Hotel Monasterio, Cusco, Peru, Los Sabores de México

Hotel Monasterio, alma, corazón y misticismo

Por Elsie Méndez @sabormexico

Cierro mis ojos, y pongo mi mente en medio de ese enorme patio donde se encuentra el cedro de 300 años que resguarda los recuerdos y la historia de este majestuoso edificio lleno de alma, corazón y misticismo, para así poder contar la historia de este viaje donde conocí nuevos amigos y aprendí que  hay muchos otros líderes dispuestos a hacer del Perú, un mejor lugar para quienes lo habitan, que detrás de la puerta del Hotel Monasterio se encuentran secretos que uno nunca hubiera imaginado.

Atravieso de nuevo el túnel del tiempo que me llevo a 1598 cuando el seminario de San Antonio Abad recién reconstruido sobre lo que fuera el palacio del inca Amaru Qhala, vivía sus momentos mas gloriosos y estrenaba su nueva capilla después del terremoto que propiciara su construcción. Con la referencia de los cuadros y retablos de la escuela cusqueña del siglo XVI que cuelgan de sus muros, imagino el caminar pausado de quienes ahí habitaron, y a lo lejos, escucho el cantico y rezos de sacerdotes y seminaristas entre campanada y campanada de la catedral de Cusco.

Si ya Cusco en si mismo es totalmente mágico, poder hospedarse en un sitio como Hotel Monasterio lo hace todavía mas especial, custodio de tesoros nacionales, este espacio singular del Perú conserva de forma excepcional una de las joyas arquitectónicas más importantes del mundo, y lo mejor es el ambiente de paz y tranquilidad que se respira en cada una de las áreas que lo conforman.

Botanas con maiz chulpi, Hotel Monasterio, Cusco, Peru, Los Sabores de México
Botanas con maiz chulpi, Hotel Monasterio, Cusco, Peru, Los Sabores de México

Aun recuerdo el sonido grave de la voz de Carlos Gutiérrez, gerente del restaurante del hotel que nos ofreció nuestros primeros refrigerios cusqueños mientras nos platicaba de las clases de cocina que incluían visita al mercado, de los recorridos que hacen por el hotel explicando todas las obras de arte que son parte de la colección y de las cenas temáticas que tienen cada noche, sin pensarlo y sin sentir pena alguna, hice cambio de planes, Machu Pichu me va a esperar para la próxima, porque este hotel merece completos los dos días que estaré en Cusco. Así, mientras escuchaba atenta lo que me explicaba del maíz chulpi y de cómo lo tuestan en vasijas de barro, devoraba uno a uno los granos entre tragos de cerveza cusqueña y los alternaba con esas papas que hubiera deseado traerme unos kilos dentro de la maleta. Nadie mejor que un cusqueño para que te reciba con botanas y bocadillos muy típicos de esta ciudad que fuera capital del imperio Inca.

Nos montamos en una camioneta que nos llevaría al mercado, que aunque esta a tan solo unas cuadras evitaría que camináramos en el primer día en esas calles tan empinadas de regreso al hotel. Saludando a unos y otros desde la entrada al mercado municipal San Pedro, el Chef Jorge nos guía pasillo adentro para ir conociendo la vida intima y costumbres de los cusqueños, entre frutos que nunca antes había visto y olido y tratando de descubrir que era aquello que se encontraba en el puesto frente a nosotros, probando aquí y allá, sin miedo, porque me comentaba el chef Jorge que debido a los altos estándares del hotel todo lo que el compra y adquiere en este mercado debe tener una calidad insuperable, además, a quienes le compra no tienen intermediarios lo que significa que esta pagando un precio justo al productor, aquí fue la primera vez que algunos de los secretos de este hotel se me develaban.

Hechas las compras y después de recibir mi primer abrazo peruano fuerte y sincero, proveniente de una de las vendedoras del mercado en agradecimiento por visitarles, tomamos rumbo de regreso al hotel y mientras el chef preparaba todo para poder adiestrarnos con un par de platillos para replicarlos a nuestro regreso a casa, tuve una charla con Vilmar, bartender y mixologo del hotel quien tuvo la amabilidad de presentarme por primera vez un chilcano y enseñarme que en el Perú existe mucho mas que pisco sour. Utilizando productos que nosotros mismos compramos en el mercado me preparo un Chilcano de maracuyá y un Inca Martini, ambos frescos, no muy dulces y perfectos para esa tarde con mucho sol.

Lomo Salteado, Botanas con maiz chulpi, Hotel Monasterio, Cusco, Peru, Los Sabores de México
Lomo Salteado, Hotel Monasterio, Cusco, Peru, Los Sabores de México

En Cusco, en el Hotel Monasterio, recomprobe que la hermandad que sentimos los mexicanos con la cocina de este país se debe en mucho a los ingredientes y estilo de platillos que en ambos países hemos venido cocinando y forman parte de nuestras costumbres, además de compartir las influencias españolas y asiáticas que ambas cocinas tienen, eso nos trae a la memoria gustativa momentos que nos conectan con México desde el mismo Perú. Mientras cocinábamos bajo la bóveda del salón comedor del restaurante del Hotel, Jorge me iba introduciendo mas de cerca a los sabores peruanos, a entender mejor el origen de cada platillo y el uso de los ingredientes. El olor del Lomo Salteado pareciera haberse quedado pegado a mi nariz porque con tan solo cerrar los ojos puedo hasta sentir su sabor. Por cierto, ya lo hice en casa y quedo delicioso.

Un momento de descanso y llegada la noche tendría oportunidad de conocer a un gran hombre, que con su amistosa y dulce sonrisa nos esperaba para cenar a la luz tenue del restaurante principal del hotel y entre el suave sonido de la voz de dos cantantes de ópera, podríamos deleitarnos con nuevos y suculentos platillos pero además nos contaría una historia que me dejo claro donde estaba el hilo conductor de todos los que laboran en Hotel Monasterio, su nombre es Gustavo de León, Gerente General del hotel.

Con voz pausada nos llevo entre historias y anécdotas, mientras solicitaba traer a la mesa platos y platos que llenaban de placer a nuestro paladar, así fue como nos conto de cómo una huerta que tenia como fin abastecer al hotel Machu Pichu Sanctuary Lodge hasta donde la vida lo llevo, pudo poner en practica lo que aprendió en la escuela de agronomía, esa carrera que no pudo terminar en la academia tendría un final en practica que muchos jamás imaginan lograr.

Gustavo de León, Gerente General, Hotel Monasterio, Cusco, Peru, Los Sabores de México
Gustavo de León, Gerente General, Hotel Monasterio, Cusco, Peru, Los Sabores de México

Una sencilla huerta se convirtió en un Centro de Capacitación Agrocológica, en el que Gustavo creo un programa de ayuda para pobladores de la región en el cual durante un mes aprenden de manejo de invernadero, producción de hortalizas, reciclaje de papel, fertilización orgánica, mercadotecnia agrícola, no solo sin costo alguno, además se les proporciona hospedaje y alimentación, todo con el propósito que cuando terminen pueden aplicar todo lo aprendido en sus mismas tierras y comunidades.

Desde su llegada se les enseñan las cocinas, los comedores, se sientan a comer y ven de cerca en lo que su trabajo diario se convertirá, al final del periodo, nuevamente pasean por los salones y entienden la importancia de su trabajo en el campo. Un día, nos contaba Gustavo, a quienes esa noche compartimos la mesa,  –“me llamo a mi celular uno de los estudiantes para pedirme que fuera hasta su huerto y viera los frutos de las enseñanzas y trabajo que había hecho en el Centro, en ese trocito de tierra que su abuelo había accedido a darle” – . Hoy ese joven entusiasta, es uno de los proveedores mas importante de ambos hoteles.

Cuando Gustavo fue promovido al Hotel Monasterio en Cusco, vio la forma de continuar con su labor en apoyo al campo y lo logro a través del Festival de la Papa en el mes de mayo, donde centenares de productores pudieron mostrar orgullosos los productos e ingredientes que ellos mismos consumen y que son parte de los que como huéspedes tenemos a la mesa cuando visitamos este lugar.

Festival de la Papa, Hotel Monasterio, Cusco, Peru, Los Sabores de Mexico
Festival de la Papa, Hotel Monasterio, Cusco, Peru, Los Sabores de Mexico

No dudo que otras empresas alrededor del mundo tengan dentro de sus programas de trabajo ayuda y apoyo a organizaciones o instituciones, el tema es que tal vez quienes están al frente de estas cadenas hoteleras no lo ven como algo personal y solo como una más de sus actividades laborales, la diferencia en Hotel Monasterio de la cadena Orient Express, es que cuenta con seres humanos interesados en compartir y dejar granitos de arena a su alrededor que permiten a otros tener una mejor forma de vida.

Uno a veces piensa que la magia y la belleza de un lugar es lo que nos conquista, porque el misticismo de su historia es lo que le da la grandeza, pero las fotografías nunca son capaces de mostrar el alma y corazón de quienes ahí laboran, y es ese el elemento preciso, que hace que nuestros viajes se conviertan en momentos incomparables, si, en Hotel Monasterio el pasado esta ahí para disfrutarse, pero es el presente y el futuro lo que esta ahí para vivirse.

Hotel Monasterio
Calle Palacio 136
Plazoleta Nazarenas
Cusco,Perú

Review Overview

User Rating: 4.95 ( 1 votes)

About Elsie Mendez Enriquez

Yo me llamaría una “comedora profesional”, hedonista y seguidora fiel de Los Sabores de México no solo en nuestro país, también en otros rincones del mundo donde nuestra cocina tiene un espacio. Viajera y trotamundos siempre en busca de sabores, aromas y colores de otras culturas y países, como representante del educado paladar de mexicanos, y compartirlo en su blog y redes sociales con el afán de conocer mas del mundo de la gastronomía.

Check Also

San Miguel Food Festival. Gastronomía, música y arte en el mismo espacio

Por Elsie Méndez @sabormexico La Tercera edición del San Miguel de Allende Food Festival está …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*