logo
Centro de Artesanías de Saargalaya, Kerala, India

Calicut, nadando en el Océano Arábico pensando en Vasco de Gama

Por Elsie Méndez @sabormexico

Antes de contarles lo que fue mi experiencia de meterme al Océano Arábico y de mis pensamientos tratando de imaginar las aventuras de Vasco de Gama para llegar a la India les voy a compartir algo de lo que seguramente muchos como yo, no tienen ni idea y que me resulto sumamente interesante ya que conocí sobre el origen del arte marcial tan famoso llamado Kung Fu.

Después de Wayannad tomamos camino a Calicut, detrás dejábamos las grandes y esplendorosas montañas para bajar nuevamente a las costas de la hermosa Kerala, y mientras escribo pienso que este viaje me enseño tantas cosas que aun es difícil poder describirlas y procesarlas en mi cabeza para poder decir que lo he escrito todo de cada uno de los puntos que toque en este viaje.

Centro de Artesanías de Saargalaya, Kerala, India
Centro de Artesanías de Saargalaya, Kerala, India

La parada antes de llegar a las playas que a lo lejos vio como tierra firme este gran navegante y explorador Vasco de Gama, fue el Centro de Artesanías Saargalaya en Kottakkal, al norte de Kerala en India. Ahí fuimos recibidos con bombo y platillo (literal) por los artesanos que se alegraban y sentían honrados de nuestra visita, todos y cada uno de los miembros del #Keralablogexpress recibió una caricatura de la fotografía que enviamos de nuestros perfiles, algunas más divertidas y acertadas que otros, pero bueno, son caricaturas, y tener ese recuerdo de este viaje lo tengo colgado en un lugar especial en mi espacio de trabajo en casa y recordar una y otra vez la calidez y amor que los habitantes de este país tuvieron con nosotros a cada instante.

Realizamos un recorrido por las instalaciones donde tuvimos oportunidad de ver creaciones que la comunidad realiza para turistas y como centro de enseñanza para que tengan una forma de vida y sustento los pobladores, cuadros llenos de color que llenaban nuestros ojos, otros más con joyería, piezas de madera, en fin que al final todos salimos con un recuerdo de ahí que no fueron solo fotos. Llego la hora de la comida y ahí nos prepararon platillos muy tradicionales y sencillos cocinados por ellos mismos y eso le daba un valor aún mayor al sabor de los mismos, porque sabíamos que llevaba como ingrediente adicional todo el cariño por darnos la mejor de las impresiones.

Centro de Artesanías de Saargalaya, Kerala, India
Centro de Artesanías de Saargalaya, Kerala, India

Un poco atolondrados por la deliciosa comida que nos provoco ese sueñito que da cuando uno termina de comer de forma vasta, y por el calor y humedad que ese día en particular estaba más fuerte que en otras ocasiones, nos llevaron en unas pequeñas embarcaciones a una isla justo en frente del centro de artesanías, donde veríamos un espectáculo que lo deja a uno con la boca más que abierta.

A nuestra llegada los pobladores del lugar nos esperaban con cocos para refrescarnos (ya teníamos varios días sin agua de coco y hoy de regreso a México extraño tanto el poder tomarlos porque aquí no los consigo frescos y tienen muchísimas propiedades para la salud) y unos sombreros tejidos con las hojas de las palmas que por supuesto provocó que varios se los pusieran y se tomaran la foto del recuerdo.

Kalari en Saargalaya, Kerala, India, Fotografia de Oscar  Auguto Risch
Kalari en Saargalaya, Kerala, India, Fotografia de Oscar Auguto Risch

Sentados bajo la sombra nos dispusimos a ver el espectáculo del Kalaripayattu que más bien debería llamar demostración porque lo que ahí hicieron es totalmente real y no solo un show cualquiera. Este arte marcial de Kerala es considerado como el más antiguo del mundo en su tipo por sus técnicas. El Kalari es la escuela donde se forman los guerreros y los principios del Kalaripayattu estipula que el entrenamiento en el arte marcial comienza con un masaje de aceite en el cuerpo, que continúa hasta que el este es ágil y flexible. Saltos, carreras y adiestramientos con armas como dagas, espadas, lanzas, mazas, arcos y flechas son parte de su formación.

El objetivo del Kalaripayattu es la coordinación de la mente y el cuerpo que además incluye la especialización en practicas medicas autóctonas. Las Kalari son también centros de culto religioso y las directrices generales deben seguirse rigurosamente. La historia dice que los chinos viajaron hasta esta parte de India hace cientos de miles de años y aprendieron este arte marcial que después ellos llamarían Kung Fu con los cambios y técnicas que ellos mismos adecuaron al propio.

Kalaripayattu, Kerala, India
Kalaripayattu, Kerala, India

Cansados pero muy felices de haber podido disfrutar de la visita a esta Kalari y poder ver muchos rostros sonrientes y gente muy amigable emprendimos la marcha hacia el hotel Vasco Da Gama Beach Resort y fue ahí donde finalmente pude sumergirme en las muy cálidas aguas del Mar Arábico, muy oscuro pero muy caliente, rico, y con la puesta del sol como escenario de nuestras zambullidas ahí estábamos todos retozando felices entre las olas que nos hacían subir y bajar. Este momento en la playa de Kappad me recordó cuando leí sobre las menciones que en los textos de historia y geografía mencionan este lugar como la puerta de entrada a la costa de Malabar, y fue ahí, hace más de 500 años, el 27 de mayo de 1498, que Vasco de Gama, un navegante portugués, llegó hasta la India con lo cual se crearía un nuevo capítulo en la historia de ambos países y la relación que se formo entre la India y Europa.

Las especias y riquezas de Malabar fue lo que trajo a los Árabes, Fenicios, Griegos, Romanos, Portugueses, Holandeses e Ingleses a Kerala y fue en Kappad donde se dieron testimonio de muchos desembarcos ya que Calicut era por aquellos entonces el centro comercial más importante de la región de Malabar. Sentada sobre la arena pensaba lo difícil y larga travesía que este hombre y su tripulación debieron vivir para llegar hasta este paraíso.

Kappad, Kerala, India
Kappad, Kerala, India

Lo más interesante de todo es que dentro del grupo de bloggers que viajamos en el #keralabloggexpress estaba un portugués, Nelson Carvalheiro, un apasionado de los viajes y la gastronomía y experto en hotelería de lujo, ya que por mucho años trabajó como director de grandes hoteles en su natal Portugal y hoy es embajador de la gastronomía de su país a través de la oficina de turismo del mismo y de Aptece (organización de turismo que se encarga de promover la gastronomía de Portugal). Poder compartir historias con personas que tenemos tanto en común con India hace que los viajes sean mucho más enriquecedores y fue ahí que me enteré que el apellido Méndez es de procedencia portuguesa y que allá se escribe con s en vez de z, quien sabe, tal vez resulte que dentro de mi largo historial y en alguna parte de mi árbol genealógico tenga por ahí un pariente que resulto ser portugués igual que Nelson.

Esa noche bailamos, cantamos y nos dimos a la tarea de disfrutar, porque sabíamos que el final estaba muy cerca, nuestra siguiente parada era Kochi (o Cochin), el puerto que mando hasta América las ricas especias que hoy le dan tanto sazón a nuestra cocina mexicana, entre otros productos.

About Elsie Mendez Enriquez

Yo me llamaría una “comedora profesional”, hedonista y seguidora fiel de Los Sabores de México no solo en nuestro país, también en otros rincones del mundo donde nuestra cocina tiene un espacio. Viajera y trotamundos siempre en busca de sabores, aromas y colores de otras culturas y países, como representante del educado paladar de mexicanos, y compartirlo en su blog y redes sociales con el afán de conocer mas del mundo de la gastronomía.

Check Also

Ni Janitzio, ni Pátzcuaro. ¿Dónde ir en Día de Muertos?

Por: Carlos Dragonné Se nos viene encima la que, a mi gusto, es la celebración …

2 comments

  1. Kerala is one of the most beautiful places which i ever visited. It was a nice experience to travel in Alleppey Houseboats. Also the art form Kathakali was a treat to our eyes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*