Caesars Palace: ¿En serio nunca me había quedado aquí?

Por: Carlos Dragonné

Nunca me había quedado en el Caesars Palace. ¿Por qué? Es una buena pregunta. Yo tan amante de Las Vegas y resulta que no había puesto orden en mi agenda para conocer uno de los grandes hoteles insignia del destino y, quizá, el último gran clásico de los edificios que engalanan Las Vegas Boulevard. Me perdí la oportunidad de conocer el Riviera pues el año pasado cerró de manera definitiva sus puertas y ahí se me fue el último de los eternos emblemáticos que, junto al Caesars Palace, llenaron de sueños a tantos viajeros y de historias a tantos locales. Y es que un lugar con 50 años de historia debe guardar entre los muros, en las esquinas de sus salones y los rincones de sus pequeños palacios, anécdotas buenas y malas, historias que parecen cuentos de hadas entre cartas, máquinas y noches que no terminan. Detrás de ese homenaje al imperio romano se siguen guardando narraciones… y apenas van los primeros 50 años de un emporio hotelero que parece fortalecerse conforme pasamos a una época de constante renovación y de reinvención en la que, mientras sigue transformándose, también sigue abrazando su historia. Así que me di a la tarea de corregir el error y hospedarme en este emblema de Las Vegas para sentirme, como lo quisiera Jay Sarno cuando lo fundó, un rey en palacio real. Siempre he dicho que si vas a hacer algo, mejor hacerlo bien, así que aproveché para conocer la nueva Julius Tower, una nueva torre de habitaciones de lujo que costó 75 millones de dólares de renovación y que le hace honor a cada uno de esos dólares gastados.Caesars Palace Hotel Las Vegas

Entendamos algo… desde hace varios años realizo al menos dos o tres viajes anuales a la ciudad del pecado. ¿Por qué? Para responderles esto puedo contarles una anécdota que sucedió el año pasado mientras manejé desde San Diego a Las Vegas con mi socio. Después de hacer una parada en Primm para subirnos a la montaña rusa del Buffalo Bill Casino y desayunar, siguiendo la Interestatal 15, hay un momento en que la carretera devela al fondo el skyline de todos los casinos dándole la bienvenida a quien hace un roadtrip tan importante. Venía platicando con mi socio mientras manejaba y de pronto hubo silencio en el auto. Ahí estaba, al fondo, la ciudad esperando nuestra llegada y no se qué cara habré puesto, pues mi socio se empezó a reír y me dijo: “Acabas de poner cara de ‘ya llegué a casa’ y no lo grabé”. Así es mi amor por la ciudad y ese amor se basa en ir descubriendo una y otra vez los rincones que están ahí para disfrutar, por lo que, al momento de entrar por primera vez como huésped al Caesars Palace me volví a preguntar cómo era posible que nunca me hubiera quedado en este lugar. La atención es uno de los puntos clave de la ciudad del pecado y en este hotel lo dejan muy en claro desde el principio. Así que el check-in fue bastante rápido y, entonces, a subir hacia nuestras habitaciones que, para mi absoluto placer, se encontraban en la torre que está precisamente junto a Francois Payard Patisserie & Bistro, lo que garantizaba un croissant recién hecho y un café de extraordinaria calidad apenas abriera los ojos. Además los elevadores también tienen de vecino a Rao’s, mi absoluto favorito de cocina italiana para un brunch dominical lo que ya se convertía en un completo compromiso conmigo para disfrutar de las delicias que prepara Frank Pellegrino, quien para estas fechas siempre abandona la cocina de New York y se traslada al otro lado del país para agasajar a los que tenemos la suerte de entrar a la única sucursal que ha abierto fuera del original de la gran manzana. Y es que Vegas es todo sobre la suerte.Caesars Palace Hotel Las Vegas

Y vaya que tuve buena suerte con la habitación que me tocó en Julius Tower. Es todo lo que puedan imaginar en cuanto a comodidad y un poco más. Pero hay algo que pasa cuando uno cruza la puerta de la habitación. Se puede sentir casi como si fuera la primera persona que se hospeda en ella, no sólo por la renovación bastante reciente, sino por la perfección del detalle, el sentimiento de estar estrenando baños, cama, amenidades y una vista que hace que todo empiece a pintar perfecto y cobrar sentido en una visita más a esta ciudad. Nunca repito habitaciones u hoteles cuando viajo, pero esta habitación está convenciéndome a cambiar de opinión y planear mi próxima visita para de nuevo disfrutar varios detalles que lo hacen diferente a otros lugares donde me he hospedado. De entrada, una de las pequeñas desventajas de Las Vegas es que en más de una ocasión me he hospedado en grandes hoteles pero las habitaciones parece que tienes que recorrer kilómetros y kilómetros de pasillo para llegar a ellas, lo que aquí no sucede, pues hasta parece pensado correctamente para evitar ese pequeño punto gris en cualquier experiencia hotelera de la ciudad.Caesars Palace Hotel Las Vegas

Pero volvamos a la habitación. Imaginen entrar a ese lugar de descanso que casi los puede convencer de no salir a la ciudad. Y digo casi porque… es Las Vegas, aunque casi puedo jurar que si esta habitación estuviera en alguna otra ciudad, me quedaría feliz viendo pasar un par de días el sol por mi ventana, en la comodidad de una cama que te abraza, que parece casi hasta tener termostato interno por la enorme frescura con la que te recibe. Un día de estos voy a conseguir el teléfono del proveedor de colchones, sábanas, almohadas y accesorios para cama de este hotel para poner una cama en casa justamente así. El cuarto tiene todo lo que se puede esperar de una habitación de lujo de la nueva torre de Caesars Palace: amenidades de excelente factura, un espacio amplio para relajarse y, sobretodo, una atención espectacular de todos los empleados del hotel. Por ese pequeño gusto de comprar y comprar que me ataca cada vez que me aparece una buena oferta en Amazon, y con la pura intención de seguir aumentando mi colección personal de figuras coleccionables, pedí que el envío de más de 20 figuras llegara al hotel. Por la prontitud de Amazon, el envío llegó de hecho un día antes que yo. ¿Creen que tuve que hablar a recepción para que me lo hicieran llegar a la habitación? No, están equivocados. De hecho no tenía más de 5 minutos de haber llegado a la habitación cuando una llamada de Concierge me hizo saber que mi paquete estaba en camino para que pudiera firmarlo de recibido. Sí, así de eficiente es el asunto.Caesars Palace Hotel Las Vegas

Por lo demás, ¿qué puedo decirles de quedarse en el Caesars Palace? Tienes todo a la mano, todo cerca y cualquier experiencia de Las Vegas está a tan solo unos pasos. La ubicación del hotel es la más privilegiada, pues si partiéramos en dos The Strip, lo que quedaría justamente a la mitad es la intersección de South Vegas Boulevard y Flamingo Road, en donde, además, converge el mejor entretenimiento y goce de la ciudad. Puedes bajar de tu habitación y caminar un poco para disfrutar unos noodles en dos opciones completamente diferentes que, de igual forma, te volarán la cabeza, pues tienes Beijing Noodle No. 9 si estás pensando en una opción más rápida para seguir tu día de apuestas y diversión o, si ya te quieres dar un gusto completamente distinto, puedes caminar unos pasos más y meterte a Mr. Chow, del que ya les platiqué en un artículo hace un par de días. Si estamos buscando algo más cárnico y con identidad más de testosterona, está el Gordon Ramsay Pub & Grill que sirve unas cosas increíbles, aunque les advierto que es mejor apuntarse a una reservación porque luego se pone complicado llegar como un simple walk-in. Yo lo hice de esta manera y terminé aprovechando el Happy Hour sentado en la barra, con unos sliders increíbles, una buena cerveza y unos cocteles con bourbon que apenas te empiezan a dar la bienvenida a la noche de Las Vegas. Caesars Palace Hotel Las Vegas

Soy, como les dije hace unos momentos, un comprador increíble -opinión que mi mujer creo que terminaría por corregir por algo más cercano a la palabra ‘compulsivo’, pero no le hagan caso- y es bueno estar en este hotel, porque al final del casino está la entrada a Forum Shops, uno de los mejores centros comerciales de la ciudad y que tiene la que es, quizá, mi tienda de coleccionables favoritos de este destino. Pero, cuidado, porque entrar aquí va a hacer que su cartera tiemble y que se imaginen todos los pequeños lugares de casa donde pueden poner la fotografía autografiada de Mark Hamill, la carta coleccionable de Abraham Lincoln o cualquier cosa de trivia que terminen por comprarse.

En fin que, como bien saben, esta visita a Las Vegas fue para disfrutar de lo que Vegas Uncork’d tenía listo para nosotros en su décimo aniversario y, al haber estado prácticamente todos los eventos a los que asistimos en las sedes de Caesars Palace, no había mejor opción que llegar a relajarnos a una habitación que quisiéramos convertir en nuestro departamento después de haber cerrado la noche con un buen whiskey en Vista Lounge. Aunque les mentiría si no les confieso que estuve a punto de meterme a OMNIA, uno de los mejores antros de Las Vegas a la presentación de Calvin Harris o, incluso, si hubiera habido boletos, para el show de Elton John en The Colosseum, pero iluso de mi cuando fui a preguntar si había una mísera entrada… Pero ya me desquitaré en unos 7 meses para las presentaciones de Jerry Seinfeld en diciembre. Total, mi plan es manejar de Tijuana a San Francisco para año nuevo. Pero si me dicen que me espera una habitación en Julius Tower, bien puedo hacer un pequeño cambio en la ruta y desviarme sólo unos cuantos kilómetros. Al fin que Las Vegas siempre está lista para recibirme y yo siempre puedo entrar al palacio del que, a pesar de lo que pueda decir Steve Wynn de él, fue el primer emperador de la ciudad del pecado.

About Carlos Dragonné

Cineasta, escritor y cocinero. Sufro de analisistis aguda, con cuadros de humor negro crónico recurrente. Músico con un piano cerca. Reconstructor de fantasías

Check Also

Vinos Gillmore, raices profundas de un sueño en el valle del Maule

Por Elsie Méndez @sabormexico Mientras escribo esto, a mi mente viene el brillo de los …

One comment

  1. Hoy estoy terminando mi subscripción con este blog, estoy cansada de recibir propaganda para estados unidos, ellos nunca le harían tanta propaganda a México. Sugiero que el blog se llame los sabores de estados unidos y el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*