Vinos Undurraga

Deleite entre amigos, cata de vinos chilenos

Por José Sandoval @drsalsamx

Recientemente en una cena maridaje con varios amigos, caí en cuenta en la importancia de no olvidar que la parte esencial del mundo de la gastronomía y los vinos consiste en disfrutar el momento. Si bien la experiencia se ve enriquecida cuando se tiene más información sobre el maridaje y se conocen algunos tips de servicio, por ejemplo, conocer la temperatura adecuada para cada tipo de vino, tipos de copas y cosas así, en una reunión de amigos nunca deberían estar por encima los aspectos técnicos sobre el placer. Por otro lado, en una cata formal o en un concurso, el análisis objetivo de las características de un vino es lo fundamental pero eso es en el terreno estrictamente profesional y aquí reside la diferencia entre la cata formal y la cata hedonista.

Para fortuna nuestra, esta reunión hedonista se llevó a cabo en casa de una querida amiga y fue un deleite de charla, viandas y vinos que se extendió por varias horas. No obstante el carácter lúdico del evento, todos los invitados éramos apasionados del mundo del vino y la gastronomía. Aunque el propósito de nuestra reunión era celebrar nada más que nada la amistad, no impidió que cada uno compartiéramos nuestras impresiones sobre los vinos y nuestras breves pero sinceras notas de cata de cuatro excelentes vinos de la bodega chilena Undurraga.

La historia de esta empresa da inicio entre los años 1879 y 1883 cuando Francisco Undurraga Vicuña importa plantas desde Francia y Alemania. Poco después compra al ejército chileno la madera en que venían las armas para luchar en la guerra del Pacífico y busca ayuda de un tonelero francés para construir los fudres que serían el inicio de la bodega. También contrata al viticultor francés M. Pressac y en 1885 se funda Viña Undurraga. La primera cosecha sale al mercado en 1891. Para 1930 ya se exportaban sus vinos a Estados Unidos, Colombia y México.

Después de algunos altibajos, la empresa prospera con una gran vocación exportadora y en 2007 se construye la Bodega del Parque con tecnología orientada a vinos de alta gama. Se adquieren nuevos campos como Lomas de Leyda, Alto Maipo La Higuera, Cerros de Almahue y Cauquenes con un total de 900 has. Hoy día manejan siete líneas de vinos, cada una con diferentes características y personalidad propia como pudimos disfrutar en la reunión.

Empezamos con un magnífico vino blanco del Valle de Leyda en Chile, una región que va ganando renombre a raíz de una serie de importantes inversiones en aquel país para mejorar la infraestructura hidráulica, fundamental para la actividad vinícola. Como habitualmente iniciamos la degustación de vinos, empezamos con los vinos frescos y luego dimos paso a los vinos más robustos y complejos. Aunque esta vez, el TH Terroir Hunter Sauvignon Blanc 2011 de la Bodega Undurraga de color paja traslúcido con reflejos verdosos y ribete transparente, a todos nos cautivó por su gran potencia y elegancia aromática. Del tipo de vinos que se sirven en copa e inundan el espacio circundante de aromas, que en este caso fueron de manzana verde, flores blancas, ralladura de limón y más adelante aparecieron aromas de membrillo. En paladar se mostró un magnífico vino de gran untuosidad, acidez refrescante y balanceada, así como de largo y agradable retrogusto cremoso.

T.H. Sauvignon Blanc
T.H. Sauvignon Blanc

La línea Terroir Hunter está enfocada a crear vinos a partir de selectos microclimas y el Sauvignon Blanc es un excelente vino que brilla por su rica acidez y que el consenso de amigos confirmó que era muy apropiado para acompañar un rico ceviche o quesos suaves.

Continuamos con un Aliwen Reserva 2011, mezcla de las variedades internacionales Cabernet Sauvignon y Syrah. Un vino de color granate rubí obscuro y ribete rosado con buena concentración en color. Al olfato es un vino que recuerda las frutas rojas maduras, grosella y fresa por ejemplo. Poco después aparecieron las notas que le agregaron complejidad como aquellas de cuero y grafito. Un vino bastante interesante que fue evolucionando en copa presentando aromas que recordaban la pimienta, el cuero y los champiñones. En paladar fue un vino de ataque agradable y congruente en aromas frutales, de taninos suaves bastante agradables. De inmediato la charla se tornó sobre los maridajes apropiados: pollo de leche a las brasas, estofados, pizzas o incluso en términos de cocina mexicana tradicional, unos sopecitos con frijolitos y queso Cotija.

ALIWEN
ALIWEN

Nuestro siguiente vino el Sibaris Undurraga Reserva Especial 2011, elaborado a partir de la variedad de Cabernet Sauvignon de la región del Valle del Maipo se presentó como un vino de color cereza obscuro y ribete con ligeros tonos atejados. En nariz fue un vino que recordó las frutas rojas maduras como por ejemplo las ciruelas maduras acompañadas de notas ligeramente herbales que recordaron el famoso pimiento verde y una interesante complejidad que logró a través del complemento con notas a canela, eucalipto y mentol. En paladar, definitivamente un vino de mayor presencia que el ejemplar anterior, con mayor peso en boca pero con taninos suaves y agradables acompañados de una rica acidez.

Se llegó al consenso que el maridaje apropiado para este vino podrían ser los típicos cortes de carne asados, de inmediato imaginamos un rib eye a la parrilla o las pastas con salsas cremosas. Mientras estaba el debate sobre el maridaje, nuestra querida anfitriona se puso pie sin decir palabra. Minutos después regresó con un recipiente con mole poblano que fue genial como maridaje para el Sibaris Reserva Cabernet.

Sibaris
Sibaris

Nuestro festín continuó con un vino realmente excepcional. El Founder’s Collection Carménère 2009 fue el favorito de la noche, aunque el resto de vinos también fueron muy apreciados. De color ciruela obscura con destellos violáceos y ribete rosado, fue un vino en el cuál destacó la gran potencia aromática a frutas rojas maduras, la grosella acompañada de elegantes notas que recordaban el heno, eucalipto, orégano, pimienta, hojas de tabaco y chocolate le otorgaron un elegante sello a este vino. En paladar se presentó un vino redondo con gran intensidad aromática, taninos aterciopelados y acidez muy bien balanceada. Con un final largo muy agradable que recuerda el chocolate, es un vino que se distingue en manufactura de sus hermanos de bodega aún con una promesa de longevidad bastante interesante.

El Founder’s Collection es un vino robusto en paladar que va mejor si lo acompañamos de alimentos y entre la charla de amigos las sugerencias no tardaron en aparecer. Filete con un saleado especiado, como por ejemplo en salsa de morillas, mostaza o pimienta serían un gran complemento para este vino. También platos basados en pato, por ejemplo pechuga de pato con salsa de miel y zarzamora, o bien un short rib a la bourguignon: costilla cargada de res estofada por ocho horas en vino tinto, una delicia del chef Abel Hernández.

Founders Collection
Founders Collection

La charla acompañada de estos magníficos vinos se extendió por horas. Se habló de proyectos profesionales, de amores y desamores, de anhelos y decepciones. Entre risas y copa a copa, fue una deliciosa velada en el que la amistad y el deleite fueron el ingrediente principal, por supuesto acompañado de estos vinos fue una experiencia más que memorable. Siempre es bueno recordar que por encima de todo, es la convivencia lo que convierte una buena reunión, en una reunión excepcional.

About Sabores de México

Celebrando el gusto por el buen comer, beber y viajar. Siempre en busca de aromas, sabores y colores en todos los rincones del mundo. Amantes de las cosas buenas de la vida.

Check Also

Receta Piernas de Pollo rostizadas con salsa de chabanano y tequila

Esta receta de Piernas de Pollo Rostizadas con Salsa de Chabacano y Tequila no podría ser …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*