logo

Un mezcal hecho Cómplice llega a nuestras mesas

Por Elsa Romo @elsitaromo

Es cierto que para disfrutar de un mezcal se necesita de un cómplice o de varios, y qué mejor si estamos en el auge de una celebración. Desde hace muchas décadas la tradición del mezcal se hace presente en pueblos productores de mezcal en México y a modo ceremonial se regalan botellas, por ejemplo, cuando se va a pedir la mano de la novia, en los bautizos, cumpleaños, velorios y fiestas patronales. Pero esta bebida tradicional ha conquistado innumerables paladares para hacerse presente cada vez más y más en nuestras mesas.

Por las razones anteriores Mezcal Cómplice hace honor a su nombre. Este destilado elaborado con agave 100% espadín es producido artesanalmente en San Dionisio Ocotepec, Oaxaca. La marca cuenta con cuatro etiquetas: Cómplice de aventura, mezcal joven; Cómplice de amor, mezcal reposado; Cómplice de Éxito, mezcal añejo y Cómplice de vida, mezcal gran reserva. Todos elaborados con agaves que cuentan de ocho a diez años de maduración, cocidos en hornos de piedra y fermentados en madera de encino para después ser destilados en alambiques de cobre.

A través de una cata liderada por el sommelier Nicolas Nolk del restaurante The Palm en Polanco, pudimos conocer el mezcal joven y el reposado de Cómplice.

Para apreciar un mezcal se debe analizar al primer sorbo, el olfato también influye pero es hasta el momento de probarlo cuando nos podremos dar cuenta de sus características organolépticas más complejas presentes en las familias de aromas y gustos que somos capaces de percibir de acuerdo a nuestra memoria.

Es importante resaltar que para catar un mezcal debemos fijarnos en cuatro elementos: dulzor, salinidad, amargor y acidez.

Al empezar la cata, el sommelier Nicolas Nolk destaca que el mezcal blanco o joven no se añeja en barricas, simplemente se elabora y se embotella tras un proceso de una semana de cocer el agave en hornos de piedra para posteriormente ser molido en la taona, ya luego viene la fermentación en cubas de cobre y libres de levaduras cultivadas, lo cual le brinda su característica de producto orgánico a Mezcal Cómplice, avalado por la FDA.

En el caso del mezcal blanco o Cómplice de Aventura, pudimos percibir a través del olfato notas de humo gracias al horno bajo tierra, además de cítricos como mandarina, limón eureka y flores del tipo de manzanillas secas. En gusto es alto en acidez y de buen amargor, destacan sabores a lima y se aprecian una sutil mineralidad y dulzores agradables del agave cocido.

El mezcal reposado, que lleva por nombre Cómplice de amor, pasa seis meses en barricas de roble blanco de segundo uso, es el único mezcal de la línea Cómplice añejado en este tipo de madera. El resultado es un sabor suave pero robusto. Al catar el mezcal Cómplice reposado pudimos deleitarnos con aromas más dulces al olfato identificando notas de caramelo, vainilla, maderas, agave cocido y flores de campo; en gusto se hacen presentes sabores como la miel, ahumados intensos, vainilla, canela, pimienta rosa y madera quemada.

El mezcal en la cultura mexicana se asocia también para generar estados de ánimo en los individuos y esto es lo que ofrece Cómplice en cada una de sus etiquetas, conservando siempre los valores y tradiciones de las regiones mezcaleras además de involucrar a las comunidades en la producción del agave a través de esquemas de participación para generar auto empleo y emprendimiento en personas de distintas regiones del estado de Oaxaca. Cada botella de Mezcal Cómplice cuenta con el número de botella, lote y año de elaboración indicados además del nombre del maestro mezcalero.

Si quieres obtener tus Cómplices, los puedes encontrar en cualquier sucursal de La Europea o adquirirlo en linea aquí.

About Elsa Romo

Elsa Romo

Elsa Romo, amante de lo culinario, community manager con habilidades turistologas y administrativas, RP de jóvenes chefs y preguntona.

Check Also

Receta Ponche de Brandy y Té Negro

Receta Ponche de Brandy y Té Negro, perfecta para las fiestas

Yo no soy mucho de cocteles, ya que no soy muy afecta a las bebidas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*