logo
Casa Poniente

Casa Poniente: La pasión en cada plato

Experiencia vivida por: Elsie Méndez
Texto por: Carlos Dragonné

Apenas unos días después de regresar a la ciudad de México tras nuestro viaje a Morelia, el camino otra vez se abriría para visitar otra ciudad estandarte del turismo nacional. La carretera nos esperaba para recorrer los 365 kilómetros que nos separaban de Guanajuato y la ruta tendría para nosotros sorpresas guardadas que cambiarían los planes pero que, sin duda, no harían sino regalarnos la oportunidad de vivir algo que, una vez más, resultó en una experiencia inolvidable.

Recorridos ya varios kilómetros, hicimos una escala en la ciudad de Celaya para disfrutar de una comida preparada especialmente para nosotros por el Chef Eduardo Osuna quien, tras haber sido la mente detrás del fantástico y exigente restaurante Solea en el Hotel W de la ciudad de México, decidió hacer maletas y refugiarse en esta ciudad para crear su primer concepto propio en donde la libertad y autenticidad en el manejo de los sabores que México tiene para ofrecer es un estandarte. Si bien la carta se basa en lo creado por Osuna en Solea, hoy, estando al frente de Casa Poniente, Eduardo resalta la necesidad de mudar hacia el interior del país esta cocina que rescate y defienda la gastronomía mexicana y la pueda llevar a diferentes lugares.

Platicar con Eduardo es una gran experiencia. Su sencillez es abrumadora y su pasión por la cocina se refleja en cada uno de los platos. No es una sorpresa que su llegada a la cocina se haya dado de manera circunstancial hace años mientras viajaba por Europa, pues dicen que las pasiones no se encuentran, sino que ellas te encuentran a ti. Esas pasiones crearon el concepto que estamos por disfrutar y que, en manos de su gran equipo de trabajo, fueron llegando a la mesa en una enorme variedad de formas, olores y presentaciones.

Después de la sorpresiva mesa de salsas – adornada exquisitamente con el toque de un tradicional molcajete – llegó a nuestra mesa una Tostada de Marlin deliciosa que tan solo sirvió como primer paso a esta experiencia. Tomando uno de los platillos populares más importantes de México, Osuna le da un giro personal para crear una Gordita de Jaiba que, sin duda, ya está entre las favoritas. Esferas de Salsa, Crema de Chicharrón y Sal Negra de Guerrero son de las sorpresas que nos aguardan en esta cena a la que, por azares del destino, estuvimos a punto de no llegar y que, afortunadamente, nos permitió disfrutar de Casa Poniente en ese espacio entre la comida y la cena en el que los comensales son pocos y que nos da la oportunidad de una larga plática con Eduardo

Restaurante Casa Poniente
Restaurante Casa Poniente

Después de una difícil decisión para escoger entre tres de los mejores vinos que se producen en México – Barón Balche, Porvenir y Jalá – llega a la mesa un exquisito Filete Güero Wey que se deja comer solo entre la suavidad del corte y una salsa que hace juego perfectamente con el platillo, demostrando la verdadera artesanía que Casa Poniente antepone en la creación de tan fundamental y, a veces, menospreciado, ingrediente de la verdadera cocina mexicana: la salsa. Después, la mesa se vistió con un Filete de Atún Sellado en Salsa de Tequila y Setas que me dejó un sabor en la memoria que simplemente será imposible de borrar y que hará más que necesaria una nueva visita al lugar.

A pesar de que tenía que volver al camino pronto para seguir el recorrido y llegar a mi cita con la ciudad de Guanajuato, fue imposible decir no al momento mágico que el postre representa en cualquier comida. Y en esta ocasión, que bueno que así lo decidí, pues cuando te ponen enfrente un Brioche con Salsa de Cajeta y Helado de Vainilla, no importa nada más que tener a mano una buena cuchara para disfrutar la combinación de sabores que sólo podemos definir como espectacular. Y, por supuesto, para ese momento ya era incontenible la necesidad de salir corriendo a la cocina para conocer a los hombres y mujeres – por supuesto, gente de la región – que hicieron posible tan deliciosa tarde.

Casa Poniente - 13web

Conforme el reloj seguía su incesante caminar, Celaya comenzó a cobrar vida a través de las puertas de Casa Poniente con un flujo de comensales ávidos de disfrutar la extensa carta que Eduardo Osuna ha creado para defender y difundir su visión de la gastronomía mexicana. La plática ha transcurrido como el buen vino, dejando su cuerpo y bouquet de memorias con infinidad de acentos y especias en ese lugar en el que el deseo de probar una digna interpretación de la cocina mexicana siempre tiene espacio para descubrir nuevos sabores. Al despedirme de Eduardo Osuna y de todos aquellos que hicieron de nuestra comida un deleite de atención y buen gusto, volteo por última vez para ver la entrada del lugar y descubro que, si bien he dejado una pequeña parte de mí entre sus mesas, me estoy llevando un incalculable pedazo de México en la boca que, seguramente, me guiará de vuelta el día menos pensado.

Celaya, Guanajuato

About Sabores de México

Celebrando el gusto por el buen comer, beber y viajar. Siempre en busca de aromas, sabores y colores en todos los rincones del mundo. Amantes de las cosas buenas de la vida.

Check Also

Receta Hamburguesas de pavo con chipotle y tocino

Las parrilladas no son solo para el verano o los días de fiesta en la …