de sus más grandes retos. No debe ser poca cosa si uno se da cuenta que, a las puertas del hotel, García es la nueva figura central del panteón de grandes cocineros de las propiedades de Sands.

(c) Foto: Carlos Dragonné

Ese primer sábado de mayo es, siempre, un extraño coctel de sentimientos. Y así lo ha sido desde hace 5 años. Porque si bien representa el cierre de cuatro días de intensa creación de nuevas memorias gustativas, también es el momento en que sabes que faltará un año para ver a todos estos grandes juntos de nuevo. Y sí… siempre podremos regresar en cualquier fin de semana a probarlos de manera individual, a pasearnos por los pasillos de hoteles y resorts en busca de ese platillo que nos hizo agradecer la suerte de haber estado esa noche ahí, bajo el claro cielo del desierto de Nevada. Pero no deja de ser triste, saber que es la última noche y que Vegas Uncork’d ha terminado.

(c) Foto: Carlos Dragonné

Y entonces, caminando por Las Vegas Boulevard, mientras los pecados surgen y rebotan entre las paredes de casinos, habitaciones, restaurantes y los bares, la gula misma me ha devorado sin penitencia alguna y me he entregado a estos 4 días que otros mismos podrían considerar la perdición total. Pero, como les dije, la redención se encuentra detrás del pecado mismo. Porque no es lo mismo pecar sin sentido, que entregarse a los placeres que los mismos dioses decidieron darnos por mano propia. Porque de dioses y cocina están llenos los concilios de leyendas. Y nosotros hemos sido, simplemente, invitados a ellos. Salid, entonces, de su templo predilecto. Vayan en paz que esta redención ha terminado.

 

About Carlos Dragonné

Cineasta, escritor y cocinero. Sufro de analisistis aguda, con cuadros de humor negro crónico recurrente. Músico con un piano cerca. Reconstructor de fantasías

Check Also

Kansas City

Un roadtrip a una ciudad que sorprende: Kansas City y de regreso

Por: Carlos Dragonné Estamos en Kansas City. Pero déjenme contarles algo antes. Cuando era niño, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*