Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans

Dauphine Orleans Hotel Boutique, un paseo por el tiempo en un espacio único en Nueva Orleans

Por Elsie Méndez @sabormexico

Nueva Orleans es una de las ciudades de los Estados Unidos que tiene historias sumamente interesantes, desde su fundación y las diversas cultura que dejaron huella en este lugar, han enriquecido a este destino que tanto llamaba mi atención y la de muchos otros turistas del mundo, Nueva Orleans se encuentra en mi lista de lugares debes de viajar antes de morir y para mi fortuna tuve la suerte de poder hospedarme en un hotel que al igual que la ciudad, ha sobrevivido a incendios, huracanes y por supuesto el transcurrir de cientos de años, el Dauphine Orleans Hotel Boutique.

Mi emoción por este viaje me tuvo con la maleta casi preparada desde una semana antes, incluso cuando mi querido Marco Aguilar de Travel Pie me mando el correo donde se confirmaba mi participación en Tales of the Cocktail confieso me hizo saltar de alegría por toda mi casa compartiendo feliz con todos, que estaba por cumplir uno de mis sueños más anhelados, viajar a Nueva Orleans.

Hermann House Courtyard, Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans
Hermann House Courtyard, Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans

Cuando finalmente aterrice en mi destino, tome tan rápido como pude mi maleta porque estaba ansiosa por llegar al barrio francés donde se encuentra ubicado el Dauphine Orleans Hotel Boutique, en menos de treinta minutos ya estaba en el lobby haciendo el check in y lista para disfrutar de mi estancia en este histórico edificio y pasar unos días maravillosos en Nueva Orleans.

Como les comenté, yo no conocía la ciudad y por un momento pensé que me tocaría estar en medio del bullicio que algunas de sus calles suelen tener por las noches, pero al llegar me di cuenta que estaba en el hotel ideal para poder recorrer a pie todos los lugares de interés (yo siempre he pensado que caminar es la mejor forma de conocer una ciudad) y a su vez tener la tranquilidad que necesito a la hora de ir a la cama.

Antes de salir a mi encuentro con la ciudad me gusta recorrer el lugar donde estaré hospedada por varios días y conocer sus espacios para estar lo más habituada lo antes posible y tomar nota de los pequeños rincones donde podré pasar tardes tranquilas leyendo, escribiendo o simplemente dejar pasar el tiempo, cuando estoy de vacaciones, trato de dedicar un rato al sencillo placer de no hacer nada, por qué para esos son las vacaciones ¿o no? Y mientras deambulaba por ahí después de dejar mis maletas tuve oportunidad de conocer más sobre la historia de este importante sitio.

May Baily´s Place, Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans
May Baily´s Place, Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans

Los registros más antiguos confirman que desde 1775 ya existía un edificio en donde se encuentra asentado el Dauphine Orleans Hotel. El hotel esta dividido en tres partes, Herman House Coutyard, Carriage House y el edificio principal, estos dos últimos en un mismo espacio y el Hermann House Courtyard al otro lado de la calle. El Carriage House fue construido en 1821 y originalmente fue un burdel del barrio Storyville que permitía la prostitución de forma legal hasta 1917. En el bar May Baily´s Place, ubicado junto a Carriage House, se puede ver un cuadro con el documento que certifico a este lugar con el permiso para burdel fechado en 1857 y fotografías del famoso fotógrafo EJ Bellocq con las madamas de la época rodeadas de sus chicas, la decoración victoriana y su hermosa barra me recibieron con un delicioso coctel mientras veía el ir y venir de huéspedes y gente de calle que puede entrar a tomar una copa a este lugar. Para 1918 muchos de estos edificios fueron derrumbados y destruidos y el que este sitio haya seguido en pie intacto, es lo que lo hace tan especial e invaluable.

Y son esas historias lo que me gusta de poder hospedarme en hoteles que tienen un toque diferente y único, una personalidad que los distingue de otros y los hace tan especiales. Aun faltaba tiempo para las actividades que tenia planeadas así que decidí regresar a mi habitación para poder hacerle una prueba previa a mi cama, y no tanto para dormir la siesta, solo quería acostarme a descansar mientras seguía leyendo de la historia del hotel y me preparaba para salir a disfrutar de la tarde y luego asistir a una cena. Prueba superada, me quede dormida con el libro encima mientras leía, afortunadamente puse la alarma para que me avisara que era hora de salir a recorrer las calles de Nueva Orleans o me hubiera quedado ahí hasta el siguiente día.

Habitacion Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans
Habitacion Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans

Las habitaciones del edificio principal son grandes y muy bien iluminadas, mi vista era a la parte trasera del mismo con la fachada de un edificio colindante de estilo victoriano, tengo como pendiente regresar para hospedarme en las habitaciones del Carriage House y del Hermann House Coutyard porque me cuentan son muy bonitas y con la renovación del hotel resaltaron los materiales con que fueron construidos originalmente y algunas son como pequeños departamentos con chimenea, tinas de baño con mármol, y paredes de ladrillo con techos de madera.

Todas sin distinción cuentan con cafetera, batas, pantuflas, conexión a internet gratuita (que también hay en todas la áreas públicas del hotel), televisión de pantalla plana con canales de cable, caja fuerte y un servibar con agua fresca que te renuevan todo el tiempo sin costo extra, eso se agradece mucho, especialmente en Nueva Orleans que el clima es muy cálido y uno siempre tiene sed y necesita hidratarse. La ropa de cama y del baño es de muy buena calidad y la limpieza de los cuartos es muy cuidadosa y se nota que no lo hacen solo por encimita como muchos.

Durante los días que estuve hospedada en el hotel disfrute de su gimnasio que cuenta con los equipos básicos para que uno pueda hacer ejercicio y continuar con la rutina y no tener el pretexto de no poder hacerlo, más agua fresca, toallas, manzanas y un aire acondicionado que tiene el espacio a una temperatura fresca y agradable. Las caminadoras y elípticas cuentan con televisión individual.

Salon Audubon, Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans
Salon Audubon, Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans

Por las mañana disfrute de su desayuno en el salón Audubon que alguna vez fue el lugar donde John James Audubon pinto su famosa serie de cuadros “Birds of America (1821_1822), aunque es muy sencillo, cuenta con opciones para quienes tengan dietas especiales y hasta los más tragoncitos podrán cumplir con sus antojos con esas tiras de tocino crujientes, salchichas y hasta deliciosos wafles que uno mismo puede prepararse. Su café es fresco y de muy buena calidad además de una gran variedad e tés, agua, jugos, cereales, fruta, huevo revueltos o duros, pan de caja en tres variedades, pan dulce y mermeladas. Suficiente para estar satisfecha y tener la garantía de no morir de hambre antes de mi hora de la comida habitual que es a las 2:30pm.

Aunque el motivo de mi viaje fue el asistir a uno de los eventos de coctelería más importantes del mundo, Tales of the Cocktail, por las tarde me encantaba regresar a la tranquilidad de mi hotel y tomarme una copa de vino o una cerveza en el May Baily´s Place que acompañaba con un tazón repleto de palomitas recién hechas en una maquina como las antiguas, a veces sentada frente a la barra, otras en sus mesitas interiores y otras más en el jardín junto a la alberca de agua salada bajo la sombra de los arboles mientras la fresca brisa me refrescaba. Hasta el fin de semana era una zona en la que regularmente estaba sola si acaso una o dos personas más recostados en sus tumbonas, para el sábado llego una familia con niños pequeños que por supuesto llegaron a echarse un gran chapuzón en la que siempre es su área favorita de un hotel.

May Bailys Place, Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans
May Bailys Place, Dauphine Orleans Hotel, Nueva Orleans

Estar a tan solo una cuadra de Bourbon Street, dos de Royal Street, de los bares de jazz y deliciosos y famosos restaurantes me permitió disfrutar de la diversión del barrio francés y regresar al remanso de paz y tranquilidad que era mi habitación. Caminando llegue a la orilla del famoso rio Mississippi, al Acuario de las Américas y al Storyland de City Park. También a solo una cuadra pude admirar las galerías del distrito del arte.

Visitar Nueva Orleans y hospedarme en el Dauphine Orleans Hotel ha sido uno de mis viajes más placenteros en los últimos años, y por supuesto, tengo como tarea volver, muchos lugares se quedaron pendientes no solo en la ciudad, también en el hotel, así que se queda en mi lista de sitios por los que vale la pena regresar una y otra vez.

Información
Dauphine Orleans Hotel
415 Dauphine St. | New Orleans, LA 70112
T: (504) 586-1800 | Reservations: (800) 521-7111
http://www.dauphineorleans.com/

About Elsie Mendez Enriquez

Yo me llamaría una “comedora profesional”, hedonista y seguidora fiel de Los Sabores de México no solo en nuestro país, también en otros rincones del mundo donde nuestra cocina tiene un espacio. Viajera y trotamundos siempre en busca de sabores, aromas y colores de otras culturas y países, como representante del educado paladar de mexicanos, y compartirlo en su blog y redes sociales con el afán de conocer mas del mundo de la gastronomía.

Check Also

Punta de Mita, un paraíso en Riviera Nayarit y sus atractivos

Por Elsie Méndez @sabormexico Hermosas playas de fina arena dorada, hasta donde llegan las suaves …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*