logo
Vinos de la Bodega Eguren Ugarte

Bodega Eguren Ugarte, una bodega hecha a mano

Por Elsie Méndez @sabormexico

Ya tener a Vitorino Eguren de frente mientras nos platica y canta es una delicia, pero si a eso agregamos el disfrutar de sus vinos, las cosas se ponen de un bueno que uno no quiere que el tiempo pase, porque entre risas y tragos escucho su historia. Seguirle el paso a Vitorino no es fácil, y no me refiero al hecho de tomar vino, es más bien a la enorme energía que este hombre, que ha pasado por muchas, pareciera, de un jovencito, y es esa energía que me confirma como fue posible que construyera con esas dos manos la enorme y hermosa Bodega Eguren Ugarte, de la que es propietario.

Cinco días no bastan, uno se queda con ganas de más, y más, no solo para conocer de sus vinos y del por qué del nombre, la estructura y personalidad de cada uno de ellos, es también el entorno y principalmente la gente que lo rodea y que nos permiten apreciar de forma más intima, esas tierras riojanas y sus pobladores que lo han visto crecer, y en las que ha dejado una huella muy firme que no se borraran en el tiempo.

De la mano de Vitorino uno puede entender más de cerca la cultura de la Rioja, con esas mismas manos con las que construyo literalmente esa bodega en las entrañas mismas de la tierra, y con la ayuda de esos amigos que hoy siguen celebrando su entrada a cada lugar que llega, “Hey Vitorino”, “Que tal Vitorino”, “Que ha llegado Vitorino” gritos de algarabía se oyen cada vez que se aparece en la plaza de alguno de los pueblos cercanos, o en un txhoco (especies de bar, club, en los que la mayoría de las veces no tienen permitida la entrada las mujeres), en un bar, la casa de alguien por ahí y hasta en la misma iglesia. Nadie de fuera viéndolo tan feliz y dicharachero, pudiera pensar que Vitorino Eguren las ha pasado negras para alcanzar sueños que comparte con todos quienes lo rodean y más, porque al beber de sus vinos estamos disfrutando de esos logros y hasta de su felicidad.

Vinos de la Bodega Eguren Ugarte, La Rioja, España
Vinos de la Bodega Eguren Ugarte, La Rioja, España

Páganos esta de fiesta y puedo aprender más y divertirme en ellas gracias a Vitorino y Asun, así puedo conocer de cerca la vida de estos lugareños que me enseñaran lo que es sentirse en familia y con amigos aunque sea la primera vez que los vea. Roscón y vino rojo, eso es lo que se toma para celebrar a San Blas, mucha música y baile, que tal vez como simple turista, me habría pasado de largo, porque Páganos apenas tiene unas 200 familias habitando ahí, pero resulta que nadie mejor que ellos para saber que se toma, que se come y que se vive en el corazón de La Rioja.

Finalmente logro sentarlo, o algo así, porque Vitorino no se esta quieto, ya atiende y va y se acerca a una mesa de visitantes de la bodega para preguntarles como están, si la están pasando bien, si no se les ofrece nada, y les canta, y los hace reír, y aumenta con ello el placer que se vive y disfruta, en el restaurante de la bodega donde se sirven las mejores chuletillas de cordero en la Rioja Alavesa, y lo afirmo así, porque he comido más de un rebaño por esas tierras y las del restaurante Martin Cendoya le ganan a todas. Finalmente Asun, su hija, me ayuda a convencerlo que nosotros también debemos sentarnos para comer y lograr su atención para que me cuente con su tonito alegre medio cantado, sus historias de vida y de trabajo.

Me las arregle para que se sentara junto a mi y nadie más a lado, se que no será por mucho tiempo que consiga tenerlo ahí quieto, así que me dispongo a solo comer, y alargar la mano para alcanzar cuantas chuletillas pueda mientras el platica con la boca y con esas dos manos inquietas y fuertes. “En mi casa siempre se vendía vino, como en todos los pueblos, pero no era tan bueno como ahora, mi padre era un labrador, y siempre tenía una garrafa en el portal de la casa para quien quisiera vino” así comienza con el relato.

Chuletillas de cordero asadas con sarmientos, Restaurante Martín Cendoya, Bodega Eguren Ugarte
Chuletillas de cordero asadas con sarmientos, Restaurante Martín Cendoya, Bodega Eguren Ugarte

Vitorino se fue, como muchos de su época, a cumplir con el servicio militar y su padre le propuso que vendiera del vino que producían en sus viñedos, y le resulto muy bien, porque al Teniente Coronel le gusto tanto que se lo compró todo, fue el momento en el que Vitorino que se encontró con su destino, sin sospecharlo siquiera. El dice que las cosas se logran solo con mucho trabajo, poco sueño, con gran esfuerzo pero con gran humor y cantando, y supongo que sigue como en sus inicios, trabajando arduamente todos los días, porque no deja de cantar ni por un segundo.

Hay quienes nacen con dones, y yo creo que el de Vitorino es el de aprovechar al máximo las oportunidades y sacarles provecho, si bien ya había tenido su primer encuentro con el mundo del vino desde su elaboración y venta, sus ojos tienen la capacidad de ver muy lejos y más allá de lo que la simple vista deja, por eso se dedicó a buscar lugares donde vender su vino de forma más establecida. Sentado con una manta en la esquina de una calle por mas de 24 horas, observaba de cerca el movimiento, quienes caminaban y circulaban por ahí, a que horas, lo que Vitorino hacia era literalmente un estudio de mercado, ya me gustaría que muchos de los que hoy se presumen de grandes mercadólogos tuvieran la astucia de este hombre que ni nombre le pone a esas acciones que lo llevaron a ser un gran empresario. Con esas dos manos que tanto les cuento, construyo las barras, las mesas y los bancos de muchos de los bares que abrió, cierro los ojos tratando de poner el rostro joven de Vitorino detrás de ellas, cantando e invitando a todos a tomar un buen vaso de vino mientras comen de las viandas de Merche, su mujer, con esas sonrisas con las que aparecen en cada fotografía que he visto de ambos de esas épocas.

Viñedos, Bodega Eguren Ugarte, Rioja Alavesa, España
Viñedos, Bodega Eguren Ugarte, Rioja Alavesa, España

Sin la ayuda de Merche yo seria nada, y me comparte una frase de la cual me enamoré “Dios hizo muchas cosas buena, pero para mi las dos mejores fueron las mujeres y el vino, con moderación y respeto las dos”. – La familia es lo más valioso que uno puede tener en la vida y hay que hacer cosas en la por las que todos ellos se sientan orgullosos, sin mi Merche yo no habría podido construir esta bodega- me afirma. Con el pasar de los años a Vitorino le fue muy bien, pero tres cosas fundamentales le ayudaron a crear la Bodega Eguren Ugarte: La primera ser un hombre cauteloso que siempre ha cuidado muy bien su dinero y por eso nunca tuvo que pedir prestado a los bancos para realizar sus proyectos, una administración sana que hasta el día de hoy se conserva y se sigue al pie de la letra para ir avanzando en todo lo que se requiera dentro de la empresa. La segunda su esposa, sus hijos y sus amigos. La tercera, su alegría y disciplina en el trabajo.

Entre esos años surgieron cosas que lo obligaron a vender su primera empresa y crear de forma independiente Eguren Ugarte, pero la vida lo premió, porque la gente no olvida la bondad y ayuda que el ha brindado a lo largo de toda su vida. Por eso cuando finalmente tuvo ante si las tierras que hoy albergan sus viñedos y bodega principal en la Rioja Alavesa, se puso a trabajar con las manos y una excavadora, y mientras Vitorino picaba y juntaba las piedras Merche las retiraba con una carretilla, y sus amigos al saber todo esto se acercaron para ayudarle a construir una de las bodegas más hermosas que existen en el mundo, y me cuenta que mientras taladraban, picaban y cargaban, cantaban.

Vinos de la  Bodega Eguren Ugarte, Rioja Alavesa, España
Vinos de la Bodega Eguren Ugarte, Rioja Alavesa, España

Hoy Eguren Ugarte no solo es una de las bodegas más emblemáticas de toda la Rioja, es también un paraíso de quienes amamos el mundo del vino, junto a esta, han construido un hotel donde uno se levanta y se duerme al cobijo del aroma y la esencia del vino. Una vista espectacular de la sierra cantábrica, el infinito paisaje de los viñedos, y mientras subimos y bajamos por el elevador para llegar a las habitaciones, se puede apreciar la sala de barricas con los miles de toneles que albergan los vinos de Eguren Ugarte.

Si bien la calidad del producto que llevamos hasta nuestras mesas es parte importante de la experiencia, el valor de estos se hace más grande cuando incluyen una historia personal, con corazón, de empeño y mucho trabajo, porque a cada sorbo, estaremos tomando además de vino, un traguito de felicidad compartida.

About Elsie Mendez Enriquez

Yo me llamaría una “comedora profesional”, hedonista y seguidora fiel de Los Sabores de México no solo en nuestro país, también en otros rincones del mundo donde nuestra cocina tiene un espacio. Viajera y trotamundos siempre en busca de sabores, aromas y colores de otras culturas y países, como representante del educado paladar de mexicanos, y compartirlo en su blog y redes sociales con el afán de conocer mas del mundo de la gastronomía.

Check Also

Ni Janitzio, ni Pátzcuaro. ¿Dónde ir en Día de Muertos?

Por: Carlos Dragonné Se nos viene encima la que, a mi gusto, es la celebración …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*