logo
Canola info

¿Cuando es momento de cuidar nuestros niveles?

Por Elsie Méndez

Esa fue la pregunta que me hice hace unas semanas y con el pretexto del mes en contra del cáncer de mama y toda la publicidad que se hizo, programe una cita con el medico y bueno, como con todos, resulto que por mi edad era necesario realizarme una serie de análisis para ver como estaba en todo lo demás que atañe a nuestra salud y los resultados no fueron tan buenos como yo pensaba.

Uno a veces, si no es que siempre, se deja llevar solo por como se siente y no pensamos que la mayoría de las enfermedades tuvieron un periodo previo que nos estaba avisando el cuerpo que había que poner atención a su cuidado y al no sentir molestias ni dolor simplemente nos dejamos y continuamos por la vida como si nada pasara.

Cuando en la familia existen referencias de enfermedades como la diabetes, el colesterol o problemas cardiovasculares es importante que tomemos las debidas precauciones haciéndonos chequeos al menos cada año para saber que no hemos heredado ninguno de esos padecimientos, y que si hay algo que nos esta enviando alarmas de cuidado tomemos las medidas necesarias para que no suframos las consecuencias de la enfermedad cuando ya esta ahí.

Así las cosas, descubrí que tengo alta el azúcar, el colesterol y que es necesario que tome cartas en el asunto, lo que resulto todo un reto para mi dado que mi profesión y lo que tanto me apasiona tiene que ver con comida, alcohol y otros placeres que se contraponen con las nuevas medidas que debo tomar para no sufrir en verdad una enfermedad de la cual me puedo escapar si sigo las instrucciones del medico.

Comentando con amigos y familiares, todos me decían – ¿Y ahora que vas a hacer? ¿Como vas a poder continuar con todas esas degustaciones y catas a las que asistes diariamente sin poder comer nada ni tomar nada?. La respuesta es sencilla, disciplina y orden por un rato no le cae mal a nadie y nos deja claras las reglas que hay que seguir para el resto de nuestra vida, pero no por ello no podre volver a comer o tomar las cosas que me gustan pero hay que hacer pausas.

Lo primero que hice fue hacer cita con una nutrióloga que me asistiera a encontrar una dieta que me ayudara a bajar los niveles que me tienen en alarma y prepararme para el resto de mi vida de forma ordenada para no continuar con los excesos.

Mientras llegaba el día puse atención a unos folletos e información que me dieron en una conferencia de “Chefs al rescate” donde casualmente este año apoyaran a CanolaInfo una organización en México que trabaja con la ADA (American Diabetes Associaton por sus siglas en ingles) con un proyecto denominado “Controle su diabetes, una receta a la vez” donde te ofrecen recetas y son una fuente de información sin fines de lucro sobre el aceite de canola.

En el folleto te dan un ejemplo de dieta y comidas saludables para comenzar a elaborar un plan que te ayude a controlar la diabetes y que a su vez ayuda a enfermedades cardiovasculares. Incluye además 10 recomendaciones para llevar una vida mas sana que aquí les comparto:

  1. Variedad. Coma muchas comidas distintas, de todos los grupos de alimentos.
  2. Elija frutas, verduras y granos integrales. Coma mayormente frutas, verduras (vegetales) y alimentos provenientes de granos integrales con alto contenido de fibra, como la avena y el arroz integral.
  3. Reduzca el consumo de productos grasos no saludables. Elija alimentos que tengan menos grasas saturadas o trans (hidrogenadas). Quíteles la grasa a las carnes y sáqueles la piel al pollo y al pescado.
  4. Coma pescado. Dos o tres veces por semana, coma pescados con un contenido alto de ácidos grasos omega-3, como el salmón, la trucha, la caballa (macarela), y el atún albacora.
  5. Reemplace la carne con otras alternativas. Coma mas frijoles, lentejas, tofu y otras comidas de ese tipo, en lugar de comer carne. También considere reemplazar la leche con otras alternativas, como por ejemplo las bebidas de soya (soja).
  6. Disminuya el consumo de sal. En lugar de la sal, sazone con cebolla, ajo, hierbas culinarias y especies.
  7. Controle su peso. Fíjese en el tamaño de sus porciones y en cuantas calorías consume por día.
  8. Sea moderado. Limite el consumo de alcohol (1 bebida diaria para las mujeres y 2 para los hombres), la cafeína, el azúcar y alimentos sin valor nutritivo, como las gaseosas (refrescos) y los dulces. No fume.
  9. Manténgase activo. Trate de realizar algún tipo de actividad física, 30 a 60 minutos por día.

10. Disfrute de la vida. Reduzca el estrés en su vida descanse lo suficiente.

Aun no tengo la cita con la nutrióloga y después de una semana de solo seguir estos pasos me encuentro menos inflamada, he bajado un kilo y sigo yendo a mis catas y degustaciones siguiendo solo estos pasos.

Por ejemplo, en las catas solo tomo un sorbo o pequeño trago de la copa en vez de todo lo que me sirven para que al final de las 3 o 4 copas de los vinos que me presentan equivalgan a la copa permitida diaria.

En las degustaciones y comidas maridaje he dejado de lado el pan y la mantequilla y solo como lo que me sirven y tampoco lo uso para lavarme el paladar entre vino y vino, solo uso agua.

De los platillos que me presentan solo como la mitad o menos de los 4 o 6 tiempos que me llegan a presentar y si los acompañan con algún ingrediente que considere no es bueno para mi régimen lo dejo o pido me lo cambien.

No me como los postres, solo les doy una pequeñísima probada para saber si están bien realizados pero no me los termino y hasta me como el del vecino como antes.

Y por supuesto le he dado prioridad al tiempo que necesito para ir a hacer ejercicio que es tan importante como una cita o cualquiera de los eventos, al cual le dedico al menos hora y media.

No he dejado de asistir a nada y sigo disfrutando del gusto por conocer y compartir con todos las delicias del mundo de la gastronomía, solo que ahora lo hago con medida y con las precauciones que antes consideraba no eran importantes.

Y por supuesto he disfrutado de muchos de nuestros platillos mas típicos y tradicionales de la cocina mexicana como los frijoles de la olla, un cocido, lentejas, caldo de pollo, hasta mole de olla porque todo es cocido y nada es frito y la carne que le agregamos fue magra, porque contrario a lo que mucha gente piensa la cocina mexicana esta llena de recetas que no necesariamente están llenas de grasa y frituras como muchos piensan.

Al final, la vida no se puede comer en un solo bocado porque como en todo, nos podemos atragantar, lo mejor es hacerlo bocado a bocado como cuando tenemos el mas exquisito platillo frente a nosotros.

About Sabores de México

Celebrando el gusto por el buen comer, beber y viajar. Siempre en busca de aromas, sabores y colores en todos los rincones del mundo. Amantes de las cosas buenas de la vida.

Check Also

Chicago en dos días. Lo que urge y a donde hay que volver.

Por: Carlos Dragonné Cuando era niño, gran parte de lo que alimentaba mi romanticismo por …

2 comments

  1. Exactamente eso es lo que hay que hacer! Bravo Elsie! tu puedes!!!!!!! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*