Nathan's en el New York, New York Casino

Fast Food Vegas. Porque no todo son manteles largos.

Por: Carlos Dragonné (@carlosdragonne)

Hemos hablado en varias ocasiones sobre la grandeza culinaria de la ciudad de Las Vegas y nos hemos maravillado de lo que podemos encontrar en los grandes hoteles y casinos en términos de restaurantes y grandes chefs para saciar los más increíbles deseos gastronómicos que podemos imaginar. Desde la grandeza de Joël Robuchon y su alta cocina, hasta las reinterpretaciones de grandes platos clásicos creadas por Jean Georges Vongerichten, Las Vegas tiene demasiado que ofrecernos en términos de maravilla culinaria. Pero, ¿qué pasa cuando el antojo es más mundano o, incluso, cuando el propósito de nuestro viaje es la diversión, el entretenimiento y no, específicamente, la comida única e irrepetible? ¿Qué pasa cuando nos gana el impulso de la comida rápida o el antojo de una clásica hamburguesa? ¿Cómo negarnos si estamos, además, en el país que llevó la comida rápida a niveles insospechados? Es hora de que hagamos un recorrido por esa emblemática comida de Estados Unidos y que, por mucho tiempo, ha sido vapuleada como la causa de cualquier cantidad de males cuando, en realidad, es más la causa de cualquier cantidad de antojos cumplidos. Eso sí… hay que saber elegir. Aquí nuestra lista de lo mejor que pueden encontrar de comida rápida en la ciudad del pecado.

Nathan's en el New York, New York Casino
Nathan’s en el New York, New York Casino

Nathan’s. Por si extrañan New York…

Por supuesto lo pueden encontrar en muchas locaciones, desde el Monte Carlo, The Venetian o Mandalay Bay, pero si ya se van a meter en el juego de la nostalgia de otra ciudad, nada como ir al New York, New York Hotel & Casino y ahí, en esa representación de mampostería de la Gran Manzana, probar los que muchos consideran los mejores Hot Dogs de la cocina rápida norteamericana. Inaugurado en 1916 como un pequeño puesto de Hot Dogs en Coney Island, a casi 100 años de su creación esta cadena creada por un inmigrante polaco se ha convertido en la insignia del sueño americano. En los momentos anecdóticos de esta cadena se recuerda la regularidad de Al Capone y Cary Grant semana con semana e, incluso, esa cena en la que el Presidente Franklin D. Roosevelt sirvió los hot dogs en la cena a los reyes de Inglaterra en su visita oficial. Hoy, además, auspicia el concurso anual de comedores de hot dogs que es toda una tradición y fenómeno social en Estados Unidos, teniendo a Joey Chestnut como actual campeón, por octava ocasión consecutiva y poseedor del record con 69 hot dogs en 10 minutos. Ustedes no se vayan a poner en esas ligas, pero sí deben darse el gusto de ordenar el clásico World Famous y mi recomendación es que lo pidan con Sauerkraut y Cebolla morada para acompañar. Obviamente, tienen que pedir las Crinkle-Cut Fries, unas papas cortadas de manera única pues Nathan’s posee la patente del cortador de dichas papas. Ya si andan aventurados en calorías agreguen queso y tocino a sus papas.

Un World Famous y unas Crinkle-Cut French Fries
Un World Famous y unas Crinkle-Cut French Fries

In N’ Out Burger. No volverán a un McDonald’s en su vida. 

Con 12 tiendas esparcidas por la ciudad de Las Vegas, esta cadena de hamburguesas es un clásico que no había tenido oportunidad de probar, siendo un fanático declarado de White Castle, pero en este último viaje redescubrí el sabor de una buena hamburguesa tratada como se debe. Me negué a entrar por el natural Drive-Through porque quería conocer la dinámica de la tienda y ver todas las opciones con calma para decidir adecuadamente. Por supuesto que sucumbí ante la Double-Double Burger que, como su nombre lo dice, viene con doble carne y doble queso. Algo que es importante destacar del sabor de la carne es que la preparan con res de alta calidad sin conservadores y eso se siente a la primera mordida. De la misma forma, las malteadas hechas con 100% helado hacen que la próxima malteada que pruebes sea medida bajo los estándares de esta que acabas de disfrutar.

¿Alguien pidió una Double-Double con tocino?
¿Alguien pidió una Double-Double con tocino?

Earl of Sandwich. Sandwich matutino… o nocturno.

Pocas cosas son tan cómodas como un buen sandwich a cualquier hora del día. Y si andan por el Planet Hollywood hay muchas opciones para escoger. Inspirado en John Montagu el cuarto Conde de Sandwich, creador de este emblemático platillo tras haber simplemente puesto un pedazo de carne entre dos rebanadas de pan, este lugar se jacta de tener la herencia del creador, a través del 11vo. Conde de Sandwich con una misión absoluta: ofrecer el mejor sandwich caliente posible. Y tengo que confesarles que no fallan en el intento. Aquí sí tuve que probar tres opciones diferentes, empezando por el llamado “Original 1762”, según lo que cuentan, igual que el que en altamar Montagu preparó para solucionar el problema de comer algo rico ya sea en medio de una batalla marítima o descansando en la cubierta de su majestuosa embarcación. Preparado con Roast Beef, queso Cheddar y salsa de rábano, la sorpresa del sabor picante se disfruta en cada mordida. Después, el Full Montagu, preparado con Roast Beef, Pavo, Queso Suizo, Cheddar y Salsa de Mostaza y, para cerrar –total, ya estamos en la ciudad del pecado, así que un poco de gula no le hace daño a nadie– un Earl Club Sandwich, preparado con Pavo, Tocino, Queso Suizo y Salsa de la casa. Tengo que confesarles que la salsa de la casa, un tanto dulce y con una pequeña pista de picante me hizo desear llevarme una buena cantidad de la misma de regreso a México para tener siempre a la mano para cumplir los antojos de vez en cuando.

Un par de Sandwiches de Earl of Sandwich para llevar.
Un par de Sandwiches de Earl of Sandwich para llevar.

Mención especial. Heart Attack Grill. Cuando la culpa no existe.

Renté un auto para salir del Strip y aprovechar el día recorriendo el centro de Las Vegas, donde están los clásicos casinos como el 4 Queens, Binions y otros más. Esta calle es una oda a la comida rápida, insana y digna de programas especiales como Man VS Food o Fast Food Nation. Después de haber evitado la tentación de cosas tan extrañamente exquisitas como unas Oreo Fritas y Endulzadas (sí… así como se escucha), nos encontramos un lugar que en su primera declaración se sabe uno de esos monumentos al exceso. A la entrada del lugar tienen una báscula digital y la oferta permanente: “Si pesas más de 350 libras (158kg) no pagas en este lugar”. Pero, eso sí, te advierten que debes pesarte antes de empezar a comer, porque se jactan de tener los records de platillos con mayor cantidad de calorías según el libro Guiness. En cuanto entras te dan una bata como de paciente de hospital, en un lugar enmarcado por la burla, donde las meseras son enfermeras y detrás de la barra está el siempre presente Jon Basso, dueño del lugar y que entre enfermeras y pacientes sólo tiene lógica que se llame a sí mismo “Doctor Jon”. Empezando con una hamburguesa cuyo nombre es “Bypass doble”, queda muy claro lo que uno espera de este lugar. Por supuesto, apenas pude pedir una llamada “Bypass simple” que incluye cinco rebanadas de tocino de gran calidad y sabor que no tiene miedo de mostrar la grasa que lo envuelve. Impresionante la hamburguesa “Bypass Quíntuple” que pidieron en la mesa de junto que te presentan como un pequeño bocadillo de casi 10mil calorías. Y si a eso le sumamos el “Hot Dog Coronario”, con chili, cebolla y tocino y una pequeña malteada de Mantequilla de Cacahuate con Chocolate, Galletas y un cubito de mantequilla que la decora, aquí puede alimentarse una familia entera con tan solo un platillo. Hay veces que uno debe entrar a lugares como éste y preguntarse cómo es que México le ganó a Estados Unidos en obesidad. Sin embargo, más allá de los absurdos excesos que representan algunos de los elementos de un menú creado para provocar y jugar a la intransigencia y la irreverencia (para que se imaginen, su “menú para vegetarianos” se compone de cajetillas de cigarros), la realidad es que el sabor es bastante bueno y digno de una hamburguesa por la que volvería el próximo año.

El monumento al exceso. Heart Attack Grill
El monumento al exceso. Heart Attack Grill

Esto es Las Vegas visto desde la comida rápida. Y es que, a pesar de lo que muchos quieran creer o hacer creer, la realidad es que la comida rápida también es gastronomía y, en ocasiones, puede ser parte fundamental para entender la forma en la que una sociedad, o al menos una parte de ella, se acerca a su propia cocina. Además, no todos los viajes deben ser hacia los grandes restaurantes de manteles largos o los menús de degustación creados en la mente de los grandes artistas de la cocina. Hay veces que uno tiene que viajar, disfrutar y, de vez en cuando, ser indulgente con uno mismo para disfrutar la comodidad de la comida rápida pero, eso sí, siempre buscando las mejores opciones para que el sabor haga que nuestra indulgencia valga la pena.

About Carlos Dragonné

Cineasta, escritor y cocinero. Sufro de analisistis aguda, con cuadros de humor negro crónico recurrente. Músico con un piano cerca. Reconstructor de fantasías

Check Also

Receta Tlacoyos estilo Hidalgo

Según las crónicas, Hernán Cortéz probó por primera vez los tlacloyos en el mercado de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*