logo

Road Trip. Primera Parte: Museos, Memoriales y casi mil kilómetros de ida.

Por Carlos Dragonne

Cuando uno toma la tranquilidad de hacer viajes por capricho, termina enamorándose de los destinos que visita casi de manera automática. Realizar viajes sin esperar nada a cambio, sin buscar que le vuelen a uno las expectativas o le satisfagan antojos imaginados durante años, es cuando se entrega a descubrir cada rincón que se encuentra en el camino. Y si a eso le sumamos un recorrido en carretera que dura muchas horas, con casi dos mil kilómetros recorridos, entonces termina uno agradeciendo el haber aprendido a desprenderse de las culpas de viajar, de los temores de las deudas y se entrega a la aventura en su máxima expresión. Y es que eso fue lo que este viaje medianamente caprichoso representó, apoyado, en primer lugar, por una oferta de vuelos a la ciudad de Dallas que nos encontramos en la página de Aeroméxico con la que nos costó apenas 3 mil pesos el boleto redondo y, por supuesto, en medio de la planeación con Budget Rent A Car, que terminó, de nuevo, ofreciendo las mejores ofertas y los mejores autos para este viajecito de 5 días que nos llevó a atravesar tres estados de la Unión Americana.Museos y Memoriales en USA

En mayo pasado, justo regresando de Las Vegas, viaje que ya pudieron leer en todos los artículos que están publicados en el sitio con motivo de Vegas Uncork’d 2016, mi necesidad de treparme a un avión ya estaba satisfecha por algún tiempo. El pequeño problema para mi planeación fue la publicación, el mismo día, del calendario de la NFL y una oferta de un Outlet de Aeroméxico que terminaron en la compra de boletos ni bien había terminado de hacer corte mi tarjeta. Y es que esa es, sin duda, la mejor manera de viajar: por capricho, pero sin hacer las cosas de manera irresponsable, sino planeadas. El partido inaugural de mi equipo favorito (y único) sería el 11 de septiembre en el estadio Kansas City Chiefs. He tenido la oportunidad de ir a varios juegos de fútbol americano, pero nunca me había tocado el chance de ver a mis San Diego Chargers en acción. Después de ver algunas opciones de vuelos a Kansas y descubrir que llegar a esta importante ciudad del centro de Estados Unidos puede costarte al menos 11mil pesos con al menos una escala, me fui a Google Maps, chequé las rutas posibles y mis opciones se habían reducido a volar a Dallas o volar a Chicago. La primera opción ganó en cuanto entré a cotizar los vuelos y me encontré con la oferta que ya les mencioné. Así que arrancamos el plan y terminó en uno de los placeres más grandes que puede existir cuando son viajeros empedernidos: la aventura. Llegamos a Dallas en un vuelo con muy buen horario y recogimos el auto que habíamos rentado previamente en Budget Rent a Car -recuerden los tips que publicamos hace unas semanas sobre pagar todo desde antes de irse para que no exista sorpresa alguna- y decidimos pasar la primera noche en Dallas. ¿Qué íbamos a hacer? Al ser un viaje en que la única meta importante era llegar el domingo al estadio, teníamos la libertad de hacer lo que se nos pusiera enfrente y a partir de ahí, el tema de este viaje empezaría a tomar forma, porque terminamos llegando al antiguo Texas School Book Depository, hoy convertido en un Museo y Memorial sobre el asesinato de John F. Kennedy en 1963.Museos y Memoriales en USA

Museos y Memoriales en USASiempre he sido un apasionado de ese momento cumbre en la historia de Estados Unidos, por lo que poder recorrer el museo y llegar al punto desde el cual Lee Harvey Oswald disparó los tiros fatales que terminaron con la vida de 34º Presidente de Estados Unidos es de las experiencias culturales más impactantes. Los norteamericanos saben hacer memoriales muy bien. Quizá es de esos elementos de su cultura que más admiro pues agarran con toda la fuerza su historia y buscan que no se olvide nunca con la intención de que no se repita. El museo es todo un recorrido desde la victoria de Kennedy en el 60 hasta el momento fatídico y las consecuencias de investigación y teorías de la conspiración sobre el tema. Estar ahí, parado junto a la ventana por la que Oswald disparó es algo que te deja frío, meditando lo que significa estar en el mismo lugar donde se construyó ese episodio de la historia que afectó no sólo al país vecino sino al mundo entero, pues recordemos que desencadenó en el recrudecimiento de la guerra de Vietnam.Museos y Memoriales en USA

Saliendo del Sixth Floor Museum and Memorial y caminando por la calle donde sucedieron los hechos nos quedó claro que este recorrido por tres estados de la Unión Americana sería diferente. No sólo gastronomía viviríamos en este viaje, sino momentos clave que, de otra manera, no pensamos en realizar en una planeación vacacional tradicional. Cenamos en un distrito en Dallas donde el arte y la música se sienten en cada local, con conciertos gratuitos, exhibiciones cinematográficas al aire libre, cervecerías locales y exposiciones fotográficas que le dan una mejor cara a Dallas de lo que te imaginas por primera vez. Pero teníamos que dormir temprano porque al día siguiente comenzaba nuestro road trip rumbo a Kansas City en un recorrido de más de 800 kilómetros por el camino largo. ¿Por qué? Porque hay un punto de Estados Unidos que quería conocer y esta parecía la única oportunidad de hacerlo: Oklahoma City. ¿Por qué Oklahoma City? Pues es que, sin planearlo específicamente, ya les dije que estos días serían más dedicados a los memoriales y los museos, y el único que tenía claro desde que me subí al avión era el Oklahoma City National Memorial del atentado de 1996 que destruyó el edificio federal Alfred P. Murrah, considerado hasta el 11 de septiembre de 2001 como el atentado terrorista más grave en la historia de Estados Unidos.Museos y Memoriales en USA

Museos y Memoriales en USAReconfirmo que los norteamericanos saben hacer memoriales como casi nadie y que la gente no olvida nunca. Desde la llegada uno se puede dar cuenta que los recuerdos siguen fluyendo en las paredes, en las calles, aún con ofrendas que los familiares de las 168 víctimas fatales siguen llevando para recordar a quienes perdieron la vida. En donde antes estaba el edificio, ahora hay un jardín llamado The Field of Empty Chairs en el que 168 sillas acomodadas según el piso donde trabajaban y cada una con el nombre de la víctima. Llama la atención la existencia de 19 sillas más pequeñas, que conmemoran a las 19 víctimas infantiles del atentados y 5 sillas puestas de manera asimétrica a las 9 hileras representando los pisos del edificio, pues pertenecen a las 5 víctimas que fallecieron fuera del edificio. Al centro, dos arcos monumentales cercan un espejo de agua. En uno de los arcos se lee 9:01 y en el otro extremo de la plaza, se lee 9:03. Sí… como imaginaron, el atentado se llevó a cabo a las 9:02 de la mañana. La razón de estos arcos, grabada en el memorial: Uno representa la hora en que todo era inocencia. El otro, representa el minuto en que comenzamos a sanar. Sí… los gringos saben llegarte a las entrañas con sus memoriales.Museos y Memoriales en USA

Airbnb y Budget Rent a CarOklahoma City no es una ciudad en la que pasaría mucho tiempo, aunque no dudo que tenga muchísimas cosas por hacer en ella, pero teníamos el tiempo encima para llegar a la casa que rentamos a través de AirBnB en Kansas City y nuestro reloj decía que, si salíamos en ese momento, sin detenernos, estaríamos llegando a Kansas City alrededor de las 10 de la noche. Así que nos trepamos al auto, enfilamos a la carretera y aprovechamos las virtudes del cruise control, el navegador GPS y nos enfocamos en llegar a la ciudad que nos tendría como invitados el fin de semana. ¿Llegamos a tiempo? No, la realidad es que no, porque alrededor de las 8 de la noche nuestros celulares sonaron con dos alertas generales: Inundaciones y Vientos Intensos en nuestra zona. Los primeros minutos después de las alarmas volteé con mi copiloto y medianamente nos burlamos de la exageración de prevención que tienen en los Estados Unidos. Dos minutos después de haber hecho este comentario, confirmé que la prevención de desastres es lo que evita tragedias. Se las pongo así… si una lluvia como la que nos cayó encima mientras manejábamos buscando una gasolinería o una parada de carretera cayera en la ciudad de México o en una de las carreteras de nuestro país, la cantidad de accidentes, deslaves e inundaciones serían noticia internacional. El aire, con ráfagas superiores a los 90 kilómetros por hora nos movían el auto, pegándonos de lado. Aquí una de las recomendaciones más importantes que les puedo hacer cuando renten un coche en sus viajes: si empieza a diluviar, párense, no se arriesguen y relájense en algún lugar mientras la tormenta pasa. Más de una hora y media esperando a que bajara la lluvia nos retrasó para continuar el viaje a Kansas City y, si bien el lugar donde esperamos estaba bastante agradable, sabía que el resto del camino no iba a ser del todo agradable. Pero me equivoqué… A pesar de la tormenta, en cuanto bajó el agua, el camino continuó con toda la calma posible, en carreteras de 3, 4 o hasta 5 carriles por lado. Así que, atravesamos Oklahoma y nos adentramos a Missouri -pellizcando por un momento el estado de Kansas, de lo que les contaré en el siguiente artículo- y llegamos a Independence, Missouri, un condado pegado a Kansas City, nuestro destino clave en este road trip. Ahí estábamos… casi 900 kilómetros después, estacionándonos en el garage de una casa en los suburbios de Independence y listos para disfrutar una ciudad que nos sorprendería tanto que, si pudiera, me mudaría ahí mañana. Pero esa es otra historia. Una que les contaré en el siguiente artículo.

About Carlos Dragonné

Cineasta, escritor y cocinero. Sufro de analisistis aguda, con cuadros de humor negro crónico recurrente. Músico con un piano cerca. Reconstructor de fantasías

Check Also

Yauatcha. El significado emocional de un Dim Sum.

Por: Carlos Dragonné Aquí les va a sorprender un poco algo, pero tengo que confesar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*