logo
Williams Sonoma Enero
food_film

Cine y cocina. Día 1: Un Festín Extraordinario

Por: Carlos Dragonné

Estamos a días de la entrega de los Premios de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas o, como mejor se le conoce, los Premios Oscar. Y no podemos obviar el hecho de que el cine, como la comida, apela a nuestras emociones más puras. El séptimo arte ha hecho un recorrido por nuestras emociones en cada una de las cintas que hemos visto. Desde el terror y el suspenso, jugando con el miedo como nuestra sensación primordial, hasta esos momentos de anhelo y aspiración en donde una película romántica puede transportarnos a nuestros propios deseos conscientes o inconscientes. Sin duda alguna, la comida ha jugado un papel fundamental en ese recorrido, ya sea dentro o fuera de la pantalla y hoy, en Sabores de México hemos decidido hacer ese pequeño recorrido de una forma especial. A partir de hoy y hasta el próximo domingo, recordaremos todos los días la comida en el cine desde dos ángulos: dentro y fuera de la pantalla.

DIA 1. Un festín extraordinario.

La música suena en pantalla mientras vemos un montaje en el que nuestro héroe recorre las calles de París a bordo de una motoneta abrazando a la mujer que desea. Al mismo tiempo, nuestro héroe anónimo y verdadero cocinero comienza a disfrutar el éxito de su talento gastronómico, a pesar de tener que ocultarlo. Así, mientras somos testigos en la pantalla de cómo una cinta animada nos transporta al mundo restaurantero de la ciudad de la luz, y con las notas de Le Festin sonando, Ratatouille (Pixar) nos conquista con esa emoción infantil que nunca perderemos y que nos hace soñar con mundos extraordinarios e irreales para volverlos palpables en nuestra imaginación. Remy, ese pequeño chef está por enfrentar el reto más grande cuando Anton Ego, crítico devastador de cocina entra por la puerta de Gusteau’s, dispuesto a hundir de nuevo, con su artículo, la reputación del lugar. ¿Qué le prepara nuestro héroe? El que, quizá, sea el platillo más simple y tradicional de la cocina francesa y que da, a su vez, el título a la película que estamos viendo: Ratatouille. El resultado, conocido por todos, es simplemente extraordinario.

Diganme algo… ¿alguna vez les ha pasado lo que al antagonista de la cinta? Sinceramente, espero que sí, porque ese es el objetivo principal de la comida y de las grandes y pequeñas mesas: llevarnos a ese lugar donde nuestras emociones se conectan con un aroma en particular, con un sabor específico y, sobretodo, con un recuerdo imborrable. La cocina tiende a explorar dentro de nuestra memoria gustativa buscando equiparar las emociones vividas con el platillo que tenemos frente a nosotros. Por ello, ese vino que un día tomaron en una noche especial puede no ser, bajo los estándares de los grandes Sommelieres, un vino con media pizca de calidad, pero ustedes lo encuentran espectacular cada vez que lo vuelven a probar; o esas viejas papas fritas de la calle que no pueden dejar de comprar cada vez que las ven mientras caminan por la ciudad, sin que ustedes lo sepan los están llevando de vuelta a esos días de infancia donde caminaban sin preocupaciones en el patio de una escuela o en el parque de su casa.

Esa es la profunda capacidad que tiene la comida en nuestras vidas. Ese efecto “Ratatouille” es a lo que los grandes chefs aspiran con sus creaciones. La Chef Mónica Solís define a sus comensales como sus grandes cómplices; el chef Donato de Santis busca recrear la cocina de su infancia en el sur de Italia en cada uno de sus platillos, mismos que ofrece a sus clientes en Buenos Aires, donde la influencia de la cocina italiana es, claramente, una invitación a explorar esos recuerdos cada comida o cena.

Eso es lo que hay que buscar en un restaurante o en un platillo hecho en casa. Esa capacidad de emocionarnos a través de nuestros recuerdos. Por supuesto, siempre es bienvenida la sorpresa y la experiencia de probar nuevas tendencias de la gastronomía, nuevas técnicas y combinaciones de texturas y sabores que solo los grandes genios como Juan Mari Arzak, Enrique Olvera, Wyllie Dufresne o Ferrán Adriá logran en sus cocinas-laboratorio. Pero el verdadero placer de una cena está en esas mesas que nos presentan la cocina sin presunciones, llena de autenticidad y respeto por los ingredientes que tanto conocemos. Es ahí donde triunfan cocineros como Jared Rendon, Jose Ramón Castillo, Martha Ortiz o Ricardo Muñoz, por mencionar algunos que pueden encontrar en México.

Personalmente, he tenido la fortuna de viajar a mis emociones pasadas con las cocinas de quienes arriba menciono, pero también con la cocina callejera, auténtica de la ciudad de México y que nos ofrece, sin los aspavientos de los grandes restaurantes, un recorrido por nuestra propia historia personal. Los invito a que lo hagan, lo busquen y, por supuesto, lo compartan con nosotros. Porque son los sabores de nuestros recuerdos los que generan la pasión de nuestras ilusiones.

Y, como el día de hoy hablamos del Ratatouille, pues aquí les dejamos la receta para que lo preparen en su casa.

Ingredientes:

  • 1 cebolla picada
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1 berenjena
  • 1 pimiento rojo
  • 2 calabacitas
  • 2 tomates perita
  • 1 ramito aromático

Pocas recetas tan fáciles como esta. Chequen.

Hay que cortar los vegetales en cuadros o círculos, como más les plazca decorar el plato final. Aquí nos animamos a hacerlo en círculos para ver cómo quedaba. Rocíenlos con un poco de aceiete vegetal. En una sarten, hay que dorar la cebolla y cuando ya casi esté lista, agregar los ajos. Después pongan la berenjena y el pimiento y el tomate. Revuelvan, tapen y dejen cocinar unos minutos. Luego hay que agregar la calabacita y las hierbas. Pongan sal y pimienta al gusto. Tip Importante: Los vegetales no deben quedar muy cocidos. Lo pueden comer solo o con arroz.

Provecho,
D

Review Overview

User Rating: Be the first one !

About Carlos Dragonné

Cineasta, escritor y cocinero. Sufro de analisistis aguda, con cuadros de humor negro crónico recurrente. Músico con un piano cerca. Reconstructor de fantasías

Check Also

FNB

FnB Restaurant. Un indispensable de la pasión por Arizona en Scottsdale.

Por: Carlos Dragonné Sin lugar a dudas, este día en mi viaje por Arizona se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*