logo
Williams Sonoma Enero
Aspen, Colorado

Aspen: De la montaña se baja con hambre…

Por: Carlos Dragonné (@carlosdragonne)

De regreso en la base de la montaña, con una cerveza local en mis manos para poder disfrutar de una buena plática con Lea Tucker, Paola Maury, Marco Aguilar y Nina Weyl, Aspen fue tomando una forma que se acerca más a mi definición de placer que la de un simple “ski-resort”. Esta ciudad tomó la forma de sus habitantes, de quienes aquí se desviven por hacer que el turista pase un rato extraordinario y, a la vez, parece que ni se esfuerzan en pasarlo ellos mismos. Entre las calles y edificios históricos que albergan desde pequeñas tiendas de recuerdos hechos a mano por artesanos locales hasta restaurantes espectaculares como Matsuhita, Aspen respira no del turismo de lujo que llena sus hoteles, sino de ese instinto de trascendencia y búsqueda de permanencia que lo vio nacer después de una guerra mundial. Y entre gobierno y sociedad, hacen un gran trabajo por ello.

Aspen, Colorado
Aspen, Colorado

El transporte público, por ejemplo, es gratuito en Aspen. Es un hecho que vivir en el pueblo se ha vuelto prácticamente imposible para quienes trabajan dentro de los hoteles o en alguna de las cuatro montañas debido al alto costo de la vivienda. La enorme mayoría vive en los pueblos aledaños como Carbondale o en las casas en los extremos de Aspen -que podría parecer un lugar pequeño pero que es bastante amplio- y, para formar parte de los factores de constante crecimiento del destino, el gobierno ha implementado una política de transporte público gratuito que conecta todo lo que es la zona. Pete Hayda, Director de Ventas de The Little Nell -el único hotel Ski in – Ski out que tiene la montaña Ajax-, nos contaba que cuando llegó a Aspen era dueño de tres autos, de los que sólo conserva uno y únicamente para emergencias pues de casa al hotel hace, invariablemente, un recorrido de 20 minutos en la comodidad de un camión digno de un destino así. Obvio, el transporte está disponible para todos, turistas y locales por igual. Y si se les antoja complicado andar en el camión con esquíes y toda la parafernalia montañera, pueden pedir en cualquier ski concierge que les trasladen el equipo el día anterior a la montaña donde van a esquiar para que ustedes sólo se preocupen de llegar con el espíritu listo.

Aspen, Colorado
Aspen, Colorado

Además del tema de la transportación, como comentamos también está el asunto de la vivienda. Y es que, vivir en Aspen es una de esas cosas que nos separa como simples mortales de otros que se pueden dar el lujo de pagar casas que van desde 1 millón hasta unos 25 millones de dólares pero, independientemente de las residencias de lujo, el condado de Aspen ha creado un sistema de vivienda en el que se apoya con costos muy bajos para las personas que trabajan en la ciudad y que han creado una vida alrededor de Aspen, con subsidios y programas como rentas de corto y largo tiempo o, incluso, una especie de lotería en la que se sortea, entre quienes cumplen con los prerequisitos para participar en ella, la oportunidad de hacerse de una propiedad. Esto lo hacen porque, de otra manera, si eliminamos las temporadas altas de vacacionistas en Aspen, fuera de invierno y verano el pueblo básicamente estaría deshabitado la mayor parte del año. Aunque las actividades de verano cada día crecen más y se ha creado una inercia importante en cuanto a lo que se puede encontrar en el destino todo el tiempo salvo por algunas semanas entre abril y mayo que son, digamos, cuando todo mundo descansa y retoma fuerzas para recibir a la gente de nuevo.

Aspen, Colorado
Aspen, Colorado

Pero, regresando al tema de este viaje en particular. Tras haber conquistado la montaña… bueno, la góndola de la montaña, porque en el primer día de ski no se me dejó bajar ni por la ruta más sencilla, nos dedicamos a conocer un poco del lujo inherente de Aspen. Porque si bien hemos platicado que no es un destino impagable y sólo dedicado para quienes avientan dinero a raudales en sus mañanas frente al café, tampoco podemos negar la existencia de desarrollos y residencias para quienes gustan del lujo en el más mínimo detalle y, quizá, hasta del exceso increíble que su chequera les permite. Esperándonos en una de las residencias de The Little Nell, estaba Mark Elias, quien nos dio un tour por estas extraordinarias propiedades y las más nuevas en Aspen, pues nada se ha construído desde entonces. Estas propiedades tienen la particularidad de poder comprarse por tiempos definidos: 6 semanas al año. Piensen en una especie de tiempo compartido de super lujo, en donde pueden hacer uso de su departamento gigantesco por solo seis semanas durante el año, tres en el verano/otoño/primavera y tres en el invierno. No quiero entrar aquí en muchos detalles de mi vida privada recién empezaba esto de ser un periodista/cineasta independiente, pero puedo decirles que el baño de una de las recámaras de estas propiedades era más grande que mi primer departamento completo. Con precios que van desde 1.3 millones de dólares, uno puede hacerse de este espacio para poder vivir en la montaña sus 3 semanas de vacaciones cada 6 meses. Ah, y no olviden pagar su cuota de mantenimiento anual de 35 mil dólares. Un poco caro para mis gustos, pero siempre queda la posibilidad de que alguien, mientras lee este texto, empiece a sacar cuentas y a buscar el teléfono de The Little Nell para evitarse la pena de tener que andar reservando año con año.

Aspen, Colorado
Aspen, Colorado

The Little Nell tiene, además, uno de los restaurantes donde mejor se come en Aspen. Element 47 combina esa mezcla de sabores farm-to-table con uno de los mejores programas de vino que existen en Estados Unidos. Una cava que alberga alrededor de 25mil botellas y que está a cargo de Carlton McCoy, el Master Sommelier más joven en haber conseguido la certificación y que se ostenta a si mismo como un enterteiner más que como un clásico sommelier. Ya, de hecho, desde que uno lo ve llegar a la mesa sin la parafernalia tradicional de un sommelier sabe que está ante alguien distinto. Y es que en Element 47 se está trabajando por darle al comensal una experiencia distinta y única que le permita contar los segundos antes de volver a entrar por esas puertas. Desde el nuevo coctel Margarita 47, creado con nitrógeno líquido y tequila Casa Dragones hasta una cena creada por Bryan Moscatello en un lugar que puede presumir, entre otras cosas, estar ganando desde 1996 el Grand Award de Wine Spectator para su programa de vinos o saberse el lugar de donde 10 de los 140 M.S. de todo Estados Unidos han salido, incluyendo al mismo McCoy. A nosotros nos tocó probar el desayuno de Element 47 al día siguiente y sí debe ser uno de esos espacios donde la gula puede entrar siempre que deje guardada la culpa en el aeropuerto, porque es difícil encontrar un solo platillo que se merezca nuestra atención. Huevos benedictinos espectaculares, Pancakes de Soufflé de Limón que apenas de recordar empiezo a salivar más de lo que hago cuando hablamos de mezcales, un Pan Brioche digno de un buenos días sonriente que dure dos semanas o, si lo suyo es más cárnico, el Corned Beef Hash con carne Wagyu o el Omelette The Little Nell con hongos silvestres de la región es lo que pueden animarse a probar. ¿Que qué hicimos? Pues sólo lo lógico… probamos varios y nos dedicamos a rodar el resto de la mañana…

Aspen, Colorado
Aspen, Colorado

En fin… para poder medio bajar el exceso de alimento, nos lanzamos de regreso a la montaña pero no para esquiar esta vez, sino para realizar una actividad que podría parecernos un poco menos divertida pero que, al final, resultó tan gratificante como pocas que hayamos hecho, quizá por el factor sorpresa o novedoso del asunto. Subimos en la góndola la montaña Ajax y, de ahí, ya con estos zapatos-pantuflas-palas-raquetas (sí… no sé cómo definirlas, ¿se nota?) puestas, nos dedicamos a caminar rumbo a la cima de la montaña para ir descubriendo los pequeños secretos de la naturaleza de las montañas rocallosas en época de nieve. Imaginen un tour de exteriores combinados con una pequeña pero entretenida lección de naturaleza en el mejor escenario posible. Esta es una zona en la que no acceden esquiadores, sólo personas que disfrutan de caminar entre la nieve y que te ponen en contacto con la belleza de las montañas y los animales que ahí habitan. Me gustaría traerles fotografías de ardillas, alces, venados y zorros… pero parece ser que estos animales ya se saben el camino que agarramos y se esconden de nosotros, pero quizá es mejor así, para que se lancen ustedes a buscarlas.

Aspen, Colorado
Aspen, Colorado

Dejamos pasar la tarde recorriendo cada quien a su ritmo la ciudad pero sabiendo que regresaríamos a The Little Nell para cenar en uno de los restaurantes que tienen en su propiedad: Ajax Tavern. Y ya desde la ciudad de México le traía ganas a este lugar pues en la lista de pendientes recomendados por quienes ya conocían el destino estaba este en letras grandes con la frase: “no dejes de probar sus Ajax Truffle Fries”. Así que después del saludo, bienvenida y haber pedido una cerveza local –otra más, pues cabe destacar que no repetí una sola cerveza en todo el viaje y no dejé de tomar cerveza producida en Colorado-, evidentemente me enfilé por este platillo insignia del lugar. También bajo las órdenes de Bryan Moscatello pero con la operación del chef Lewis Guarasci, este espacio entró directo en mi lista de favoritos gracias a un par de platillos increíbles que no había tenido oportunidad de probar. La carta es bastante común y pensada para satisfacer paladares de turistas y no paladares viajeros –que no es lo mismo– pero tienen dos delicias que me harían repetir el viaje a Aspen sólo para probarlos (bueno, y para esquiar, no nos engañemos). Una Sopa de Butternut Squash con Pepitas y Salvia que ha sido de las mejores experiencias de los últimos meses en cuanto a una sopa. Un sabor único y una textura tersa que te va envolviendo el paladar conforme vas probándola y que juega con los sabores tan marcados a tostado de la pepitas de calabaza que acompañan el platillo. Un éxito rotundo de la cocina y que me hace lamentar que este ingrediente no se consiga en México por ningún lado. El segundo platillo insignia del lugar, le hace honor al nombre: Ajax Double Cheeseburger, una hamburguesa que no busca inventar el agua tibia, pero que en sus ingredientes encuentra el punto culminante a una calidad inigualable. En verdad que, para cerrar el día, esta combinación puede definirse como exacta.

Aspen, Colorado
Aspen, Colorado

The Little Nell está a escasas tres cuadras de The Limelight Hotel. Así que nos regresamos caminando para platicar sobre los sabores descubiertos, la experiencia de montaña, los lujos de los que fuimos testigos y, por supuesto, lo que nos esperaba en Aspen para cerrar este viaje, porque sí, habríamos de bajar la montaña esquiando pero, mejor aún, yo ya tenía planeado disfrutar una tarde entre copas de vino y platillos italianos en una plática con Jeff Gundy, Chef Ejecutivo de The Limelight Hotel y Carlton McCoy, Director de Vinos y MS de The Little Nell. Y esa emoción no se mide facilmente ni se tranquiliza con el tiempo, por lo que, de nuevo, Aspen se abría ante mi como una ciudad de noche que esperaba ser descubierta. Así que, chamarra puesta y tras haber dicho “buenas noches” a mis acompañantes de viaje, abrí la puerta del hotel y me aventuré a descubrir en donde se vive Aspen cuando la noche se hace presente.

About Carlos Dragonné

Cineasta, escritor y cocinero. Sufro de analisistis aguda, con cuadros de humor negro crónico recurrente. Músico con un piano cerca. Reconstructor de fantasías

Check Also

Receta. Ensalada de Noodles con Pepino Marinado y Ponzu

Cuando dicen “Noodles” en cualquier conversación que tenga que ver con la comida que estoy …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*