logo

Restaurante Juan y medio, los sabores caseros de Chile

Por Elsie Méndez @sabormexico

Al borde de la carretera se encuentra el restaurante Juan y medio, ese típico lugar que abrió sus puertas en el año 1947 en la recién pavimentada ruta 5 sur en Chile y del que había oído hablar maravillas, y es que, ¿Cuántas veces se tiene oportunidad de conocer la cocina autentica y tradicional de un lugar como si comieras en la casa de cualquiera de sus habitantes? A menos de que te hospedes o te inviten a su casa la verdad es que es difícil y lugares como Juan y Medio – que siempre hay alguno en ese país o ciudad que se visita – nos permiten adentrarnos en las costumbres de los locales y sentirnos parte de ellos.Restaurante Juan y Medio, Santiago de Chile.

Se dice que lleva ese nombre porque su fundadora, la señora Ana Miranda Carreño, así le decía de cariño a sus esposo, un apodo que se gano por su enorme estatura y peso, el cual tenía un apetito feroz, para el cual Doña Ana siempre preparaba abundantes platillos, mismos que hoy se sirven en su restaurantes, de la cocina típica chilena.Restaurante Juan y Medio, Santiago de Chile.

Restaurante Juan y Medio, Santiago de ChileDespués de un largo recorrido, el grupo que viajábamos por Chile llego hambriento y entusiasta por conocer más de cerca las costumbres culinarias de los pobladores chilenos. Rodeados de una ambiente familiar y de grupos que reflejaban la alegría de quienes los conformaban, nos dispusimos a degustar cuanto nos pusieran en frente.Restaurante Juan y Medio, Santiago de Chile.

Con una muy respetable reputación de más de 60 años, Juan y Medio nos hace sentir como en casa, y si no fuera porque varios de los que nos acompañan hablan otro idioma, pasaríamos como cualquier otro chileno que por ahí pasa para gozar de los platillos que día a día sirven para conquistar a propios y extraños.Restaurante Juan y Medio, Santiago de Chile.

Cuando escuche el sin fin de peticiones que hizo María José pensé, esto se va a poner bueno, así que traté de calmar mis ansias con una cerveza local mientras compartíamos nuestras experiencias de cada momento vivido hasta ese instante de nuestro viaje.Restaurante Juan y Medio, Santiago de Chile.

Finalmente llegaron las viandas, plato tras plato se fue llenando la mesa y todos corrimos cámara en mano para tomar tantas fotos y en el menor tiempo que nos fuera posible para aventar todo, agarrar el tenedor y meterlo en todas esas delicias que se postraban frente a nosotros.Restaurante Juan y Medio, Santiago de Chile.

Lo primero a lo que le metí el diente fue a la Pichanga, un platillo típico chileno que se acostumbra comer en casa como botana durante los partidos de futbol o reuniones familiares. Se compone de lengua cocida en olla de presión aliñada, jamón y arroyado (carne de cerdo adobada que se pico y luego se envuelve con los mismos cueros) aceitunas y queso.Restaurante Juan y Medio, Santiago de Chile.

Restaurante Juan y Medio, Santiago de ChileA este le siguieron platillos con huevos fritos, chorizos, verduras, papas cocidas y algo que en México se conoce como moronga o en España la morcilla que es a base de sangre de puerco y se hace un embutido. También otro plato muy rico que es como la panceta en la que envuelven la carne del cerdo con la piel y luego la amarran y se va cortando en rebanada y como si esto no fuera suficiente, grandes trozos de rica carne jugosa y muy saborosa. Y mientras todos metíamos el tenedor y el cuchillo en cada plato, María José me explicaba que frente a nosotros estaban todos esos platillos que en su casa y la de sus amigos y familiares se disfrutan un día cualquiera, en verdad estábamos comiendo como en casa de un chileno cualquiera.Restaurante Juan y Medio, Santiago de Chile.

Hay tantas cosas que nos unen a los latinos, entre esas, el tema de la comida y aunque algunos los llamen de forma diferente, las raíces se encuentran y se entre cruzan en las mesas y costumbres culinarias de muchos. Tal vez para mis amigos de Polonia, Sudáfrica o Corea esos platos era de lo más extraño algunos y otros no tanto o todos por completo, pero para mi, resulto no ser tan diferente y hubo sabores y texturas que me mostraron que los chilenos y mexicanos no somos tan diferentes y hay sabores que nos unen.Restaurante Juan y Medio, Santiago de Chile.

Sin lugar a dudas es impensable que visiten Chile y no se de un tiempo para visitar este lugar y conocer de cerca a los chilenos a través de su gastronomía.

Mayores informes visiten http://www.juanymedio.cl/

 

 

About Elsie Mendez Enriquez

Yo me llamaría una “comedora profesional”, hedonista y seguidora fiel de Los Sabores de México no solo en nuestro país, también en otros rincones del mundo donde nuestra cocina tiene un espacio. Viajera y trotamundos siempre en busca de sabores, aromas y colores de otras culturas y países, como representante del educado paladar de mexicanos, y compartirlo en su blog y redes sociales con el afán de conocer mas del mundo de la gastronomía.

Check Also

Ni Janitzio, ni Pátzcuaro. ¿Dónde ir en Día de Muertos?

Por: Carlos Dragonné Se nos viene encima la que, a mi gusto, es la celebración …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*